Los "Secretos de Misiones" en el Financial Times

En Misiones, es importante apreciar el cambio de la tierra, desde los pastizales de Corrientes a través de las misiones jesuitas hasta las Misiones mucho más boscosas y montañosas. Además del hecho de que se trata de un viaje dramático por derecho propio, evita ver el mismo terreno en dos direcciones, como lo hace la mayoría al visitar las misiones desde Iguazú “.

#Turimso - Publicado el 25/03/2019
Los Iguazú (LAVOZ)  (Por Maria Shollenbarger – Financial Times). Argentina inesperada. En el papel, las palabras se leen un poco como una copia: un lema, propuesto a un consejo de turismo por un redactor no especialmente imaginativo. Pero fue sin embargo, el mantra de esas dos palabras en un bucle de retroalimentación persistente en el fondo de mi mente durante una semana, el otoño pasado, mientras recorría la provincia argentina de Misiones: improbablemente verde, inexplicablemente salvaje y densa con intersecciones singulares de cultura e historia que no podría tener menos que ver con el tango, las estancias o el Malbec.

Misiones, la segunda provincia más pequeña del país, es la gran anomalía de Argentina, una coma invertida de tierra que mide unos 30.000 kilómetros cuadrados y se extiende hasta las selvas subtropicales del sur de Brasil, que rozan el flanco derecho de Paraguay.

Desde los pastizales y las granjas de madera de su sur hasta el estruendo, el susurro, el bosque tropical espectacularmente vivo que alfombra su norte y las Cataratas del Iguazú, donde convergen Argentina, Paraguay y Brasil.

Por Misiones pasaron varias veces las potencias que compiten por la primacía en el continente. Desde el siglo XVII hasta el XIX, y como consecuencia está impregnada de las historias de todos ellos.

Pero la herencia que podría decirse que más la define es la jesuita de Sudamérica. Siglos antes de que las fronteras entre los territorios controlados por los portugueses y los españoles comenzaran a unirse en naciones, los sacerdotes jesuitas se habían propuesto convertir a la población indígena, compuesta casi exclusivamente por los pueblos guaraníes, y reunirla en aldeas de misión. Para mediados de los años 1600, se había creado una próspera red de reducciones, como se conocen las enormes misiones que construyeron, en gran parte supervisada por el jesuita nacido en Perú Antonio Ruiz de Montoya (se dice que bautizó personalmente a más de 100,000 guaraníes).

Con catedrales adornadas, vastos complejos residenciales y prácticas agrícolas avanzadas, las reducciones fueron el hogar de hasta 7,000 personas, y podían abarcar decenas de hectáreas: sus huertos fueron tallados en la selva, las espectaculares capillas barrocas y las filas de talleres, residencias y colegios de moda de piedra arenisca local.

Mientras que una lente contemporánea refleja la naturaleza a veces explotadora de la misión jesuita (la subyugación y la coacción se encontraban entre sus componentes intrínsecos), las sociedades fueron iluminadas para su época. Ruiz de Montoya solicitó a la Corte la protección de los guaraníes contra los traficantes de esclavos; cuando a fines de la década de 1620 se volvieron demasiado amenazantes en el norte de su territorio, orquestó una emigración masiva hacia el sur, restableciendo algunas de las reducciones que había abandonado y creando nuevas.

A algunos guaraníes se les enseñaba español; también aprendieron albañilería y herrería, y cómo criar ganado y otras técnicas agrícolas que eventualmente los vieron dominar el cultivo comercial de la yerba mate (la mezcla de hierbas amargas que aún beben los argentinos). Las misiones prosperaron hasta bien entrado el siglo XVIII, hasta que su autonomía se vio cada vez más como una amenaza tanto para la corte española como para la Iglesia, los jesuitas fueron expulsados ??de América y las reducciones se abandonaron finalmente.

Hoy en día, las ruinas de cuatro de las reducciones más grandes se encuentran en Misiones, protegidas bajo los auspicios del Patrimonio Mundial de la Unesco, y son sitios increíblemente atmosféricos, que rivalizan con el complejo de templos Ta Prohm de Camboya por el espectáculo de la arquitectura monumental que se está subsumiendo lentamente en la selva.

Pero Misiones ha sido durante mucho tiempo el país de paso elevado de Argentina. Su capital, Posadas, en el sur, se usa más a menudo para acceder a los humedales de Iberá en la vecina provincia de Corrientes que para explorar Misiones en sí, e Iguazú tiene su propio aeropuerto internacional, bien conectado con Buenos Aires y São Paulo. Los visitantes más intrépidos a las famosas Cataratas pueden conducir hasta las reducciones más al norte por un día para caminar, o tal vez conducir desde Posadas.

