La Comunidad Yryapú trabaja en la reforestación de la Selva con esfuerzo comunitario

Entre los proyectos en ejecución se encuentran un vivero de especies nativas, tajamar, merendero y producción de miel silvestre. Actualmente son 22 personas entre jóvenes y adultos quienes desarrollan el proyecto.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Integrantes de la Comunidad Mbya Guaraní Yryapú (sonido del agua) se unieron para trabajar en diferentes proyectos comunitarios con el fin de optimizar la producción de alimentos, vender el excedente y también reforestar la Selva Yryapú con árboles nativos y frutales.

El más importante de esos proyectos se trata de un vivero de árboles nativos como palo rosa, loro negro, cancharana o cedro, mora blanca en los que están trabajando 22 jóvenes y adultos que se reúnen cada quince días para definir las actividades.

«Primero empezamos cuatro personas y de ahí fuimos trabajando de a poquito y hoy ya somos veintidós personas que estamos trabajando. La idea es trabajar de todo para mejorar la comunidad y las familias» afirmó a LaVozDeCataratas Alcides Coordinador del proyecto.

Los árboles serán plantados en diferentes parcelas, discriminando por los usos que le otorgan en la comunidad, «la idea es hacer una parcela de árboles medicinales, otra parcela de árboles que usamos para hacer artesanías como el loro negro o cancharana» explicó.

Para acceder a estas especies contaron con la ayuda de la Fundación Vida Silvestre, Agricultura Familiar  y la Facultad de Forestales. Además desde el Ministerio de Ecología proveyeron insumos para el sistema de riego del vivero.

En la construcción de plantines trabajan con botellas recicladas para de ese modo contribuir también a la limpieza de la zona, tarea de la que se encargan las mujeres de la comunidad, al igual que la atención de un merendero.

Además del vivero, paralelamente están trabajando en un tajamar con la intención de criar peces para consumo y para armar tornes de caña y pesca según explicó Alcides. Para lograrlo, debieron hacer un aporte entre todos los miembros para poder pagar a la máquina necesaria para construir el criadero «hablé con mis compañeros para que entre todos hagamos un aporte para pagar a un maquinista privado y gracias a eso estamos avanzando y falta poquito para terminar».

Está previsto que el tajamar dividido por un puente con medidas de 32×40 metros de un lado y 20×25 del otro, se culmine en agosto para poder disfrutar en verano de la producción.

También están trabajando en la producción para consumo y venta de la miel de la abeja yateí, a través de mieliponarios.

Array
error: Contenido protegido!