La mataron a golpes para robarle la pensión, una TV y una garrafa

El botín fue vendido a vecinos del barrio San Cayetano, Candelaria, donde residía la víctima, Asunción Neris. Habrían utilizado un tirante de madera para cometer el asesinato. Creen que fue asesinada el domingo, pero los homicidas volvieron el miércoles para incendiar la casa y borrar las pruebas.

#Policiales - Publicado el 19/05/2017
image Iguazú (LAVOZ) El cuerpo de Asunción?Neris (56) habló en la sala de autopsias y reveló la brutal golpiza que recibió por parte de los homicidas. Las múltiples fracturas perpetradas con un elemento romo -de punta obtusa- y halladas principalmente en el cráneo, son testimonio del ataque perpetrado para robarle algo de dinero y unos pocos elementos de su vivienda.


Una pensión mínima, un televisor y una garrafa. Ese fue el valor que los autores le pusieron a la vida de la mujer, hallada asesinada y envuelta en sábanas en un pozo de agua de su casa, el último miércoles por la tarde, en el barrio San Cayetano de Candelaria. Por el hecho hay cinco detenidos, entre ellos un adolescente de 17 años, sospechados de ser los autores del hecho.

El televisor como la garrafa fueron recuperados a pocas cuadras de la casa de la calle Sarmiento. Los elementos habían sido adquiridos por vecinos “de buena fe” que terminaron demorados por orden del magistrado Carlos Giménez, titular del Juzgado de Instrucción 7 de la capital provincial. Tras brindar explicaciones, recuperaron la libertad.

El juez de la causa regresó ayer por la mañana a la escena del crimen junto a efectivos de Homicidios, Saic y Unidad Regional X. Ya con luz solar, descubrieron un tirante de madera y dos garrotes del mismo material que fueron secuestrados y serán peritados como posibles armas homicidas.

La principal hipótesis de los investigadores apunta a que Neris fue asesinada el último domingo, después del mediodía. Creen que fue sorprendida en su inmueble -emplazado a 50 metros del viaducto que se construye sobre la ruta nacional 12 y que servirá de acceso a Candelaria- por los maleantes, que llegaron con intenciones de robo.

Aún no está claro por qué la mataron.?No obstante, como los cinco sospechosos son del mismo barrio, apuntan a que pudo haber reconocido a alguno. Lo cierto es que además del televisor y la garrafa, la banda también planeaba llevarse una radio, un bolso, un vaso de vidrio, un plato de plástico, tres fuentes enlozadas y otros elementos similares que fueron hallados en el patio, listos para ser transportados.

Los indicios apuntan a que Neris fue atacada fatalmente con aquellos maderos, envuelta en sábanas y posteriormente arrojada a un pozo de agua del mismo predio, emplazado a siete metros de la casa, donde finamente fue hallada cerca de las 14 del último miércoles.

El descubrimiento se produjo después de que los bomberos apagaran un incendio que se registró en la vivienda y que habría sido provocado por los homicidas con el objetivo de borrar cualquier tipo de evidencia. Eso quiere decir que los autores regresaron tres días después del crimen a la escena con el objetivo de cubrir sus espaldas.

El mismo miércoles por la noche fueron detenidos los cinco sospechosos. Además del adolescente, fueron apresados dos jóvenes de 19 años y dos hermanos, de 22 y 27. Fue tras ocho allanamientos encabezados por Giménez y realizados siempre en San Cayetano, detrás de una conocida gasolinera emplazada en el cruce de la ruta nacional 12 y la provincial 204, principal acceso a Profundidad.

Ante esa situación es que los investigadores suponen que los involucrados conocían los pasos de la víctima. Incluso intentan establecer si la garrafa sustraída -que luego habrían vendido- fue robada también el domingo o días antes, en otro episodio delictivo.

Las próximas horas serán claves a los fines de establecer qué grado de responsabilidad le cabe a cada uno de los involucrados, quienes serán trasladados para indagatoria ante Giménez. Allí tendrán la posibilidad de brindar su versión de los hechos o abstenerse a declarar.


Debido al incendio provocado presuntamente por los autores del hecho es que los investigadores no pudieron rescatar rastros sobre tickets o recibos que permitan confirmar que la mujer cobró su pensión en los últimos días.

Sin embargo, es entonces donde cobra fuerza la declaración de un trabajador del volante, quien habría trasladado a Neris hacia el centro de Candelaria, donde funciona el cajero automático de la localidad. Fue el último viernes y todo apunta a que allí cobró la pensión que recibía mes a mes.

La principal sospecha de los detectives es que los presuntos autores seguían los pasos de la víctima y sabían que había cobrado el dinero, que sigue sin aparecer. 




Fuente: Primera Edicion

1 Comentarios

  • 1
    image
    Vecina 19/05/2017 - 08:29:46

    Que hdp!Justicia para esa pobre señora...indignante leer cosas como estas..

Participá de la conversación