Así será la nave que traerá las primeras muestras de Marte a la Tierra

Sin dudas este es el año de Marte. Además de las tres misiones robóticas que llegaron al planeta rojo este verano, donde se destacó el rover de la NASA llamado Perseverance, que esta semana comenzó a moverse entre el paisaje inhóspito, polvoriento y desolado de nuestro vecino cósmico, los científicos estadounidenses ya están pensado en cómo traer muestras de polvo y roca a la Tierra.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Para eso, esta semana, la NASA ha adjudicado a la empresa aeronaútica Northrop Grumman el contrato para el sistema de propulsión llamado Mars Ascent Propulsion System (MAPS) de un vehículo capaz de despegar de Marte con muestras para ser llevadas a un orbitador y traídas a la Tierra. Al dar la noticia, los expertos compartieron una ilustración de cómo MAV (Mars Ascent Vehicle), será lanzado desde Marte con los tubos que contienen muestras de roca y suelo, recogidos previamente por Perseverance, en los próximos meses.

Para la NASA, se trata de un paso más hacia la realización del proyecto MSR (Mars Samples Return), un programa de exploración planetaria muy ambicioso que se basará en décadas de ciencia, conocimiento, y experiencia de exploración de Marte con el fin de poder habitarlo en un futuro cercano.

En los próximos pasos de la campaña MSR, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) proporcionarán componentes para una misión SRL (Sample Retrieval Lander) y una misión ERO (Earth Return Orbiter). La primera entregará un vehículo que recoja muestras y un vehículo de ascenso (MAV) a la superficie de Marte. El contrato firmado por 60,2 millones de dólares y un valor potencial máximo de 84,5 millones de dólares involucrará un trabajo de 14 meses para desarrollar la nave.

Traer muestras de Marte a la Tierra permitirá a los científicos de todo el mundo examinar las muestras utilizando instrumentos sofisticados demasiado grandes y complejos para enviarlos a Marte y permitirá que las generaciones futuras los estudien utilizando tecnología que aún no está disponible. El análisis de las muestras en la Tierra permitirá a la comunidad científica probar nuevas teorías y modelos a medida que se desarrollen, al igual que las muestras de Apolo devueltas de la Luna lo han hecho durante décadas.

El entorno marciano será un factor importante en el diseño, desarrollo, fabricación, pruebas y calificación de dos motores de cohetes sólidos diferentes con múltiples entregas de cada uno. A través del nuevo contrato, Northrop Grumman proporcionará los sistemas de propulsión para el MAV, así como otros equipos de apoyo y servicios logísticos. Traer muestras de Marte de regreso a la Tierra permitirá a los científicos de todo el mundo examinarlas utilizando instrumentos sofisticados demasiado grandes para enviarlos a Marte, y que las generaciones futuras los estudien utilizando tecnología que aún no está disponible.

Mars Sample Return y el papel de Leonardo

“Mars Sample Return” es un programa de la NASA en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA). Está diseñado para traer de regreso a la Tierra, por primera vez en la historia, muestras de suelo marciano que permitirán una mejor comprensión de los secretos del Planeta Rojo.

Durante la primera misión de la campaña Mars 2020, el rover Perseverance en Marte excavará y recolectará muestras de suelo marciano. Luego, las muestras se colocarán en tubos especiales y se depositarán en lugares estratégicos a lo largo de su piso. La segunda misión está programada para ser lanzada en 2026. Después de un largo viaje, el Sample Retrieval Lander de la NASA aterrizará en Marte, junto con el Sample Fetch Rover y el Mars Ascent Vehicle (MAV) de la ESA, para recuperar los tubos de muestra dejados por Perseverance. Luego, las muestras estarán preparadas para lanzarse a la órbita marciana.

Leonardo, empresa líder en robótica espacial con el apoyo de la Agencia Espacial Italiana, está diseñando y estudiando los prototipos de los dos brazos robóticos de esta misión en sus instalaciones de Milán, Italia. El primer brazo, más pequeño, tendrá seis grados de libertad y será extensible hasta unos 110 cm, lo que permitirá una mayor agilidad. Se instalará en el Sample Fetch Rover de la ESA, que viajará para recoger los tubos de muestra utilizando una “pinza”. El segundo brazo tendrá capacidades aún mayores, con siete grados de libertad y superando los dos metros de extensión.

 

 

Infobae

Pan de la abuela

SEGUINOS

error: Contenido protegido!