Opinión: «Hacerse cargo»

Así como las personas, las comunidades, frente a un problema tienen dos alternativas. Una es aguardar que la solución provenga de otros, lo que nos hace depender de su voluntad y eficiencia, relegándonos al reclamo o suplica. La otra es hacerse cargo, buscando llevar adelante las acciones que permitan superarlo. Esto ultimo nos exige asumir la tarea, de manera responsable para resolver la situación.

*Por Horacio Spallanzani

Puerto Iguazú, junto con San Pedro, son las únicas localidades donde el servicio de agua potable esta a cargo de un organismo provincial, el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (IMAS). En Posadas y Garupà lo hace una empresa privada y en el resto de la provincia cooperativas, que tuvieron su momento de esplendor y hoy sufren la crisis económica y social, la tensión tarifaria y la injerencia de la política; pero aun así mantienen el servicio en condiciones razonables y estables.

Puerto Iguazú, enfrenta otra emergencia, producto de una falencia crónica que lleva décadas, de obras inconclusas, mal ejecutadas y mantenidas, promesas que se cumplen tarde y de forma insuficiente para atender una demanda que crece rápidamente.

La Carta Orgánica Municipal, da un mandato muy claro en varios artículos, de la competencia del municipio en los servicios básicos, que debe garantizar, ya sea en forma directa, a través de concesiones u organismos del estado provincial o nacional, pero con control municipal. Nada de esto sucede, no solo faltan obras, no hay administración, ni mantenimiento, ni previsión, ni proyección de crecimiento de redes y demanda. Así se condiciona negativamente no solo el servicio fundamental, sino además la posibilidad de desarrollo de actividades económicas que precisa la comunidad.

Junto con concejales, autoridades partidarias y referentes de Juntos por el Cambio, se ha presentado la propuesta de la creación de un ente municipal de servicios públicos, para hacernos cargo de lo que actualmente debería hacer IMAS y poder ampliarlo en el futuro a otros servicios como la energía eléctrica actualmente a cargo de EMSA, con parecidas dificultades. Todo esto con condiciones, que deben acordarse con la provincia, que hagan sustentable el ente desde el punto de vista económico y técnico.

Este organismo tendría control municipal, independencia financiera y administrativa, con participación de los usuarios en el Directorio y gerenciamiento idóneo en las áreas técnicas y administrativas, nombrados por concurso público.

Esto no asegura la solución de los problemas, pero es un camino posible para lograrlo. La alternativa es seguir como venimos desde hace décadas, donde a cada promesa de terminar futuras obras, se antepone la demanda insatisfecha y ni siquiera se habla de otros servicios en peores condiciones aun, como los desagües cloacales y el saneamiento, que han sido abandonados hace muchos años, ante la emergencia del elemental servicio de agua colapsado.

No es fácil, no es cómodo, pero hay que asumir el riesgo y la responsabilidad, exigiendo a la provincia, las condiciones mínimas, de obras y recursos para llevarlo a cabo. De nosotros dependerá así, nuestro destino. Es en el fondo, la idea que nos impulso a la independencia, debemos ser merecedores del legado.

 

 

*Horacio Spallanzani, Ingeniero. Ex concejal de la UCR Iguazú. Ex Diputado provincial 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!