Hoy 25 de marzo es el día de la Mujer Boxeadora

En Iguazú, una de las primeras mujeres que se dedicó a esta práctica fue Lila "la felina" Teixeira,  aunque comenzó con la práctica a una edad adulta, logró destacarse y competir de manera amateur en varias competencias de la provincia y junto a su marido el reconocido boxeador Ariel Gonzàlez, re iniciaron la práctica deportiva en la ciudad hace varios años, llevando al ring a muchos jóvenes que hoy son reconocidos, como mujeres, tal es el caso de Claudio "la niña de oro" Garrido.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Desde el año 2019 cada 25 de marzo se conmemora el Día de la Mujer Boxeadora. La fecha se eligió en recuerdo al día en que la Federación Argentina de Box (FAB) reglamentó la práctica y competencia del boxeo femenino y entregó la licencia número 1 a Marcela “La tigresa” Acuña en 2001.

Esta conmemoración busca reconocer la lucha de las mujeres a por abrir caminos de igualdad en los diferentes ámbitos sociales, culturales y deportivos, sobre todo en una comunidad como la del boxeo en la que predominan los hombres y en la que hasta tenían vedada la práctica del arte de los puños.

En Iguazú, una de las primeras mujeres que se dedicó a esta práctica fue Lila «la felina» Teixeira,  aunque comenzó con la práctica a una edad adulta, logró destacarse y competir de manera amateur en varias competencias de la provincia y junto a su marido el reconocido boxeador Ariel Gonzàlez, re iniciaron la práctica deportiva en la ciudad hace varios años, llevando al ring a muchos jóvenes que hoy son reconocidos, como mujeres, tal es el caso de Claudio «la niña de oro» Garrido.

«Desde chica me llamaba la atención el boxeo, siempre miraba las peleas,  pero en esa época nunca me imagine que yo también iba a poder seguir esa disciplina y competir. Inicié de grande, a los 27 años entrenaba con mi marido. Al principio, era como una actividad más,  y después de unos cuantos meses, vino gente de Paraguay a buscar boxeadores y buscaban una boxeadora y me ofrecieron competir» comentó a LaVozDeCataratas Teixeira.

La pelea no logró salir por algunos inconvenientes y Lila dejó un tiempo el boxeo debido a cuestiones laborales, hasta que a los 36 volvió a nuevamente al ring.  En ese momento llegaría a oportunidad para lucirse como mujer boxeadora «Comencé a entrenar a full y comenzaron a acercarse gente de Esperanza, Eldorado y otros lugres buscando eventos y boxeadoras. En ese momento yo era la única que entrenaba» expresó.

Su primera competición fue a los 37 y  partir de allí recorrió diferentes puntos de la provincia realizando exhibiciones y campeonatos amateurs. Consultada sobre como fue ingresar a ese ambiente tan masculino, Lila comentó que «al principio, hasta mi marido que era el entrenador, me decía que me veía un poco frágil, no me tenía fe, después cuando vio mi primera pelea, ahí recién se entusiasmo y tuvo más confianza. Pero es en ningún momento a mi me asustó, es más yo siempre entrené con hombres, no había muchas mujeres ni competidoras en ese entonces».

Según la entrevistada, lo que se requiere para ser una mujer boxeadora, es animarse y ser constante ya que es un deporte bastante exigente «Te tiene que gustar, porque si no te gusta, no lo vas a lograr. Cuando vos haces este deporte te trabaja también todo el cuerpo, las piernas, los brazos, y eso está muy bueno también. Además te ayuda a controlar tus miedos y superar tus límites».

Boxeo recreativo:

Aunque es un deporte asociado exclusivamente a los hombres desde hace algunos años las mujeres también se han animado a incorporarlo a su rutina de entrenamiento. Lo utilizan para adelgazar y ponerse en forma. Jorge «El Pumita» Villalba había iniciado esta disciplina junto a Lila y Ariel, lo que lo llevó a ser campeón en varias oportunidades en su categoría. Hizo de la práctica un deporte sobre todo para las mujeres que asisten a las clases los lunes, miércoles y viernes de 14 a 15 y de 20 a 21hs en Leblond Gym

La clases  son mixtas,  dado que pueden hacer los ejercicios sin inconvenientes, mujeres y hombres.  Los ejercicios que comúnmente se trabajan en la clase incluyen: golpes a la bolsa, abdominales, saltos a la soga y movimientos típicos de boxeo en el que la mayoría de las veces se pelea con un compañero o compañera. Ambos van rotando en tareas, centrando el ejercicio en: defensa y ataque.

Los principales beneficios de esta práctica son:

  • Ayuda a bajar el nivel de estrés y ansiedad.
  • Estimula el sistema cardiovascular.
  • Mejora y fortalece los huesos, articulaciones y ligamentos.
  • Ayuda a tonificar y moldear los músculos del cuerpo como brazos, abdominales, piernas y glúteos.
  • Ayuda a combatir la flacidez y celulitis en el cuerpo.
  • Contribuye a reducir la grasa abdominal.
  • Mejora la postura corporal y la capacidad respiratoria.
  • Colabora con el descenso de peso porque se queman muchas calorías

 

Array

SEGUINOS

error: Contenido protegido!