Iguazú, siempre conveniente. LAVOZDECATARATAS.COM

Iguazú, siempre conveniente

Aun cuando desde sus inicios muchos intentaron menospreciarla, inclusive sacando provecho de ella, como hasta hoy, Iguazú tuvo siempre una importante presencia en la historia, teniendo una ubicación estratégica, transformándose en un paso conveniente, y en una región destinada a ser protagonista.

Copyright © Lic. Hugo Lopez (Todos los derechos reservados) - Publicado el 18/05/2015
image Además de ser milenariamente reconocida por los Avá o Guaraníes, desde la fundación de Asunción en 1537 por los españoles, una de las primeras ciudades en esta región sur de nuestro continente, Iguazú también fue un importante punto de referencia y de paso estratégico para los pueblos que fueron fundándose y estableciéndose en toda esta zona, hasta la llegada efectiva de los padres de la Compañía de Jesús o Jesuitas.

El Río Iguazú, en primer lugar, fue siempre una “ruta” de viaje para quienes exploraron esta zona yendo hacia Asunción, como lo registró el adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca en 1541 y luego Diego de Sanabria diez años después, haciendo el mismo recorrido desde Santa Catalina o Mbiazá, como era conocida entonces. En este recorrido, los viajeros encontraban en la confluencia del Iguazú con el Río Paraná, donde se encuentra emplazada nuestra ciudad hoy, la “intersección” para viajar hacia el norte y hacia el sur por agua, evitando así la enmarañada Selva Paranaense que dificultaba el viaje a pie.

A la vez, Iguazú era el límite sur de la provincia o “país” del Guayrá, en el que se encontraba la Ciudad Real como centro poblacional, fundada en 1557 en la confluencia del Río Piquiry y el Paraná, y por lo tanto era también un “camino” elegido para quienes quisieran llegar a la Ciudad Real desde el sur. Cerca de Ciudad Real, hacia el este, en 1570 fue fundada otra importante ciudad llamada Villarrica del Espíritu Santo, adonde se llegaba también partiendo desde la desembocadura del Iguazú con el Paraná, subiendo por éste hacia el norte.

Además de ser una importante “ruta estratégica” desde sus inicios, ya para estas fechas fundacionales, las autoridades coloniales y los padres de la Compañía de Jesús comenzaron señalar como una potencial área de trabajo con los nativos a la zona del sur del Guayrá (actual estado de Paraná, Brasil, Este del Paraguay y Norte de Misiones, Argentina), conocida también en la época como “la Pinería” por la gran cantidad de kurý o pinos Paraná en la región.

Así fue como, unos 50 años después, más precisamente en la década de 1620, llegaron a la zona de las Cataratas del Iguazú, unos padres Jesuitas para fundar uno de sus pueblos, dándole nuevamente el importante protagonismo que esta región siempre representó por su imponente belleza natural y su gran ubicación estratégica, que por siglos fue deseada por portugueses y españoles, y luego por quienes hoy logran encontrar una vida aquí, que ningún otro lugar pudo ofrecerles.

Referencias
- Santa María del Iguazú, Cartas de los padres jesuitas Diego de Boroa y Claudio Ruyer, Dr. Luís Honorio Rolón, 1990
- Estudios de historia comparada, John Huxtable Elliot, Universidad de Valencia, 2002
- Marco Histórico do colapso do projeto colonial castelhano em Mato Grosso, 1593 – 1632, Sandra Nara da Silva Novais
- "Cronología histórica de la antigua Provincia del Guairá" Cáceres Zorrila, Cirilo; 1962
- Instituto Paraguayo de Investigaciones Históricas, "Historia paraguaya. Anuario", 2001

0 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

Participá de la conversación