La historia de la biotecnóloga de Harvard que busca retrasar el envejecimiento de las mujeres

Doctora en Harvard y CEO de una empresa biofarmacéutica, Daisy Robinton estudia cómo extender la ovulación. La biología ovárica puede combatir la infertilidad y las afecciones crónicas y mejorar el deseo

La biología ovárica está recibiendo bastante atención en los estudios científicos de los últimos tiempos. Y con razón dado el gran impacto potencial que la innovación en este espacio puede tener en la vida de todas las mujeres.

Recientemente, un par de empresas de biotecnología fueron noticia: Celmatix, Evotec y Bayer alcanzaron otro hito en su búsqueda para desarrollar un fármaco de primera clase para el SOP. Organon adquirió Forendo Pharma, una empresa de biotecnología que se enfoca en el SOP y la endometriosis Gameto recaudó 23 millones de dólares para abordar la menopausia y la infertilidad con células ováricas reprogramadas. La cofundadora y directora ejecutiva de Oviva, Daisy Robinton, habló en Universidad de California sobre la ambición de su empresa de retrasar el envejecimiento de las mujeres al extender la ovulación.

Longevidad, menopausia, SOP, endometriosis, si bien a primera vista estos anuncios pueden parecer algo desconectados, todos tienen en común el hecho de que todas las investigaciones están centradas en el ovario, no solo como un órgano reproductivo, sino que están explorando su papel como un centro de comando hormonal, que puede afectar cambiar en todo el cuerpo de una mujer.

Robinton explica: Los ovarios envejecen cinco veces más rápido que otros órganos, lo que resulta en infertilidad, menopausia temprana y más años de mala salud para las mujeres. Queremos cambiar la narrativa de la longevidad reproductiva femenina y abordar las causas profundas de la desigualdad de sexo/género en nuestra sociedad”.

Todas las mujeres pasarán por la menopausia. Algunos antes. Otras más tarde. Solo en los EE.UU., más de 2.000.000 de mujeres entran en la menopausia cada añoTodas las mujeres pasarán por la menopausia. Algunos antes. Otras más tarde. Solo en los EE.UU., más de 2.000.000 de mujeres entran en la menopausia cada año

En este sentido los científicos están desarrollando terapias, con el potencial de posponer la menopausia, abordar la infertilidad y resolver afecciones crónicas como el síndrome de ovario poliquístico o la endometriosis aprovechando la biología ovárica de diferentes maneras, lo cual es bastante emocionante.

Todas las mujeres pasarán por la menopausia. Algunos antes. Otras más tarde. Solo en los EE.UU., más de 2.000.000 de mujeres entran en la menopausia cada año. Debido al estigma social, que ha llevado a la falta de conversación y educación sobre la condición y su impacto, muchos no están al tanto ni preparadas. Robinton, explica: “La menopausia está al acecho en el futuro de cada mujer joven, esperando robar nuestro potencial”.

Que no suene aterrador

“Todo el mundo siempre habla de lo trascendente que es la longevidad, pero el envejecimiento ovárico es una señal temprana tan obvia y un punto de intervención temprana que podría afectar a la mitad de la población si alguien se preocupara lo suficiente como para invertir dinero en ello”, continúa Robinton.

En su mencionada charla por zoom para la Universidad de California, Robinton declaró estar furiosa por el hecho de que la ciencia y la medicina han pasado décadas ignorando en su mayoría a más de la mitad de la población. El historial médico está plagado de ejemplos de mujeres que sufrieron los efectos nocivos de los medicamentos, como el antihistamínico Seldane, que causó arritmias cardíacas peligrosas, desproporcionadamente en mujeres, un medicamento que no se probó adecuadamente en ellas porque la mayoría de los ensayos clínicos se realizaron principalmente con hombres.

Los Institutos Nacionales de Salud comenzaron a exigir ensayos clínicos para inscribir a mujeres en 1993 o estudios en animales para incluir hembras hasta 2016. Recientemente, en 2020, Robinton escuchó a un investigador que trabajaba en un tratamiento de COVID-19 sugerir que lo estudiaran solo en hámsteres machos, porque los ciclos hormonales de las hembras harían que los datos fueran demasiado confusos. Mientras tanto, las mujeres deben luchar contra dolencias debilitantes con tratamientos inadecuados, mientras que la investigación médica todavía favorece en gran medida los cuerpos masculinos.