Pero Christopher Wilmot-Sitwell, de los diseñadores de viajes boutique del Reino Unido Cazenove + Lloyd, quien me había ayudado a organizar un viaje a Corrientes antes de un viaje planeado a Iguazú, tenía una propuesta diferente: conducir por la provincia, de sur a norte, experimentándola en condiciones humanas. “¿Cómo puedes tener una idea real de Rajasthan, por ejemplo, si simplemente vuelas de ciudad en ciudad y te pierdes por completo su corazón rural?”, dijo.

“Del mismo modo, en Misiones, es importante apreciar el cambio de la tierra, desde los pastizales de Corrientes a través de las misiones jesuitas hasta las Misiones mucho más boscosas y montañosas. Además del hecho de que se trata de un viaje dramático por derecho propio, evita ver el mismo terreno en dos direcciones, como lo hace la mayoría al visitar las misiones desde Puerto Iguazú “.

Esa teoría funcionó bien en el suelo, en un cómodo Toyota 4Runner surtido con comida de picnic y bebidas proporcionadas por Awasi Iguazú, el nuevo y exclusivo alojamiento en las Cataratas que era mi destino final. Me encontré con mis guías Awasi, justo al norte de Posadas, desde donde nos queda más de una hora hasta Nuestra Señora de Loreto. En su apogeo, la reducciones en Loreto era un nexo de búsqueda intelectual, y se dice que superó a Buenos Aires en población.

Fue aquí donde los jesuitas establecieron la primera imprenta en Sudamérica; habiendo interpretado las lenguas indígenas en el alfabeto romano, tradujeron e imprimieron Biblias, textos litúrgicos y diccionarios en la lengua guaraní.

Las hileras de talleres y residencias con columnas, el templo central, la universidad, son ahora un vasto juego de bloques de gigantes derrumbados; enormes rectángulos de arenisca de color óxido, derribados por el tiempo y cubiertos de musgo verde eléctrico, se extienden sobre una amplia llanura de hierba alta en el centro de un bosque denso. Aquí y allá, las secciones de la pared aún se mantienen, agarradas por las raíces musculares de los laureles y los árboles de guadua. Azulejos hexagonales notablemente intactos marcan un lugar donde quizás se sentaban baños de estilo romano; Las bases de las columnas dóricas, que miden casi un metro de diámetro, se hunden en el suelo.

En medio del nuevo bosque, la huella de la misión aún es perceptible: franjas de hierba a través del crecimiento de árboles más escaso que indica un camino anterior, o una cresta en el suelo que oculta la base de un muro de cientos de años. Los zorzales nativos y las zanjas se zambulleron y se separaron, y el bosque circundante estaba lleno de cantos de pájaros, pero solo vimos unas cinco personas más en las dos horas que pasamos allí.

Más adelante en el camino, pasamos por aldeas, granjas de madera y la entrada ocasional a un parque regional, llegamos a San Ignacio Miní. Es probablemente la más visitada de las reducciones y sin duda la más conocedora del turismo. una pequeña ciudad ha surgido a su alrededor, y los vendedores ambulantes venden carrilleras de viento de calabaza y sacos de yerba mate a lo largo de su perímetro. Pero sigue siendo impresionante, tanto en su escala como en el esplendor de su ruina.

Más estructuralmente intacto que Loreto, se extiende a lo largo de varios acres de áreas verdes semi despejadas; más de una docena de bloques residenciales, sus techos colapsados ??desde hace mucho tiempo, marchan uno tras otro, alfombrados en hojas muertas, helechos que brotan donde una vez la piedra yacía sobre la piedra.

Las paredes están divididas por árboles envueltos en el abrazo fatal de enredaderas. En el sitio del complejo del templo principal, majestuosos arcos flanqueados por extravagantes columnas talladas se elevan hacia el cielo; Bajorrelieve. Los santos lucen un traje de apariencia decididamente indígena (el estilo barroco español de la época se embelleció aquí para incorporar elementos del diseño y la cultura guaraní).

Pero fue Nuestra Señora de Santa Ana, la menos visitada de las reducciones de Misiones, la que causó la impresión más profunda. Quizás porque mi guía y yo éramos las únicas personas en todo el sitio; tal vez porque era tarde y el sol se inclinaba en un ángulo profundo entre muros y arcos medio caídos, dejando su propia arquitectura de luz y sombra sobre la huella de la ruina derrotada. Pero muy probablemente porque Santa Ana tiene otro capítulo intrigante de su historia: a principios del siglo 20, Argentina atrajo olas de europeos occidentales a través del Atlántico con títulos de tierra generosos (uno se aclimata rápidamente a la incongruencia de los lugareños de ojos azules en este nativo Selva sudamericana).

