Detienen a un sospechoso de la megaestafa. LAVOZDECATARATAS.COM

Detienen a un sospechoso de la megaestafa

Según informaron fuentes del Ministerio Público de la Acusación, el hombre sindicado como el segundo de la organización delictiva que defraudó a empresas por al menos 80 millones de pesos fue identificado como Carlos G., un hombre de entre 40 y 50 años que fue detenido el domingo último en Iguazú.

#Policiales - Publicado el 22/03/2017
image Iguazú (LAVOZ)  Uno de los sospechosos de liderar la estafa millonaria a través de la empresa fantasma Dimare SRL., fue detenido hace tres días en una ciudad de frontera de la provincia de Misiones y hoy será sometido a una audiencia imputativa. Los pesquisas deslizaron que el hombre era una de las caras visibles de la organización, y muy cercano al cabecilla de la banda, que permanece prófugo. No descartan que haya estado en esa zona del noreste argentino para intentar salir del país.

"Era una de las caras visibles de la empresa", detalló un vocero de la Fiscalía, quien explicó que hasta ahora la investigación indicaba que el detenido se ubicaba, en la línea de mando y responsabilidades, por debajo de Sebastián Alonso, sindicado como cabecilla de la banda.

Cuando en enero pasado se destapó la megaestafa, Alonso era buscado por el nombre de Jonathan Mena, y luego se destapó su verdadera identidad.

Más tarde se determinó que dentro de la cúpula de la organización había otras dos personas. Sobre el trío recayó un pedido de captura internacional. Dentro del organigrama de Dimare, Alonso estaba en la punta de la pirámide. Le seguía Carlos G. y, al mismo nivel o un poco por debajo, un tercer sospechoso, dijeron las fuentes.

Sin embargo, el fiscal de Delitos Complejos, Sebastián Narvaja, no había resuelto hasta ayer el rol que le imputará al detenido dentro de esta asociación ilícita a la que se le achaca haber estafado a decenas de empresas.

La detención de Carlos G. fue llevada a cabo por personal de la Policía de Investigaciones (PDI) . Los pesquisas no descartan que el sospechoso se haya encontrado en esa zona para intentar salir del país.

"Carlos G. ponía la cara con los damnificados. Era uno de los que llevaba adelante las negociaciones comerciales con las víctimas. Algunos de los denunciantes lo reconocen dentro de Dimare", explicaron desde Fiscalía.

La megaestafa salió a la luz a fines de enero, cuando las primeras víctimas cayeron en la cuenta de que los cheques diferidos con los que se les había pagado importantes sumas por la compra de mercaderías, no tenían fondos.

Con el correr de los días, las denuncias comenzaron a acumularse. Los damnificados empezaron a sumarse en Rosario y en Buenos Aires. Los cheques rebotados rondaban la suma de 80 millones de pesos.

Luego de que la Fiscalía ordenara a mediados de febrero una veintena de allanamientos, se recuperó una parte importante de la mercadería comprada con cheques apócrifos.

Sin embargo, esos elementos aún están siendo inventariados. Los rubros son de los más diversos: hay desde retroexcavadoras hasta juguetes, pasando por colchones, equipos de aire acondicionado, y ladrillos.

0 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

Participá de la conversación