Iguazú tiene historia: la misteriosa niña de la plaza Malvinas

Escribió la escritora Alicia Segovia en su red social Facebook. “Hace unos días me hicieron llegar una grabación hecha con un celular de una niña sentada de espaldas. Muchos dirán: -Y eso ¿qué tiene de extraordinario?.

Iguazú (LaVozDeCataratas) La escritora contó que: “este caso que les voy a relatar los dejará pensando. La señora que me hizo saber del suceso vive en el barrio.Una mañana se acercó y me dijo: -Tengo algo que contarle Sra. Alicia….uuuyyy!!!, todavía tengo la piel de gallina…-Intrigada le contesté:-Te escucho….-

Temerosa me comentó que la noche anterior a nuestra conversación un yerno que vive por la zona donde está el almacén de “El Chino”, aproximadamente a las 1:30 horas de la madrugada iba caminando por la calle -Los Lapachos- de la Plaza Malvinas.

De pronto desde el centro de la misma surgió un destello de luz que le llamó la atención. Se detuvo y miró fijamente para ver de qué se trataba aquella luminosidad, cuál fue su sorpresa cuando pudo ver a una niña de unos diez años aproximadamente. Tenía un largo cabello hasta la cintura y estaba con un vestido de color rosado pálido sentada de espaldas sobre una placa de las Islas Malvinas que está al lado de los mástiles donde se hacen los actos.

El joven de manera espontánea buscó con la mirada para ver si estaba acompañada por sus padres u otras personas mayores, pero nadie había por los alrededores. Totalmente desconcertado puso el celular para grabar la escena.


En ese preciso momento la misteriosa niña movió la cabeza hacia un costado, como si hubiera percibido que alguien la estaba observando. El muchacho quiso salir corriendo pero no le respondían las piernas y por el terror que estaba experimentando en su esforzada huida no atinó a darse la vuelta para ver si la niña seguía en el mismo lugar.

Con mucho esfuerzo llegó hasta su casa y al otro día mostró a sus familiares y amigos el video que dura apenas unos segundos. Yo también lo miré. Es una niña. No conforme con lo que esta señora me había comentado, teniendo en cuenta que ella vive en cercanías del lugar le pregunté si tenía conocimiento de alguna otra persona que hubiera visto a la niña.

Agregó que otras personas del barrio ya pudieron verla con el mismo vestido rosado, algunas veces hamacándose en los juegos, otras canturreando una canción, pero siempre en horarios y ocasiones que no hay gente en el lugar.

Para darle un mayor sentido a esta historia les comento que el viejo matadero de Puerto Iguazú en épocas lejanas estuvo situado en la zona del barrio Malvinas, y en la misma zona se hallaba también un cementerio.

Yo lo conocí con sus cruces de madera podridas por el tiempo, rodeado de plantas de naranja y mandarinas, con cerco de alambre, pero para ese tiempo ya estaba fuera de funcionamiento. La muerte y el enigma de las apariciones es algo que siempre ha inquietado al hombre desde la antigüedad.

Muchas personas consideran este tema como algo desagradable de comentar, pero a pesar de ello comparto con ustedes esta historia cargada de misterio, no debemos tener miedo, los niños son almas llenas de pureza y nunca podrían hacer mal a nadie, mucho menos sus espíritus.

error: Contenido protegido!