Que significa el 24 de Marzo del 76 para mi. No me lo contaron… lo vivimos…

Mi nombre es Luis Di Falco, vivo y trabajo en Posadas Misiones y Quiero contarles mi recuerdo y mis vivencias de la época del 24 de marzo del 76... lo cuento cada año como un ejercicio propio de "La Memoria". (No me gusta que me cuenten con ojos parcializados, fanatizados o interesados cosas que vivimos).

En esa época en argentina eran tiempos difíciles, las agrupaciones paramilitares, las civiles, los gremios, muchos de los «Militantes politicos» que había en esa época estaban enfrentados entre ellos, con el gobierno civil del entonces y después también con los militares. Recuerdo que en esos años estábamos viviendo en Formosa, yo era chico, tenía 11 años. Todavía cierro los ojos y recuerdo cuando los militares entraron con armas cortas y largas a mi casa a llevarse a mi viejo (cuando entraron se robaron cosas: (ahorros, joyas de oro y plata que el viejo tenia guardada), Pero eso no es lo importante, a mi viejo se lo llevaron, fue secuestrado y torturado por los militares, lo ataron, torturaron, golpearon, lo picanearon en las partes que ustedes puedan imaginarse y casi lo desaparecieron para siempre. Estuvo un tiempo largo desaparecido…..(cuando volvió…Nunca fué igual….Tenía otra actitud, otra forma de actuar frente a la vida). ¿Y todo porque? Nunca lo supo el. (Nosotros tampoco). Mi viejo era comerciante, era italiano, nunca se metió en política…

¿Saben como me enteré con detalles que a mi viejo lo habían torturado, golpeado y picaneado?.. Soy hijo de padres separados. Un día un par de años después siendo todavía un niño casi adolescente yo había ingresado a la Gendarmería Infantil. (Cosa que en su momento me gustaba por que hacían campamentos y juegos y otras cosas). Ese día estaba en la agrupación de Formosa con otros chicos practicando cosas. Veo que entra mi viejo con un comandante hablando y me vió. Al otro día me sentó en un lugar y me contó: Me dijo: «En ese lugar que vos estabas jugando hace un tiempo yo estaba atado, encapuchado siendo golpeado, humillado, mojado, electocutado, torturado… etc… etc… mientras me contaba sus ojos se llenaban de lágrimas». Nunca más volví a la Gendarmería. Nunca más volví a ver ese lugar con una mirada agradable. Algo murió en mi ese día. Nunca entendí el porque. El porque del secuestro, de las torturas, de la gente desaparecida y asesinada.

No hay razones licitas para desaparecer a una persona. Soy abogado y creo en la justicia (estoy de acuerdo en juicios y castigos a quienes cometen delitos sean quienes sean. No a la impunidad). Sé que muchos no eran precisamente Buena Gente ( una año antes de 1976 también en Formosa capital un grupo terrorista tomó el regimiento 29 de infantera de monte, mataron a 10 soldados conscriptos que estaban alli y se robaron armas y otras cosas), lamentablemente también recuerdo eso, en esa epoca vivíamos cerca del regimiento y siendo chicos jugabamos en la zona y fue muy triste que mueran tantos jovenes inocentes por razones inentendibles. Pero volvamos a la historia con mi viejo. El viejo Nunca se metió en política. Todavía escucho sus palabras: Mirá hijo decía..» Si no laburás no comes»…El Solo laburaba. Solo emprendía todo el tiempo diferentes cosas del comercio. Alguna vez me dijo : …Este país es maravilloso…pero no tiene arreglo… Años después tuvo la posibilidad de irse a vivir de nuevo a Italia y no lo hizo. Una vez me dijo: Acá tengo todo lo que me interesa… acá me muero…Hace 18 años que mi viejo se murió de un ACV. los años porteriores al 76 Fueron tiempos difíciles. No había libertad de expresión, no había libertad de reunión o manifestación. No había garantías constitucionales y cualquier persona con un uniforme imponía por la fuerza cualquier cosa.

También había organizaciones civiles paramilitares (Montoneros-ERP y otros) que no eran santos y que sumaron caos y descontrol a la situación del momento. Fueron tiempos que ojala nunca regresen a nuestra querida Argentina. No es perfecto nuestro país, con errores y virtudes. Trabajemos día a día y hagamos la diferencia. No tengo rencores, pero si memoria, no me olvido de nada. Tampoco compro historias ni relatos de gente que no vivió y que lo usan para «otros fines» y no tiene idea de lo que dice cuando habla del tema. En fín, hasta el año que viene en que volveré a contarlo. Un abrazo para todos. Cuidense…

Luis Di Falco. Posadas. Misiones. 24 de marzo de 2021

error: Contenido protegido!