Todas las mujeres pasarán por la menopausia. Algunos antes. Otras más tarde. Solo en los EE.UU., más de 2.000.000 de mujeres entran en la menopausia cada añoTodas las mujeres pasarán por la menopausia. Algunos antes. Otras más tarde. Solo en los EE.UU., más de 2.000.000 de mujeres entran en la menopausia cada año

Desde la entidad que preside, Oviva, Radenkovic sostiene que su objetivo “es abordar la gran necesidad insatisfecha en la salud de la mujer impulsando la investigación y el desarrollo clínico dirigido a la fisiología ovárica y ampliando la financiación y la conciencia en este espacio”.

La disminución de la función ovárica relacionada con la edad conduce a resultados de salud adversos en las mujeres en todos los ámbitos. Oviva Therapeutics tiene como objetivo extender la vida útil de la salud en las mujeres mediante el desarrollo de terapias novedosas que se enfocan en la función ovárica y la longevidad.

Su primer objetivo es la menopausia. El final del ciclo menstrual de una mujer es un gran evento fisiológico y vital que el sistema médico generalmente trata como una especie de contratiempo. Sus síntomas afectan a la gran mayoría de las mujeres, perturbando en diversos grados su sueño, salud mental, cognición y función sexual, a veces durante años. También marca el punto de inflexión de la relativa juventud y la forma física al declive gerontológico de la vejez. Después del último ciclo de una mujer, aumentan los riesgos de enfermedad cardíaca, fragilidad ósea, Alzheimer y otros trastornos, pero no está del todo claro qué papel juega la menopausia en esos riesgos.

Cuando Robinton profundizó en la investigación sobre la menopausia hace unos años, recuerda haberse sorprendido: “Muchas mujeres llegan a los 50 y el sexo pasa a ser doloroso o no lo desean, no se sienten bien, no pueden dormir, ¿y lo aceptamos como un hecho durante la mitad de sus vidas?”.

Aire fresco y alentador

Para Robinton, la menopausia está al acecho en el futuro de cada mujer joven, esperando robar su potencial. Pero ella no está contenta con dejar que siga siendo asíPara Robinton, la menopausia está al acecho en el futuro de cada mujer joven, esperando robar su potencial. Pero ella no está contenta con dejar que siga siendo así

La importancia de vivir al máximo potencial es personal para Robinton, quien ha sido una atleta destacada de toda la vida. Ha hecho una segunda carrera como modelo para las mejores marcas de fitness como Adidas, Lululemon y Athleta. Su compañero de vida, Adam Cobb, es entrenador de fitness y alto rendimiento. Para Robinton, la menopausia está al acecho en el futuro de cada mujer joven, esperando robar su potencial. Pero ella no está contenta con dejar que siga siendo así.

Sus trabajos como modelo pagaron su carrera científica, hasta un doctorado en Harvard. Le permitió, además, conectarse con el mundo fuera del laboratorio. Sentada en la silla de estilismo durante horas antes de una sesión, explicaba su trabajo científico a maquilladores y compañeros modelos, y luego traía sus preguntas e inquietudes del mundo real a su investigación. “Me proporcionó un tipo de espacio para salir de la maleza -explica Robinton-. Y creo que eso es realmente importante cuando estás haciendo un trabajo súper detallado y riguroso”,

Su descubrimiento sobre el abismo en la investigación y la inversión en salud de la mujer llegó alrededor de sus 30 años, cuando terminó una relación de largo plazo y comenzó a preocuparse por su reloj biológico. Consultó a un médico especializado en fertilidad y quedó asombrada por todo lo que no sabía —y la mayoría de las mujeres no saben— sobre su propia biología.

Por ejemplo: “Cada mes ovulamos un óvulo pero también perdemos aproximadamente mil más de nuestro suministro limitado pero no completamente desarrollados. Si una mujer pierde su ventana natural de fertilidad, el proceso de fertilización in vitro es brutal para su cuerpo y sus probabilidades de éxito son bajas. Y finalmente, en algún momento de los 50, nuestros ovarios pasan a la vejez, incluso cuando el resto de nuestro cuerpo permanece más joven, y para muchas de nosotras, nuestra salud y calidad de vida comienzan a deteriorarse a partir de ahí”.

La especialista sostiene que el único tratamiento real para la menopausia, la terapia de reemplazo hormonal, data de hace 50 años y trae un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama y otros problemas de salud La especialista sostiene que el único tratamiento real para la menopausia, la terapia de reemplazo hormonal, data de hace 50 años y trae un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama y otros problemas de salud

Eso la aterró más que el precipicio de la fertilidad. Robinton recuerda: “Quiero dormir bien, quiero tener una gran vida sexual, quiero sentirme bien y tener energía”. Sin embargo, nuestro único tratamiento real para la menopausia, la terapia de reemplazo hormonal, data de hace 50 años y trae un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama y otros problemas de salud junto con el alivio que brinda de los sofocos, sudores nocturnos, insomnio, molestias vaginales, pérdida ósea, y niebla mental. “Históricamente, en la práctica de la medicina para mujeres, existe la aceptación de que cierto grado de sufrimiento es simplemente normal y no hay ningún esfuerzo por aliviarlo”, sostiene.

