El médico y la medicina, un humano y una ciencia que no es exacta.

La sala de espera de los quirófanos es un lugar donde la ansiedad y los nervios se mezclan con las oraciones religiosas a tantos santos como tan riesgosa sea la cirugía, donde el deseo de que todo salga bien y el miedo de que algo pueda salir mal, juegan una maratónica carrera de esas que no permiten sacar los ojos de la puerta de la sala donde se espera que el médico de el informe del procedimiento. Es muy común escuchar un gracias a dios! cuando sale todo bien y un que paso doctor? cuando algo sale fuera de los esperado.

#Opinion - Publicado el 10/08/2018
El médico y la medicina, un humano y una ciencia que no es exacta.
Iguazú (LAVOZ- Por Javier Marx* ) El profesional de salud convive con estas situaciones, siente que su trabajo muchas veces no es valorado, años de estudios hasta graduarse, luego años haciendo la residencia de la especialidad y sin hablar de la capacitación continua que realiza para estar actualizado con su profesión. Pero sabe que su labor siempre estará expuesta al juzgar crítico del paciente, familiares y también de la sociedad.

La medicina tiene unos objetivos muy concretos y diferentes de otras ciencias. La medicina trata de curar enfermedades. Con este fin la investigación se plantea de forma que el sujeto de estudio (el paciente) es una especie de caja negra que presenta un conjunto de síntomas y signos cuyo desafío es buscar un tratamiento que haga desaparecer estos síntomas, que en la mayoría de los casos implicará que ha desaparecido la enfermedad y se ha cumplido el objetivo. Los resultados suelen arrojar porcentajes. A un tanto por ciento le funciona, pero a otro no. Detrás de estas frías cifras se esconde la enorme complejidad del cuerpo humano a todos los niveles, desde los macroscópicos a los moleculares y otro gran numero de variables.

A pesar del auge de las medicinas alternativas, el hecho que nuestra esperanza de vida se haya doblado en poco más de un siglo se debe en gran parte al desarrollo y universalización de la medicina basada en evidencia científica (sin olvidarnos de los avances en seguridad alimentaria y el tratamiento de aguas), no obstante si vemos cualquier prospecto de cualquier medicamento o cualquier revista médica encontramos frases del tipo: 1 de cada 1000 pacientes puede experimentar tal efecto secundario, este tratamiento es efectivo en el 70% de los casos, o un 20% de pacientes puede sufrir un empeoramiento de su estado de salud. Por más que nombremos algunos números, la medicina está lejos de ser una ciencia exacta.

La ciencia médica es una ciencia inexacta porque en ella existe el factor de reacción biológica de cada enfermo, que es imprevisible a normas previas y establecidas. Es infinitamente variable, convierte en azar cualquier tratamiento científico razonable.

Recordemos que al momento de que un paciente se presenta frente a un médico, las variables comienzan a tomar valores, busca respuesta a innumerables preguntas; cual es el motivo de la consulta? días de evolución? donde duele? Que tal intenso es el dolor? presento o presenta fiebre? tomó algún medicamento? entre tantas, donde el profesional deposita toda su fe en creer que la información que brinda el paciente sea verídica, relaciona los síntomas que refiere el paciente con los signos que observa del mismo, es el momento que entra en juego el conocimiento y la experiencia del profesional en busca de llegar a diagnosticar cual es el problema de salud que presenta el paciente, recordemos que muy pocas enfermedades tienen signos y síntomas específicos, en la gran mayoría se llega al diagnostico definitivo mediante estudios auxiliares (laboratorio, ecografías, radiografías, tomografías etc), paso siguiente es iniciar el tratamiento correspondiente al diagnostico obtenido y esperar que el paciente responda favorablemente al mismo. Como vemos, no hay ninguna ecuación matemática en todo este proceso, solo la biología propia de cada paciente y el actuar de profesional médico que también es humano.

Juzgar un acto médico es una falacia absoluta que está reñida con la propia condición humana de la medicina. En medicina nada es matemático, no existen leyes de previsión, ni predicción; todo lo programado puede tener efectos adversos y contrarios.

¿Se puede castigar a alguien que aplica un método cuyo resultado no depende exclusivamente de él?
Un médico puede equivocarse, pero es un derecho humano que se aplica en todas las actividades donde actúan personas. No se puede poner como mala praxis la responsabilidad del médico frente a la inevitable falibilidad de la ciencia médica. Aun admitiendo la falibilidad y la insuficiencia de la medicina, es indudable que debe haber un mínimo de conocimientos sin los cuales el médico no puede actuar y la exigencia cae sobre la escuela de medicina y el riguroso entrenamiento que debería hacerse en los hospitales.

No se debe olvidar el accionar del paciente, que muchas veces no cumple con las indicaciones ni recomendaciones médicas complicando la evolución de su enfermedad. El médico no puede prometer asegurar o garantizar la cura del paciente; lo único que puede ofrecer es que pondrá todo el empeño, pericia, conocimiento, prudencia y cuidados para una correcta ejecución de su técnica.

Lo único que se puede exigir al médico es buena fe, buena voluntad, honradez y moralidad; de estas faltas sí es culpable y la sanción no puede ser discutida. Pero si es en la medicina, donde lo humano y biológico son aplicables ampliamente, lo imprevisible y lo inesperado pueden ocurrir con tantas posibilidades como lo previsto, lo planeado científicamente con lógica y sentido común.

No se pretende dejar por fuera el error médico, si no hacer un juicio con la medida de las aristas correspondientes. Considerar que la Medicina no es una ciencia exacta, si no que está llena de humanidad, relaciones sociales y tantas cosas más.


*Javier Marx
Bioquímico
Mgter en Salud Publica y Enfermedades Transmisibles
Docente del Instituto de Estudios Superiores Hernando Arias de Saavedra.
Docente del Instituto Misionero de Estudios Superior


 

0 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

Participá de la conversación