Los que llegaron a Misiones encontraron un paisaje inhóspito casi inimaginable, repleto de animales mortales, insectos y enfermedades. Muchos sobrevivieron solo unos pocos años; algunos de estos están enterrados en un pequeño cementerio abandonado desde hace mucho tiempo en el sitio de Santa Ana, creado justo detrás de una muralla del complejo del templo. Es uno de los lugares más melancólicos que he visto en mi vida, medio perdido entre los pastizales y lleno de espectros de historias de vida truncadas, entre ellos pequeños niños. Lápidas sepulcrales, algunas con camafeos esmaltados o fotografías de los fallecidos, listas abruptas o tumbadas, mirando hacia el cielo, pegadas al suelo por las vides incansables.

Las puertas de los mausoleos cuelgan de sus bisagras; uno de ellos brota un enorme higo nativo, una explosión de hojas en erupción donde una vez estuvo el techo, las paredes de piedra mohosas desgarradas por fisuras dentadas. Aunque el cementerio está separado por tres siglos de historia de las ruinas, la progresión implacable de la naturaleza los ha hecho iguales, igualmente abandonados, igualmente conmovedores.

Pasado el anochecer de aquel día, después de horas de recorrer las colinas cubiertas de selva, me entregan a Iguazú y Awasi. La calidad de los guías que la cabaña había enviado para acompañarme en mi viaje hacia el norte era impresionante, y la reputación de esta micro-cadena de logias (las otras dos propiedades están en la Patagonia Chilena y el Desierto de Atacama) lo había precedido en todo lo mejor. formas.

Y a pesar de las expectativas peligrosamente altas, Awasi Iguazú, que abrió sus puertas en febrero pasado, llegó a todas las marcas. Esto no tiene mucho que ver con el diseño perfecto de la cabaña en sí. Aunque es perfecto, en mi opinión, lo es, combinando la rusticidad de la madera en bruto con el refinamiento de las piscinas, los baños revestidos de cerámica, los hermosos jardines botánicos enmarcados , enormes camas king de red y asignaciones indulgentes de espacio personal, como lo hace con el enfoque experiencial de Awasi.

Esto parece, de manera bastante inteligente, ser sobre todo más allá de las Cataratas, que, después de todo, son sumamente accesibles (y a las que, por supuesto, los guías Awasi pueden dirigir visitas excelentes e informativas). Los guías han establecido relaciones en los diversos parques y reservas circundantes, algunos de ellos privados, a fin de ofrecer a sus huéspedes excursiones exclusivas al extraordinario bosque atlántico Interior Alto Paranà que define el norte de Misiones, hogar de miles de animales endémicos, aves, insectos. y la flora no se encuentra en ningún otro lugar.

Ponchos atados a nuestras cinturas, gruesos cueros atados alrededor de nuestros tobillos y pantorrillas (muchas de las especies de serpientes aquí son sumamente venenosas), nos aventuramos a lo largo de las nuevas redes de senderos creadas por las guías de Awasi. Me arrodillé como un niño en la proa de una lancha motora en la base de una cascada atronadora, empapada por el rocío, viendo docenas de grandes vencejos oscuros aferrados a un solo afloramiento húmedo, una increíble masa ondulante de brillantes plumas de pizarra y gris. Destellos de picos blancos. Colocamos nuestras bolsas sobre nuestras cabezas y nos metimos en el agua hasta el muslo para vadear un sendero inundado, las enredaderas que se arrastraban a través de nuestros cueros cabelludos y enormes mariposas azules, la joya de la selva tropical, tejiendo sin rumbo a unos pocos pies de nuestras caras.

Después de cada excursión se prometió una excelente comida en el albergue, un cóctel artesanal en el bar, un masaje en su villa o una charla fascinante con cualquiera de los jóvenes guías dinámicos. Pero descubrí que la soledad es el mejor conducto para lo que es irreproducible para Awasi, y también para Misiones: solo en el patio al final de la luz del día, el bosque casi se abruma con lo que no se vio y lo que nunca se imaginó: el tucán y el ocelote, el coati y mono capuchino, quizás incluso un jaguar escurridizo; la inmensidad de la vida aquí en este rincón de la Argentina, como la riqueza de su historia, es extraordinaria e inesperada.


(Financial Times)

0 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

Participá de la conversación