Efectivos del Escuadrón 13, realizaban tareas de patrullaje por zonas ribereñas de Iguazú, cuando ingresaron por un camino angosto que conduce al Río Paraná, a unos 100 metros observaron un bulto de grandes dimensiones abandonado, oculto entre la vegetación del lugar.