Peones se organizan para volver a Brasil

A 24 horas de haber vuelto a Misiones, la mayoría de quienes estaban ilegalmente en un campo de cebollas en Santa Catarina, ya regularizan sus documentos para cruzar de forma legal y retomar el duro trabajo

- Publicado el 28/07/2012

EL SOBERBIO. El escenario cambiante de los peones provenientes de distintas partes de esta localidad, responde a la sencilla razón de la falta de oportunidades laborales en la región, tanto así, que esos mismos peones que admitieron haber cobrado menos que los trabajadores brasileños con la misma cantidad de horas empleadas, dijeron ayer que “así y todo es mejor de lo que se consigue acá”.
El operativo conjunto entre la Policía de Misiones, la Policía Civil de la ciudad de Alfredo Wagner, en el Estado de Santa Catarina, Brasil y la Policía Federal de ese país, se concretó el pasado jueves, a casi dos meses de haberse conocido la oferta laboral tentadora que se propalaba desde una de las emisoras más escuchadas en El Soberbio.

Tras cruzar el río Uruguay en compañía de efectivos de la Policía de Misiones, los nueve jóvenes que habían dejado la tierra colorada en busca de obtener dinero constante y sonante, debieron primero ser examinados por los médicos de la fuerza, para luego sí reunirse con sus familiares.
Tras cumplir con las actuaciones legales de rigor, cada uno de ellos comentó la mala experiencia vivida y del engaño que fueron víctimas por parte de una persona que le había prometido buena paga por los trabajos que realizarían, tal como publicó El Territorio en exclusiva durante la investigación.
Según confirmó la Policía tras las averiguaciones en tierras brasileñas, el reclutador y contratista de los campos de siembra de cebolla, pagaba a los peones brasileños entre 5 y 7,50 reales por cada mil plantines.

Pero se supo además, que el dueño de las tierras pagaba 10 reales a los brasileños, mientras que los jóvenes argentinos, que fueron llevados de forma ilegal, ganaban 2,50 reales por cada mil plantas.
En los primeros días incluso, los argentinos llegaron a sembrar hasta siete mil plantas, luego fueron aumentando la producción y uno de ellos llegó a sembrar 32 mil en una sola jornada tras unas 12 horas de extenuante trabajo directamente en la tierra.

Días agitados en la frontera
A casi 24 horas de haber vuelto a ver a sus familiares y pasar la noche en El Soberbio, la mayoría de los nueve misioneros que trabajaron de manera irregular en la lejana localidad de Alfredo Wagner, del estado de Santa Catarina, a unos 600 kilómetros de Misiones, empezaron a movilizarse para obtener sus documentaciones como se les exige, para poder pasar al Brasil por el paso legal y reincorporarse lo más rápido posible al equipo de sembradores.

Ayer, uno de los que aceptó relatar lo que sucedió con él y con sus otros compañeros en la dura tarea del campo, Pablo Rodríguez Da Silva, detalló a Radioactiva que “la promesa por radio era de 60 reales por día, pero en los primeros días recibíamos 2 reales por cada mil plantines. Aún así es mejor que acá… acá no hay trabajo seguro… yo al menos no vuelvo por mi mamá, pero allá no había mal trato, simplemente la paga no era la prometida”. Muchos de los que volverán a Brasil, confiaron incluso que a ellos les cierra simplemente poder comer y comprarse zapatillas. 

Territoriodigital

0 Comentarios

Participá de la conversación