Cuando el deporte, la disciplina y la solidaridad se reúnen en el fútbol

La Escuelita de Fútbol de Central recibe a chicos de todas las clases sociales, muchos de ellos no tienen para la cuota o para los botines. Por eso los profes formaron un banco de botines que usan los chicos, donde además del deporte aprenden valores y disciplina.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Fútbol de barrio, niños que no tienen botines, adolescentes que quieren encontrar una actividad donde sentirse contenidos y profes que buscan enseñar disciplina y valores junto al deporte, son condimentos que forman parte de la Historia de la Escuelita de Fútbol de Central. 

A la misma, asisten chicos de todas las edades y  comenzó con el deseo de dos jóvenes de transmitir los valores del deporte: «Somos dos  profes, yo y Martín Lezcano, ambos trabajamos en el sector hotelero y gastronómico de Iguazú. La idea surgió porque éramos jugadores primero,  y decidimos trabajar con los chicos, enseñarles los valores que nos habían enseñado a nosotros y también la experiencia que vivimos desde el fútbol, que nos dio muchas amistades y cosas lindas que te da el deporte» Manifestó Paul Insfran, uno de los profes a LaVozDeCataratas.

«Yo tengo una nena de 10 años que le encanta este deporte y así comenzamos la Escuelita del Central porque siempre jugamos ahí. Tenemos chicos de 5 a 16 años» añadió.

Además comentó que la situación de muchos chicos no es la mejor, y la misma se agravó con la pandemia que dejo a muchos padres sin trabajo: «En la escuelita tenemos de todos los niveles económicos y hay muchos chicos que no tienen condiciones y entonces hablamos con los padres que le sigan llevando, que no se preocupen con la cuota».

Además de la cuota, los elementos deportivos son otra exigencia que muchas veces no se pueden cumplir pero con solidaridad van cubriendo los espacios para que los chicos puedan continuar: «Hay muchos chicos que no tienen botines, pero la comisión de padres donan los botines que le quedan chicos a sus hijos y los días de entrenamiento y de partidos se les presta el botín y así vamos trabajando, pero como tenemos muchos chicos no podemos cubrir a todos» describió el profesor.

Actualmente son cerca de 120 niños y adolescentes los que asisten a practicar fútbol,  de los cuales el  30% no tiene las condiciones adecuadas. En ese sentido,  Insfran destacó que esta situación se puede ver en varios clubes de la ciudad: «Hay muchos chicos que en verdad no tienen y esto pasa en muchas escuelitas de Puerto Iguazú, es cuestión de pegar una recorrida por los barrios y los casos se repiten» argumentó.

Más allá del deporte se busca que los chicos se lleven otras herramientas la casa «Los chicos quieren jugar y quieren competir, somos una escuelita que tratamos de formales en disciplina y valores. Ellos saben que para jugar los torneos tienen que estar bien en la escuela, tienen que ayudar en las tareas del hogar a sus padres como por ejemplo arreglando la mesa, la pieza o limpiar el patio. Porque la disciplina es primordial» señaló.

«También se les enseña el respeto al compañero, a los adultos, cuando están en la cancha tiene que saludar, no pelearse con los compañeros. Más que un grupo de fútbol formamos un grupo de amigos».

Demanda de adolescentes 

Desde la escuelita pudieron notar que hay una demanda de actividades por parte de los adolescentes, es por eso que se abrió también esa categoría.

«Se descuida mucho esas edad, entre 15 y 17 años, se fueron acercando muchos chicos y en esa edad es como que están en la calle, desamparados y es ahí donde necesitan tener algo para hacer. Entonces con el fútbol los rescatamos de un montón de cosas. Hoy es una de las categorías que más chicos tiene» aseguró.

 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!