Pérdida de audición y epilepsia: la ciencia avanza en descubrimientos sobre nuevos signos tempranos del Parkinson.

Ambas son características tempranas de la enfermedad de Parkinson, según revela un nuevo estudio publicado en JAMA Neurology. Los detalles.

Una investigación pionera realizada por la Universidad Queen Mary de Londres, la primera que se llevó a cabo en el Reino Unido sobre la afección en una población tan diversa, publicada en JAMA Neurology, ha develado nuevas señales tempranas que indicarían el posterior desencadenamiento de la enfermedad de Parkinson. Según el estudio la pérdida de audición y la epilepsia son características tempranas de la dolencia.

Los investigadores de Queen Mary utilizaron registros electrónicos de atención médica primaria de más de un millón de personas que vivían en el este de Londres entre 1990 y 2018 para explorar los síntomas tempranos y los factores de riesgo del Parkinson. Encontraron que los síntomas conocidos asociados con el Parkinson, incluidos los temblores y los problemas de memoria, pueden aparecer hasta diez y cinco años antes del diagnóstico, respectivamente. También descubrieron dos nuevas características tempranas del Parkinson, la epilepsia y la pérdida de audición, y pudieron replicar estos hallazgos utilizando datos adicionales del Biobanco del Reino Unido.

Si bien los signos tempranos de la enfermedad de Parkinson se han descrito anteriormente, estos estudios se han centrado en gran medida en las poblaciones blancas acomodadas, con pacientes de grupos étnicos minoritarios y aquellos que viven en áreas de alta privación social en gran parte subrepresentados en la investigación de la enfermedad de Parkinson hasta la fecha. El nuevo estudio proporciona más evidencia de los factores de riesgo y los primeros signos de la enfermedad de Parkinson, utilizando datos de una población urbana tan diversa y desfavorecida por primera vez. En el este de Londres, condiciones como la hipertensión y la diabetes tipo 2 se asociaron con mayores probabilidades de desarrollar Parkinson. Los científicos también observaron una asociación más fuerte entre las quejas de memoria dentro de esta población que la descrita anteriormente.

Este es el primer estudio que se centra en la fase previa al diagnóstico de la enfermedad de Parkinson en una población tan diversa con una gran privación socioeconómica pero acceso universal a la atención médica
(Getty Images)Este es el primer estudio que se centra en la fase previa al diagnóstico de la enfermedad de Parkinson en una población tan diversa con una gran privación socioeconómica pero acceso universal a la atención médica (Getty Images)

El este de Londres tiene una de las proporciones más altas de negros, sudasiáticos y mixtos/otros grupos étnicos, que comprenden alrededor del 45 % de los residentes en el área, en comparación con el 14 % en el resto del Reino Unido. También tiene algunos de los niveles más altos de privaciones económicas en el Reino Unido, y el 80 % de los pacientes incluidos en el estudio provenían de hogares de bajos ingresos.

La autora principal del estudio, Cristina Simonet, neuróloga y estudiante de doctorado en la Universidad Queen Mary de Londres, señaló: “Este es el primer estudio que se centra en la fase previa al diagnóstico de la enfermedad de Parkinson en una población tan diversa con una gran privación socioeconómica pero acceso universal a la atención médica. Para permitirnos obtener una imagen completa de la condición, debemos asegurarnos de que la investigación sea inclusiva y represente a todos los afectados”.

Los lazos

Si bien investigaciones anteriores han insinuado la asociación, como que la epilepsia es más frecuente en pacientes con Parkinson que en la población general, “ahora se necesita más investigación -continúa Simonet- para que podamos comprender completamente la relación. Mientras tanto, es importante que los médicos de atención primaria sean conscientes de estos vínculos y comprendan qué tan temprano pueden aparecer los síntomas de la enfermedad de Parkinson, para que los pacientes puedan obtener un diagnóstico oportuno y los profesionales puedan actuar temprano para ayudar a controlar la afección”.

Alastair Noyce, especialista de neurología y neuroepidemiología en la Universidad Queen Mary de Londres, quien también es autor de la nueva investigación, completó: “Las personas ven a sus médicos de cabecera con síntomas, pero a menudo no obtienen un diagnóstico hasta cinco o diez años después de esto”. El temblor, por ejemplo, es uno de los síntomas más reconocibles del Parkinson, pero se observó diez años antes del diagnóstico final en el presente estudio. “Esto es demasiado tiempo para que los pacientes esperen -continúa Noyce-. Si somos capaces de diagnosticar el Parkinson antes, tenemos una oportunidad real de intervenir temprano y ofrecer tratamientos que podrían mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

Cerebro y genética (FLICKER/NATIONAL HUMAN GENOME RESEARCH INSTITUTE)
Cerebro y genética (FLICKER/NATIONAL HUMAN GENOME RESEARCH INSTITUTE)

A través de la investigación PREDICT-PD en curso que lleva adelante el mismo grupo de profesionales, esperan identificar a las personas con alto riesgo de Parkinson incluso antes de que aparezcan los síntomas evidentes, “lo que significa que podríamos hacer algo más que simplemente mejorar la calidad de vida de los pacientes, y tal vez estar en condiciones de reducir la velocidad. o curar el Parkinson en el futuro”, afirma Noyce.

PREDICT-PD es un gran proyecto de investigación que tiene como objetivo identificar a las personas con alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Los investigadores están buscando a 10.000 personas de 60 a 80 años de todos los orígenes que no tengan Parkinson, para participar en un conjunto simple de pruebas en línea que detectan factores relacionados con un mayor riesgo de la enfermedad.

Fuente: Infobae

SEGUINOS

Iguazu-Jungle-
error: Contenido protegido!