El juez Jiménez hizo lugar al Hábeas Corpus y ordenó la liberación de María Ovando

Luego de estar cuatro meses presa, a partir de un pedido de "habeas corpus" quedó en libertad debido a que su sentencia aún no está firme.
Iguazú (LaVozDeCataratas) El 28 de octubre del año pasado el Tribunal N°1 de Eldorado condenó a Ovando a una pena de 20 años, bajo la acusación de «haber permitido o no haber impedido el abuso sexual» contra una de sus hijas y una de sus nietas. Después de pasar cuatro meses privada de su libertad, este martes el juez César Jiménez, a cargo del Juzgado Correccional y de Menores Nº 2, resolvió «declarar procedente la acción de hábeas corpus» que solicita su excarcelación, y consideró que Ovando pudo haber «sufrido una privación de libertad absurda», ya que su condena todavía no se encuentra firme.
La noticia fue comunicada por el Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género. La resolución se enmarca dentro del control de convencionalidad y se distingue de la mayoría de las resoluciones judiciales de la provincia. Este organismo considera a este fallo como una reparación a «la arbitrariedad del Tribunal que la condenó y ordenó su detención».

El Hábeas Corpus fue presentado en diciembre último por por Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Desde Buenos, estaba siguiendo atentamente lo que sucedía con el recurso. «Una alegría muy grande nos dio esta resolución” dijo cuando se enteró.

Agradeció el acompañamiento de todas las organizaciones y movimientos feministas y de derechos humanos que acompañaron este reclamo.
“Esta resolución prestigia al Poder Judicial de Misiones frente a la mayoría de las resoluciones arbitrarias, con sesgo autoritario. Esta resolución tiene un fuerte contenido de control de convencionalidad” sostuvo Eduardo Paredes, uno de los defensores quien valoró la actitud del juez César Jiménez que en un Poder Judicial pequeño y autoritario tuvo la valentía de hacer realidad la Convención Americana de Derechos Humanos.
“Se está reparando en algo todo el daño que sufrió María, sus hijxs y toda su familia en estos años de persecución judicial» – agregó Roxana Rivas, otra de las defensoras – » nos llena de expectativas para lograr su absolución.»