El primer Iguazú en el mundo

Mientras en Europa, España, Inglaterra y Francia se disputaban territorios, los peregrinos ingleses fundaban en Norteamérica lo que sería la ciudad de New York, en Iguazú sus fundadores lograron organizar más de 600 familias, ya tenían un coro, una orquesta, y uno de sus fundadores terminó siendo el rector del Colegio de Asunción.

Copyright © Lic. Hugo Lopez (Todos los derechos reservados) - Publicado el 14/09/2015
image Iguazú se desarrollaba con más de 600 familias, con casas en un diagrama urbano organizado, según el reporte del padre jesuita Claudio Ruyer en 1627, mientras en el resto del mundo seguían los conflictos propios de las sociedades llamadas “ilustradas” o “cultas”. En España, por ejemplo, el rey Felipe IV luchaba por mantener su territorio en orden, intentando inclusive cambiar el rumbo corrupto del gobierno de su padre e intentaba dictar nuevas leyes morales para mejorar su “sociedad”.

En Francia, en tanto, el joven rey Luis XIII, quien había llegado al trono a los nueve años, peleaba por mantenerse en el poder conteniendo varias sublevaciones y otras guerrillas civiles; y en Inglaterra el rey Carlos I decidía firmar una especie de paz con Francia y España, después de la guerra conocida como la de 30 años, e intentaba calmar los ánimos de sus cortesanos quienes no veían con buenos ojos sus preferencias religiosas.

De este lado del Atlántico, en Norteamérica los ingleses que llegaron escapando justamente de esos conflictos religiosos en su país, daban los primeros pasos en lo que hoy es el estado de Massachusetts y fundaban la actual ciudad de New York; y en Buenos Aires gobernaba Francisco de Céspedes, entre cuatro o cinco calles de barro y unos cuantos edificios llenos de contrabandistas.

En esos años, en esta región del continente, cuando por una Real Cédula (decreto real) se decidía que los territorios de los pueblos jesuitas o “misiones” quedaran dentro del gobierno del Río de la Plata, Iguazú tenía ya un diagrama urbano con una iglesia que contaba con una gran asistencia, según también aparece en el reporte de una de las cartas del padre Diego Boroa. Dice: “Hasta que se acabo la iglesia en que V.R. (padre Nicolás Durán) dixo la primera misa haçiamos el catecismo en que gastábamos casi todo el dia en el campo. (Despues los indios i indias acudían todos los días por la tarde con tanto fervor que se llenaba la iglesia y aun se quedaban muchos fuera por no caber)”.

A la vez el padre Boroa, describe cómo en ese mismo periodo de un año, desde la fundación en mayo de 1626 hasta cerca del fin del año 1627, su compañero padre Claudio Ruyer, haciendo uso de su talento musical, enseñó a los niños a tocar los instrumentos traídos de otras reducciones y conformó una orquesta y un coro. Dice en su carta: “El padre Claudio Ruyer tiene tan conoçido talento y gracia de nro. Sr. de atraer i enseñar niños, lo comenzó a exercitar con estos, tomando a su cargo enseñarles a leer su catecismo y a tocar los violones, de que estaban sorprendidos sus padres y los muchachos se preciaban tanto de las cartillas que no las dejaban de la mano”.

En esos meses, cerca del fin del año 1627, el padre Boroa recibió la orden de dejar el pueblo de Iguazú en manos del padre Claudio Ruyer y del padre Vicente Badía, para ir a tomar su nuevo cargo de rector del Colegio de Asunción, uno de los más importantes de todo el sur del continente, y muy parecido a los que dirigían sus compañeros jesuitas en España, tratando de poner “el orden moral” que el rey Felipe IV intentaba restaurar en el mundo ilustrado.

Referencias

Cartas annuas – Padre Diego Boroa 1627 y Padre Cludio Ruyer 1627
Carta del Padre Provincial Nicolás Durán – 1627
Santa María del Yguazú, 1626 – Investigación – Dr. Luís Honorio Rolón, Iguazú
Elliot, John H,. El conde-duque de Olivares. Barcelona: Crítica. (2004)
Encyclopedia Britannica, Inc. – Reyes de Inglaterra – 2015
Luis Suárez Fernández, Historia general de España y América, Ediciones Rialp, 1984





 

1 Comentarios

  • 1
    image
    Abel Dario López 14/09/2015 - 10:17:09

    Qué capo. No sabía un pito de todo esto. Adelante

Participá de la conversación