Franco corta el pasto para comprarse unos botines y jugar en Central como su amigo

Determinación, fuerza de voluntad, enseñanza y ejemplo de trabajo de su abuelo, no encuentro otra definición para estos niños. No se quedaron esperando que caiga del cielo como la lluvia, salieron a buscar. Aquí le contamos su historia.

Iguazú (LaVozDeCataratas-Kelly Ferreyra) Lo vi en el posteo de mi  amiga, Debora, y gracias a eso entre todos le hacemos el aguante a Franco Agustín  y su hermanito que cortan el pasto de los patios de los vecinos del barrio Malvinas para juntar dinero y  unirse al Club de fútbol de Central. Para eso  necesita comprarse botines y canilleras. Por eso, le pidió la bordadora al abuelo y salió a ofrecer su trabajo..

“Franco Agustín  vino a la mañana, golpeó la puerta y me ofreció contar el pasto, le dije que sí, pero que volviera más tarde porque debía salir. A las 2 de la tarde volvió y le dije que despertaría a los vecinos y que si era del barrio volviera a las 5. A las 5 en punto apareció», contó Débora.

Historias como estas vamos recogiendo día a día, y por qué no ser parte dela ayuda que necesitan, no piden dinero, piden trabajo así como muchos niños de la ciudad. Vamos a ayudarlos.

LaVozdeCataratas sabiendo donde vive Franco fue a visitarlo y se encontró con su abuelo, don Jorge Dávalos un empleado municipal que se gana la vida podando ramas y vendiendo la leña a los restaurantes o quienes lo necesitan. «Vivo con dos de mis nietos, Franco tiene 11 años y con Lucas Nahuel van a la escuela N° 412» contó el abuelo.

Durante la semana van a la escuela y los fines de semana y feriados «hacen una changuita como esta para comprarse botines y canilleras. Quien dice que no sea un crack y no sabemos» dijo el abuelo orgulloso.

Las ilusiones y esperanzas de los niños merecen ser vividas:  Les dejamos el contacto del abuelo Jorge, solo para llamadas al 3757 432827.

 

 

 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!