Ley de Talles: arrancó el censo de cuerpos en el país

Mediante el uso de un escáner 3D, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) comenzó el relevamiento de las características de los cuerpos que conforman la población argentina, para aportar medidas que sirvan de base para la aplicación de la norma, reglamentada en junio de este año.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) realizó los primeros días de octubre una presentación en el Centro Cultural Kirchner (CCK) para inaugurar la nueva posta del Estudio Antropométrico Argentino (EAAr).

Se trata de una iniciativa en la que especialistas del Instituto vienen trabajando desde hace varios años con el objetivo de relevar las características de los cuerpos que conforman la población argentina y aportar medidas que sirvan de base para la Ley de Talles (N°27.521), sancionada a fines de 2019 y reglamentada el pasado junio.

Este estudio nos acerca a una demanda y una necesidad de la sociedad de contar con información para que consumidoras y consumidores tengan mayores derechos. También es una forma de mostrar cómo la tecnología se acerca a nuestras necesidades cotidianas. En ese sentido, el escáner 3D es el pasaporte para contar con la información necesaria para avanzar con la Ley de Talles”, afirmó el presidente del INTI, Rubén Geneyro, durante un encuentro en el CCK.

El EAAr es el primer relevamiento federal de la morfología y las medidas de los cuerpos argentinos. El proyecto busca ofrecer un nuevo estándar que permita ajustar la tabla de talles y unificar el criterio de la industria local. Las medidas se toman con un escáner 3D que consta de 16 cámaras infrarrojas y genera una imagen virtual del cuerpo en un lapso de entre 10 y 15 segundos. Durante el evento, Geneyro anunció también la adquisición de un segundo equipo, que les permitirá avanzar con mayor rapidez en el relevamiento de la muestra.

El estudio comenzó allá por el 2013, cuando se estaba tratando la elaboración de una ley nacional de talles, que se frenó porque era difícil hablar de ropa si había talles que no nos representaban. La directora de INTI Textiles propuso hacer un estudio para tratar de conocer más sobre eso y, en 2014, compramos el primer equipo y empezamos a investigar cómo se diseñaba un estudio antropométrico, ya que nunca se había hecho algo similar en el país”, le dijo a TSS Sandra Jung, referente del Centro INTI Textiles y encargada del estudio.

Lo primero que hicieron fue contactar a equipos que venía haciendo estudios antropométricos en otros países, como México, España, Alemania y Francia. “Ahí vimos varias cosas, por ejemplo, que la muestra tenía que ser nacional para que fuera representativa. También vimos que la mayoría dividía el estudio por regiones”, explicó Jung.

El encuentro contó también con la participación de activistas de la sociedad civil, legisladores y representantes del sector privado vinculados con la industria textil.

Estamos muy emocionadas de que el estudio se esté terminando de realizar después de tantos años porque es la base de la ley que construimos en conjunto. Según el INADI, el aspecto físico es la segunda causa de discriminación más grande en nuestro país. Esto nos va a permitir empezar a deconstruir esos ideales de cuerpos que tenemos y que no nos pertenecen”, señaló la activista de AnyBody Argentina, Mercedes Estruch

Por su parte, Paula Español, secretaria de Comercio Interior (área designada como autoridad de aplicación de la ley), afirmó: “Las transformaciones culturales no se dan solo desde la normativa, sino que se tienen que ir construyendo en la cadena de producción, comercialización y distribución de los productos. También las activistas y organizaciones no gubernamentales han sido una parte fundamental del impulso para tener una ley que nos represente con nuestros cuerpos”.

El CCK fue la tercera parada del estudio, ya que previamente se tomaron medidas en las localidades bonaerenses de La Plata y Pilar. Unas 1.200 personas pasaron por el escáner hasta el 7 de octubre, cuando se trasladó al municipio bonaerense de Morón. La próxima parada será la provincia de San Juan y posteriormente, el estudio continuará en las regiones del Noroeste Argentino y la Patagonia.

Una vez que terminemos la muestra, tenemos que evaluar la consistencia de estos últimos datos, es decir, revisar las medidas de todas las personas que se hayan escaneado. Eso se lleva a un software estadístico para hacer el resumen de las medidas y definir los talles. Vamos a elaborar una tabla por género y también se tendrán en cuenta diversos rangos de edades”, finalizó Jung.

Fuente: www.unsam.edu.ar

SEGUINOS

error: Contenido protegido!