Problemas nutricionales en niños de comunidades Mbya

Cerca de 1.300 chicos y chicas fueron evaluados por el Programa de Sanidad Escolar. También advirtieron sobre el abandono educativo. Sostienen que faltan recursos para mejorar la salud en las aldeas

- Publicado el 03/07/2012

POSADAS. Cerca de 1300 niños y niñas de comunidades mbya guaraní fueron asistidos y evaluados por el programa de Sanidad Escolar (Prosane) durante el primer semestre del año.
“Hay problemas nutricionales, se ven muchos vectores, piojos sobre todo, también falta atención odontológica. Hemos detectado algunos problemitas respiratorios. Falta más refuerzo en cuanto a la salud. Pero es complejo porque ellos son bastante nómades, están un tiempo en un lugar y después se mudan, eso afecta la escolaridad, interrumpen y después lo vuelven a reiniciar”, detalló el jefe de Atención Primaria de la Salud de Misiones, Jorge Aníbal San José, en base al trabajo que desarrollan en las aldeas de Misiones.
El Prosane funciona desde hace tres años y en total ya llegó a más de seis mil niños misioneros. Este programa permite el trabajo conjunto de la comunidad escolar y el sector salud pública, proporcionando a estudiantes, docentes y profesionales experiencias y la estructura necesaria para promover y proteger la salud.
Los controles del estado de salud de los alumnos consistieron en la evaluación nutricional, toma de presión arterial, examen físico, examen oftalmológico y fonoaudiológico, odontológico y auditivo y el calendario de vacunas, entre otros controles.
El último relevamiento sanitario se realizó en tres establecimientos educativos de Bonpland a más de 300 niños y niñas, incluidos chicos de las comunidades aborígenes, y se espera cubrir 36 aldeas más.
A su vez, cuentan con la experiencia de varios agentes sanitarios que ya vienen trabajando en las aldeas. “Algunas están más o menos organizadas y otras no tanto. La asistencia alimentaria tiene sus problemas, en Bonpland se cocina para la gente y se distribuye una comida preparada. Otras aldeas están un poco más organizadas. Hay distintos problemas”, comentó San José.
También analizan la contaminación ambiental, el curso de agua. “El próximo jueves vamos a estar en tres comunidades de Aristóbulo, vendrá gente de Nación para interiorizarse sobre la situación de los aborígenes”, informó el coordinador.
Por otro lado, el Prosane también llega a las escuelas urbanas donde se encuentran otro tipo de realidades en relación al aprendizaje del niño. “Hay muchos problemas psicopedagógicos. La verdad que faltan gabinetes en las escuelas, es un reclamo que está presente”, advirtió San José.

Otros datos
Los últimos datos indican que el 35 por ciento de la población mbya guaraní está escolarizada, y de ella sólo el 1 por ciento cursa el nivel secundario y el 0,11 por ciento el nivel universitario.
“Hay algunas situaciones alentadoras y otras no tanto. En una aldea de Bonpland, la mayoría está escolarizada. Esta bastante bien, pero hace falta la asistencia psicopedagógica. A mi modo de ver, los niños salen de la escuela primaria y a veces no continúan la educación, hay un porcentaje muy bajo de escolarización en secundarias, se debería apostar a que exista el nivel secundario en las aldeas”, observó San José.
Otro punto que están evaluando se relaciona con la salud sexual. “Las enfermedades venéreas son reales. A partir de un monitoreo se han encontrado dos casos de sífilis en Puerto Iguazú. Se han tomado todas las medidas para el cuidado de la enfermedad. El problema es que en la comunidad de Iguazú a veces entra gente que no es del lugar, por ejemplo paraguayos”.
En cambio, en las escuelas de la ciudad se observan problemas auditivos, visuales y enfermedades respiratorias. También en la salud odontológica “estamos por desarrollar una técnica con poca complejidad para cubrir las caries y siempre insistimos sobre el cepillado”, dijo el coordinador.
San José rescató la necesidad de que el Prosane continúe con estas evaluaciones a partir del trabajo conjunto con médicos y docentes: “La salud escolar felizmente se desarrollo acá en Argentina como la mayoría de los países. Con poca complejidad, con poca aparatología, se puede observar un número interesante de niños, con un examen mínimo podemos detectar problemas de columna o trastornos visuales, por ejemplo”.
 

Territoriodigital

0 Comentarios

Participá de la conversación