Violento ataque sexual: “Un minuto más y no vivía”

Una estudiante de Criminalística fue violada, golpeada y casi asfixiada por un hombre de 26 años que irrumpió en el domicilio que alquila la joven en Posadas. El agresor fue detenido.

Una pequeña fracción de tiempo, 60 segundos más que se hubiera demorado quien hizo el llamado a la policía, podría haber cambiado la historia de una joven que fue sometida por un sospechoso que irrumpió en su departamento. Las maniobras de reanimación que practicaron los efectivos también fueron determinantes para que la víctima no perdiera la vida.

La investigación se maneja con mucho hermetismo por el caso que ocurrió en la madrugada de este domingo en un edificio que se ubica en avenida Lavalle casi Centenario. El sindicado como el autor del hecho fue detenido, mientras la joven continuaba alojada en hospital Madariaga recuperándose físicamente, antes del proceso de recuperación psicológica.

Lo que se sabe hasta el momento es que a las 5.10, efectivos de la seccional Segunda que se encontraban abocados al resguardo en la zona de boliches, recibieron un llamado para que de forma inmediata se dirigieran al edificio antes citado, por un supuesto caso de violencia de género en proceso que allí ocurría.

Al llegar ya se encontraban cuatro efectivos de la seccional Decimosexta. El edificio estaba cerrado pero se presentó un joven que facilitó el ingreso desde el interior, indicándoles que en uno de los departamentos vecinos ocurría el episodio.

La dotación completa de efectivos de ambas seccionales subieron mientras vecinos de otros departamentos les señalaban el lugar donde momentos antes se escucharon gritos y golpes.

Tocaron a la puerta varias veces sin que nadie los atendiera. Probaron el picaporte, la puerta no estaba cerrada con llave. Ingresaron y se encontraron con un joven solamente con el torso cubierto, encima de una chica. Inmediatamente apartaron al sospechoso y pudieron observar que la joven estaba inmovilizada, indefensa y amordazada con una cinta en la cabeza, la cual le tapaba la boca y las fosas nasales, impidiéndole respirar, además de presentar golpes en la cara.

El rostro denotaba signos de asfixia y tras chequear sus signos vitales éstos ya estaban muy débiles. Procedieron a realizarle maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP), hecho que permitió que pudiera recobrar las funciones vitales.

La joven pudo balbucear su identidad y manifestó que había sido abusada. En tanto el sospechoso, ya reducido por los policías, dijo el que sería su nombre y afirmó tener 26 años.

Rápidamente llamaron a una ambulancia que trasladó a la víctima al centro asistencial. Posteriormente fue asistida por personal del equipo psicológico de la Comisaría de la Mujer UR-I, para contenerla y tomarle las primeras declaraciones.

El sospechoso fue alojado en una celda, mientras se instruye una causa que en principio se investiga como “homicidio en grado de tentativa y supuesto abuso sexual”. Al respecto se llevaron adelante las pericias médicas de rigor.

Posteriormente, donde ocurrió el hecho trabajó personal de Cibercrimen. Secuestraron dos teléfonos celulares y una notebook que también serán peritados. Personal de la Policía Científica realizaron las tareas específicas.

Según pudo saber este Diario, la joven es oriunda del interior de la provincia (localidad que no se publica para preservar aún más la identidad de la víctima). En esta capital estudia la carrera de Licenciatura de Criminalística y al parecer residía sola en el departamento.

Ayer los investigadores intentaban dilucidar cómo ingresó el sospechoso al domicilio de la joven y si ella lo conocía. Fuentes consultadas descartaron que ambos fueran pareja. En las primeras horas de la pesquisa, tampoco se sabía mucho del atacante, sólo que tenía domicilio legal en la ciudad de Posadas. Esto cambiará con el correr de las horas a medida que se sumen más datos a la investigación.

Intervino el Juzgado de Instrucción 7, a cargo de Miguel Mattos. Aguardan que los testigos puedan brindar su versión de los hechos y a que la víctima se recupere y haga lo propio para esclarecer lo sucedido.

Fuente: Primera Edición

error: Contenido protegido!