Día del kinesiólogo: su importancia en la recuperación del COVID19

Son cuatro las profesionales  que se desempeñan  en la unidad COVID-19 del Hospital Samic de Iguazú, y a quien queremos reconocer su labor tan importante en este día. El equipo está compuesto por Veronica Kosaca,  Irma Caballero, Noelia Rodriguez y Constanza Cavagnaro, quienes trabajan en dos grupos repartidos en turno mañana y tarde.

Iguazú (LaVozDeCataratas) El 13 de abril  se celebra en todo el país el día del Kinesiólogo, debido a que en el año 1937 se creó la Primera Escuela de Kinesiología en la Universidad de Buenos Aires por iniciativa del Dr. Octavio Fernández, y en 1948, por decreto y conmemorando tal acontecimiento, se tomó esta fecha como el «Día del Kinesiólogo». La celebración de este día constituye un reconocimiento a la labor de quienes con sus conocimientos, sus habilidades técnicas, y amor al prójimo, contribuyen a que los individuos puedan transcurrir por la vida disfrutando del mayor bienestar posible.

El kinesiólogo es el profesional del área de la salud, que a través de la física, y básicamente del movimiento, se ocupa de mantener la capacidad fisiológica del individuo y la prevención de sus alteraciones. Asimismo interviene en la rehabilitación, la recuperación y/o la reeducación del mismo con el objetivo de explotar al máximo su potencialidad.

En este momento donde el mundo atraviesa la pandemia del coronavirus, el trabajo de estos profesionales ha sido muy importante.  «El rol del kinesiólogo, por esta pandemia por la afectación de los pulmones es fundamental, ellas tuvieron que entrenarse mucho y siguen capacitándose. El trabajo se realiza directamente sobre las vías respiratorias con mucho movimiento y aerosolización del virus» afirmó la Directora del Hospital, Raquel Matkoski a LaVozDeCataratas.

«La gente asocia la kinesiología con masajes o un esguince de tobillos, la parte respiratoria se desconoce y es una especialidad dentro de la kinesiología y que ahora es lo principal de los pacientes con covid» explicó Constanza Cavagnaro, parte del equipo e hija de uno de los pediatras más recordado de la ciudad que falleció a causa del virus.

«Nunca dejamos de trabajar, ni cuando empezó la pandemia. Siempre fuimos el grupo de Kinesiólogas, desde que empezó la pandemia hasta ahora. Si es feriado o fin de semana hacemos guardias y nos turnamos. Cuando empezó la pandemia, el trabajo del kinesiólogo no estaba bien visto, porque tiene mucho contacto con el paciente y eso era lo que no se buscaba. Pero después cuando fue avanzando la pandemia, se dieron cuenta que, la kinesiología era un trabajo primordial en la restauración de un paciente y ahí se comenzó a hacer más hincapié en el trabajo con pacientes con covid» añadió la profesional.

El trabajo de este equipo comienza desde que un paciente con covid, ingresa al Hospital. En primer lugar se hace una evaluación desde un enfoque kinesiológico de su aparato respiratorio, para conocer como están los pulmones y aumentar la capacidad respiratoria. Las kinesiólogas pueden determinar si necesita oxígeno u otro recurso como el Alto Flujo que es una oxigenoterapia que permite administrar un flujo de gas totalmente acondicionado hasta a 60L/min mediante cánulas nasales, obteniendo una rápida mejoría de los síntomas debido a diferentes mecanismos como, por ejemplo, una reducción de la resistencia de la vía aérea superior.

«Nosotros recibimos a todos los pacientes con covid, porque cuando los internan, es porque tienen neumonía, por lo tanto sus pulmones están comprometidos y necesitan oxígeno y a veces algún soporte ventilatorio. Contamos con un solo alto flujo y 3 casco helmet. Podemos detectar si necesitan subir a terapia, siempre con algoritmos y protocolos o podemos determinar cuando se usa una asistencia mecánica ventilatoria no invasiva» comentó Verónica Kosaka, especialista y parte del grupo que asiste a pacientes con COVID.

Para poder lograr esto, las profesionales debieron capacitarse y el acompañamiento del Hospital fue paralelo. Así lo relata Matkoski «Todo lo nuevo se va implementando, especialmente la aparatología para mejorar la cantidad de flujo de oxígeno, como por ejemplo el casco de Helmet o el Alto flujo que son cosas modernas que se están implementando y mientras ellas se van capacitando, nosotros vamos comprando los insumos para eso» explicó la Directora del Hospital.

Acompañamiento y sensibilidad

El estado emocional del paciente juega en contra muchas veces del tratamiento, debido a la característica de la enfermedad y por la soledad que atraviesan durante la internación, es por ello que el acompañamiento de las profesionales no es solo médico sino también emocional. Sobre ello, Cavagnaro explicó «cada vez que entramos a trabajar actuamos de kinesiólogo, de acompañante de psicólogo y creamos un lazo muy fuerte con los pacientes porque ellos necesitan ser escuchados y lo acompañamos también en su parte humana».

«Más allá de los ejercicios y el pronóstico, el sentimiento es frustrante porque con tanto trabajo, tanta dedicación, no siempre tenemos el resultado que queremos. Pero cuando el paciente sale y se van de alta, uno se siente muy útil y feliz» finalizó Kosaca.

 

 

 

Array
Pan de la abuela

SEGUINOS

error: Contenido protegido!