Crecen las transacciones con billeteras virtuales en Misiones

Señalaron que los recargos por impuestos nacionales, en la mayoría de los casos, son absorbidos por el sector comercial.

El uso de las billeteras virtuales continúa creciendo en la provincia, como herramienta de pago y cobro que permite concretar transacciones entre compradores y vendedores al contado, con tarjetas de crédito, débito u otros medios de pago, utilizando un código QR.

Desde el sector comercial afirman que el cambio de modalidad en las operaciones, restándole relevancia a la dependencia hacia el dinero en papel, “es algo generacional” y que la gente se está inclinando cada vez más al sistema virtual con sus diferentes opciones.

Carlos Dieterle, integrante de la Cámara de Comercio de Eldorado (CACIEL), comentó que “la gente se está adaptando muy bien a todo el sistema de las billeteras virtuales”.

“El cambio es generacional para todos, lo importante es que se pueda sumar una opción más al negocio. Por eso incentivamos a los socios de la Cámara que traten de implementar todo lo que es el cobro con estos sistemas”, apuntó.

Al mismo tiempo destacó, entre los principales beneficios, que “es muy útil para la gente cuando va llegando el fin de mes, o para los que tienen un kiosco o despensa y manejan las billeteras virtuales, es algo que les sirve porque muchas veces los clientes no tienen efectivo en la mano para pagar pero sí lo pueden hacer con Mercado Pago, por ejemplo, y después eso el comerciante también lo puede usar con códigos QR para hacer sus pagos o compras de otras cosas”.

En ese sentido, consideró que “es algo que se está poniendo de moda y es bastante práctico. La idea siempre es sumar opciones y evitar que el cliente que no tenga efectivo se vea impedido de hacer una compra, y lo pueda hacer pagando por otros medios”.

A su turno, Daniel Milde, presidente de la Cámara Regional de Industria, Producción y Comercio de Oberá (CRIPCO), afirmó que “el uso de Mercado Pago y otras billeteras virtuales, con las distintas opciones que ofrecen, es algo que está creciendo cada vez más y se convirtió en una herramienta muy útil para los comerciantes y consumidores”.

Sin recargos

Consultado sobre la posibilidad de que el sector comercial comience a aplicar recargos por influencia de los impuestos nacionales que buscan impactar sobre el sistema, Dieterle comentó:

“Tenemos entendido que los comercios no están cobrando recargos con las billeteras virtuales. Hay un pequeño arancel cuando se quiere sacar dinero de algún banco o cajero, pero mientras se hagan transacciones entre cuentas de Mercado Pago no tiene ningún costo extra”.

“Por el momento, no recibimos ningún reclamo sobre el cobro extra de una determinada cantidad en algún comercio”, completó.

En tanto que Milde indicó: “No tenemos conocimiento específico sobre comercios que apliquen recargos al uso de estos sistemas, es algo que no se puede generalizar. Pero en nuestro caso, por ejemplo, no cobramos recargos a las billeteras virtuales”.

Por su parte, Carlos María Beigbeder, empresario e integrante de la Cámara de Comercio e Industria de Posadas (CCIP), explicó en diálogo con este Diario que “cuando se implementa un recargo normalmente el comercio lo termina absorbiendo, al presentar un código QR en un negocio no se cobra un sobrecosto en el 99% de los casos”.

Además, ejemplificó: “Cuando se carga combustible en una estación de servicio, el consumidor termina pagando más porque Mercado Pago está obligado a retener impuestos nacionales, no provinciales. Ellos cargan 5.000 pesos de combustible y se termina pagando $5.100, y es un impuesto que es deducible de ganancias o de IVA si se tiene esa condición ante la AFIP, pero no necesariamente es un sobrecosto del comercio”.

“Mercado Pago obedece a las configuraciones del Estado nacional, este sobrecosto de Ingresos por IVA, pago de anticipo de IVA y retenciones, es algo que se realiza desde hace varios meses. Viene por parte del Estado nacional y no tiene nada que ver con el comercio”, subrayó.

Por otro lado, “las criptomonedas no tienen costo porque no están atadas al sistema argentino, no se hacen transacciones con el Estado nacional, por eso no deberían sufrir ningún tipo de sobrecargo”, opinó y agregó: “Pero sí, las aplicaciones, como por ejemplo, Mercado Pago y Todo Pago, entre otras conocidas, tienen regulación nacional y ahí caen impuestos nacionales. Los recargos no son grandes, creo que no superan el 2% o 3%, y son absorbidas por el comerciante porque todavía son pocas las transacciones que se efectúan con las billeteras virtuales y no inciden demasiado dentro de un comercio”, completó.

Impuestos y criptomonedas

Cabe recordar que una de las últimas novedades en materia de impuestos y criptomonedas se relaciona con la extensión, a través del Decreto 796/2021, del impuesto a los débitos y créditos (conocido como “impuesto al cheque”), a los movimientos de fondos que incluyan compra, venta, permuta, intermediación o cualquier otra operación sobre criptoactivos, criptomonedas, monedas digitales, o instrumentos similares realizados por una personería jurídica que no sea considerada PyME a través de empresas dedicadas al servicio electrónico de pagos y cobros por cuenta y orden de terceros y proveedores de servicios de pago.

Así, la compra de criptoactivos en sí no está alcanzada por el impuesto al cheque. Lo que alcanza este impuesto son las transferencias que se efectúan desde cuentas bancarias o proveedores de servicios de pago hacia los exchanges de criptoactivos y viceversa. Es decir, los débitos y créditos en dichas cuentas.

Además, el decreto no afecta a inversores minoritarios ya que excluye a personas humanas y jurídicas consideradas Pyme (las cuales pueden compensar el impuesto en el pago de ganancias).

Luego del anuncio oficial, la Cámara Argentina de Fintech se pronunció en contra de la medida y explicó que solamente fomentará las operaciones en el mercado informal ya que crecerán los costos de las transacciones reguladas. Explicaron que con esta migración a canales informales, el Estado perderá visibilidad sobre las transacciones, que están en auge.

Fuente: Primera Edición

error: Contenido protegido!