El sindicalismo realiza su quinto paro nacional contra el gobierno de Macri

El paro de 24 horas que todo el arco sindical convocó para esta jornada no sólo expresará un fuerte rechazo contra el modelo económico del gobierno sino el indisimulable alineamiento con el peronismo justo en vísperas del inicio de la campaña electoral.

#Reclamos - Publicado el 29/05/2019
El sindicalismo realiza su quinto paro nacional contra el gobierno de Macri Iguazú (LAVOZ) Se trata de la quinta medida de fuerza de una CGT que ya comenzó trabajar por un PJ unido, preferentemente detrás de la candidatura de Alberto Fernández, a quien le ofrecerá en bandeja las fotos de calles que anticipan desiertas, acaso como símbolo del éxito de la protesta.

El llamado a la huelga se gestó antes de conocerse la fórmula presidencial y su vocación es canalizar el descontento social frente a la inflación, la suba de tarifas, los despidos y la caída de la actividad industrial.

El sorpresivo anuncio del binomio Fernández-Fernández —por el orden y la premura— terminó transformando el cese de actividades en una ofrenda a los candidatos del PJ, quienes podrán capitalizar el malhumor generalizado.

El respaldo no es solapado: Héctor Daer, uno de los cosecretarios de la CGT y miembro de la mesa de acción política del PJ, se acercó el último sábado a Ferro para abrazarse con Alberto Fernández, a quien frecuenta desde mucho antes de coincidir en sus recientes travesías por el massismo y el randazzismo.


Haciendo gala de su pasado de diputado del Frente Renovador, Daer es uno de los gestores del regreso de Sergio Massa al kirchnerismo. Sostiene que ese movimiento de ajedrez pondrá en jaque a Alternativa Federal, empoderando al PJ de tal manera que destronaría a Mauricio Macri en primera vuelta.

"La figura de Alberto amplía la base de sustentación social y política del espacio conformado, lo que va a permitir generar acuerdos necesarios para salir adelante", reflexionó la semana pasada este representante de los "gordos", el sector más dialoguista de la CGT.

El secretario del gremio de Sanidad también hizo circular su teoría en Ferro, donde además de su hija —abrazada al proyecto K— estaba Víctor Santa María, líder de los encargados de edificios, y Claudio Palmeyro, legislador porteño e integrante del gremio de peones de taxis.

Palmeyro responde al ubicuo jefe del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), el taxista Omar Viviani, ahora presuroso en poner un pie en el albertismo después de haber manifestado hace apenas un mes su respaldo a la candidatura de Juan Manuel Urtubey.

Esa certeza de hacia dónde se viene trasladando el respaldo popular también hizo repensar la postura de Carlos Acuña, el otro cosecretario de la CGT. Como Daer, Acuña fue diputado massista aunque, a diferencia de aquél, mantuvo su lealtad con el líder del Frente Renovador por mucho más tiempo, votándolo incluso en las legislativas de 2017. Recién esta semana se convenció en privado de la necesidad de fortalecer la fórmula Fernández-Fernández como instrumento electoral.


La manera que este jefe del sindicato de empleados de estaciones de servicios encontró para que su cambio de postura no hiera susceptibilidades fue mediante el llamado a la unidad del peronismo.

Difícilmente Acuña le suelte la mano a Massa en público, no sólo porque le debe su paso como legislador sino también el de su esposa Blanca Cantero, convertida en diputada provincial en los últimos comicios.

El sindicalista fue por años alfil de Luis Barrionuevo. Sin embargo, el líder gastronómico se muestra enteramente jugado por Roberto Lavagna, cuya candidatura parece depender de una carambola. Dicho de otra manera, el ex ministro aguarda que los radicales desencantados de Cambiemos se decidan a encolumnarse detrás suyo y que, inmediatamente después, lo mismo haga el peronismo no kirchnerista que alberga a Juan Schiaretti y a Urtubey.

Se trata de una utopía si se tiene en cuenta que los radicales fueron orgánicos a la decisión de la Convención Nacional de mantenerse dentro de la coalición oficialista, y que los referentes de Alternativa Federal acordaron resolver sus diferencias mediante una interna.

Esta coyuntura enfrió el apoyo que Gerardo Martínez(UOCRA), Andrés Rodríguez (UPCN), Armando Cavalieri (Comercio), y José Luis Lingieri (Obras Sanitarias) le habían manifestado a Lavagna. Ahora prefieren mostrarse como adalides de la unificación del justicialismo.

Es probable que ese mismo sendero tome Guillermo Moser, de Luz y Fuerza, quien viene navegando en un mar de dudas. Esa indecisión es toda una paradoja siendo del gremio de aquel decidido Agustín Tosco, referente histórico del Cordobazo que hace exactamente 50 años —por eso la elección del día del paro de hoy— puso en jaque la dictadura de Juan Carlos Onganía.

A esta altura, hasta viejos detractores de Cristina, como Omar Maturano (La Fraternidad) Y Roberto Fernández (UTA), comenzaron a surfear hacia donde los lleva la corriente, como suele suceder con las organizaciones que dependen del subsidio estatal.


Fuente: Infobae

2 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

  • 1
    image
    old 29/05/2019 - 10:18:08

    Estos Zánganos Parásitos joden al trabajador tendría que legislar una Ley donde cada trabajador tenga la opción de estar afiliado a un sindicato estos zánganos te sacan el 3% de obra sindical y durante el transcurso de la vida laboral de un trabajador a un sueldo mínimo te sacan $450 mensual y en la vida laboral unos $200.000 a $250.000 con esa plata prefiero comprar un auto o donar esa plata y no ser obligado por estas lacras y que me roben mi plata y mi poder de decicion si quiero trabajar

  • 2
    image
    Vecino 29/05/2019 - 13:26:19

    Algunos dicen que es la voluntad del pueblo trabajador. En realidad es la voluntad de una dirigencia mafiosa y millonaria que ve peligrar sus privilegios y hasta su libertad. Como no hay transporte la mayoría no puede asistir a su trabajo en las grandes ciudades, salvo que tengan auto o plata para taxis. En ciudades como la nuestra el paro ni se nota.

Participá de la conversación