Para dar un vuelco a esta idea, Robinton se unió al fundador y director ejecutivo de Cambrian Biopharma, James Peyer, para desarrollar medicamentos para prevenir las enfermedades del envejecimiento antes de que sucedan.

La apuesta de su encuentro se basa en que si bien todavía no se sabe exactamente qué causa la menopausia, parece probable que los cambios hormonales que vienen con el agotamiento de los óvulos con el tiempo sean el desencadenante. Tampoco se entiende por qué ese cambio marca el comienzo de los riesgos del envejecimiento en todo el cuerpo. Pero es lógico pensar que retrasar el primero podría retrasar el segundo. En otras palabras: “Reconociendo los problemas que ocurren en presencia de la menopausia, era hora de preguntarse qué pasaría en ausencia de ella -dice Robinton-. Si pudiera encontrar la clave bioquímica correcta para desbloquear la línea de tiempo natural de los ovarios sería la llave maestra”

De cuidar óvulos y postergar la menopausia

la hormona ovárica AMH (hormona antimülleriana), que se libera en el ovario alrededor de los óvulos recién maduros, evita que maduren huevos adicionales, manteniéndolos efectivamente en reserva.la hormona ovárica AMH (hormona antimülleriana), que se libera en el ovario alrededor de los óvulos recién maduros, evita que maduren huevos adicionales, manteniéndolos efectivamente en reserva.

La investigación de Robinton llegó a una clave: la hormona ovárica AMH (hormona antimülleriana), que se libera en el ovario alrededor de los óvulos recién maduros. Evita que maduren huevos adicionales, manteniéndolos efectivamente en reserva. Los niveles naturales de AMH de una mujer generalmente alcanzan su punto máximo alrededor de los 25 años y luego disminuyen gradualmente a niveles indetectables después de la menopausia.

Cuando Robinton buscó en la ciencia existente claves potenciales para posponer la menopausia, ajustar la AMH fue una de las únicas posibilidades viables que encontró. Dos investigadores del Hospital General de Massachusetts, Patricia Donahoe y David Pépin, estaban trabajando para mapear su estructura química (lo que ellos y sus colegas finalmente hicieron en 2021). Pépin había desarrollado una forma “recombinante” de AMH cultivada en laboratorio que estaba probando como una forma de mantener la reserva de óvulos del ovario. “Esto era realmente algo completamente nuevo -declaró-. Peyer en ocasión de la presentación de sus resultados-, aunque se siente como un trabajo que debería haberse hecho hace 15 años después de que se secuenciara el genoma”.

Donahoe, Pépin y Robinton acordaron formar equipo. Solo una semana antes de que hicieran su lanzamiento a Cambrian para financiar Oviva a principios de 2021, Robinton se enteró de que estaba embarazada, y poco después se supo de que estaba esperando una niña, una niña que produciría el suministro de óvulos de toda su vida en el útero, pero comienza a perderlos naturalmente antes de su nacimiento. “Es otra futura mujer que merece algo mejor”.

"Las mujeres merecemos algo mejor", dice la especialista«Las mujeres merecemos algo mejor», dice la especialista

Oviva ahora está probando la versión de Pépin de la AMH recombinante como posible fármaco. Todavía en desarrollo preclínico, se ha estudiado ampliamente en ratones y se está trabajando más en otras especies, como los gatos. La compañía planea primero buscar la aprobación para el tratamiento de la función ovárica, para una indicación médica específica que se anunciará en el primer semestre de 2022. Pero eso es solo un trampolín hacia el objetivo más grande de probarlo para evitar la menopausia. Por ahora, la AMH recombinante es demasiado cara de fabricar para poder dar a las mujeres una dosis diaria durante años. Pero Peyer dice tener algunas ideas sobre cómo hacer que eso sea “cada vez más barato, apuntar a centavos por día y cuando lleguemos a ese punto, podemos pensar en retrasar la menopausia”, concluye.

Robinton busca algo más grande. Incluso si la AMH no funciona según la hipótesis, ella y Oviva esperan crear una tendencia de más y más científicos acreditados que investiguen tratamientos reales para las mujeres y, al hacerlo, atraer al campo más atención e inversión que merece.

 

Fuente: Infobae

error: Contenido protegido!