Bolsonaro está equivocado, no es una simple “gripecita”

". El líder de la ultraderecha brasileña declaró que "el virus llegó" y "en breve pasará", subrayando que la "vida debe seguir", los "empleados tienen que ser mantenidos" y el "ingreso de las familias tiene que ser preservado". Dando más importancia a la economía que a la salud de los más de 200 millones de habitantes de su país.

#Opinión - Publicado el 26/03/2020
Bolsonaro está equivocado, no es una simple  “gripecita” Iguazú (LAVOZ) Ante la pandemia que tiene preocupados y ocupados a todos los líderes del planeta, el actual presidente de Brasil se destaco en las últimas horas por su poca preocupación ante esta situación. Jair Bolsonaro, pidió que su país deje atrás el "concepto de tierra arrasada" ante el coronavirus y dijo que no hay razón para confinar a la población, por lo que volvió a calificar la COVID-19 de "gripecita". El líder de la ultraderecha brasileña declaró que "el virus llegó" y "en breve pasará", subrayando que la "vida debe seguir", los "empleados tienen que ser mantenidos" y el "ingreso de las familias tiene que ser preservado". Dando más importancia a la economía que a la salud de los más de 200 millones de habitantes de su país.

Con las cifras en Brasil por coronavirus, que superan los 2.400 contagiados y más de 55 muertes, algunos gobiernos del país, como el estado de São Paulo ya han declarado en cuarentena a toda la población, y se ha planteado "la prohibición de transporte" y el "confinamiento en masa" para contener la COVID-19. Estas medidas han sido criticadas por Bolsonaro quien destaca que "no hay por qué cerrar escuelas", cuando "en el mundo" los más afectados por la pandemia son las personas mayores de 60 años, añadiendo que "en mi caso particular, en el caso de que fuera contagiado, no precisaría preocuparme, porque sería una gripecita, un resfriadito", quien el pasado sábado cumplió 65 años y por tanto es considerado como grupos de riesgo.

La pandemia genera estragos en los sistemas de salud de los países del primer mundo, dando a estimar que tendría un impacto mucho mayor en países en vía de desarrollo como los de América latina, recordemos las falencias y debilidades del sistema de salud pública de Brasil, donde resalto la baja de miles de médico que prestaban servicio en el sistema público y que debieron regresar a sus países de orígenes producto de la baja del “Programa Mais Médicos” realizada por Bolsonaro días posteriores a su llegada al gobierno. También en los últimos diez años, se han cerrado más de 40 mil camas del Sistema Único de Salud (SUS) en el país por falta de recursos.

En los últimos días por la noche, en muchas ciudades del país el discurso de Bolsonaro fue acompañado por sonoros cacerolazos, organizados en las redes sociales por personas que protestan casi a diario por el menosprecio del gobernante frente a la pandemia. No están esquivados, el que está equivocado es Usted señor presidente.
Los ciudadanos brasileños con más de 60 años de edad representan el 14,6 % de la población del país, que pasa por un proceso de envejecimiento que se ha acentuado durante las últimas décadas, según un informe realizado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE, oficial), a este grupo hay que sumar las personas con otros factores de riesgo como ser: diabeticos, hipertensos, enfermedades pulmonares y cardiacas. En resumen son más de 30 millones de personas en riesgo.

Si bien la enfermedad afecta a todas las clases sociales, los hospitales ya están reduciendo el número de cirugías electivas, lo que no es urgente se pospondrá, los que más sufrirán son los pobres, los más vulnerables. Morirán a las puertas de los hospitales, no podrán entrar, y mucho menos recibirán un tubo para respirar y sobrevivir a la neumonía. Recordemos que ante situaciones como estas, los servicios de salud se saturan, no pudiendo responder ante la demanda de posibles infectados así también de otras patologías frecuentes. En este punto resalto la importancia de tomar medidas que permitan que la pandemia sea gobernable.

Es verdad que la enfermedad no muestra su lado más agresivo en niños y adultos menores de 60 años, pero hay algo que Usted señor presidente no lo tiene presente, los niños y los adultos jóvenes también se contagian y son los principales vectores para la diseminación de la enfermedad.
No es una simple gripecita señor presidente, es algo mucho más serio.



Javier Marx
Magister en Salud Pública y Enfermedades Transmisibles
Bioquímico Hospital Público de Puerto Iguazú
Docente Universitario

 

2 Comentarios

LaVozDeCataratas no se hace responsable por las opiniones aqui vertidas por terceros.

  • 1
    image
    Piquetero 26/03/2020 - 14:59:00

    Bolsonaro es la persona mas desagradable como persona, como vecino y lo peor como presidente. Fue un militar frustrado q ni siquiera aprendió a ser respetuoso. Cree q es el todo poderoso y su hijo diputado q vino al mundo con medio cerebro es otro irrespetuoso. Padre e hijo irresponsable q existen en su país y q le pondriamos el mote d pandemonio. Que los Hermanos Brasileños no lo vuelvan a votar. Estos son la desgracia q tenemos como vecino. Van a dejar en ruinas al Brasil

  • 2
    image
    vecino 26/03/2020 - 15:07:54

    Que Bolsonaro se saque el barbijo si no es cagon. Eres un tipo nefasto x lo q dice este payaso. La elefanta mara va al Brasil dentro de poco dias y q este loco vaya a vivir con ella al ZOOLOGICO

Participá de la conversación