Una bombero denunció abusos dentro del cuartel en Iguazú y le dieron la baja

Entre las pruebas presentadas  por Carlino a las que accedió  LaVozDeCataratas, se encuentran copias de denuncias presentadas por personal femenino del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios de Iguazú. Según el jefe del cuerpo su baja se debe a que "no hay pruebas, habló con la prensa sin autorización e investigó y buscó información de otros casos internos del personal."

Iguazú (LaVozDeCataratas) El acoso sexual y laboral se tolera cada vez menos, pero se esconde cada vez más. El hecho de asumir que se ha sido víctima de acoso sexual en el trabajo trae consigo dudas, culpa, malestar… Dar el paso de denunciar supone, en la mayoría de los casos, una lucha interna. Por una parte actúa la dignidad y el respeto hacia uno mismo, por otro el temor a no ser creídos y a perder el puesto de trabajo. Para poder condenar una actuación de esta índole se necesitan pruebas y conseguirlas no siempre es fácil. El agresor se cuida de no dejar pruebas. Y los testigos muchas veces se niegan a dar la cara por el mismo miedo a represalias que las víctimas.

La falta de protocolos hace que prácticamente en la mitad de las situaciones de acoso todo quede en la nada. No se adoptan   códigos éticos ni compromiso para identificar situaciones de riesgo, canales de denuncias con garantías de objetividad y confidencialidad, sin represalias a quienes denuncian y con recursos para investigar y tomar medidas concretas, medidas de prevención, atención y ayuda a las víctimas.

El caso de la Cabo  Débora Carlino en Iguazú, deja un sabor amargo y una vez mas demuestra el por qué la mujer continua sufriendo abusos de diferentes indoles, al ser juzgada no solamente por los victimarios, sino por las mismas mujeres.

Entre las pruebas presentadas  por Carlino a las que accedió  LaVozDeCataratas, se encuentran copias de denuncias presentadas por personal femenino del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios de Iguazú, hacia Débora Carlino, quien se desempeñaba como Encargada del Personal Femenino de la Institución. También hay notas remitidas  al Jefe Interino del Cuerpo Activo de ese momento, Walter Bareiro, las mismas fueron emitidas entre febrero y abril del año 2019 y en todas se señalan malos tratos, recriminaciones, lenguaje inapropiado por parte del denunciado. Las firmantes son más de cinco mujeres, algunas de ellas denunciándolo en más de una ocasión.

Las mujeres manifiestan en las cartas que «me he sentido menospreciada, y me ha hecho sentir incómoda e inferior a mis capacidades ante su presencia» debido a que «en sus correcciones o enseñanzas suele levantar la voz con tono soberbio» afirma una de las cartas presentadas. La misma mujer, presentó otra queja, en otra fecha reiterando la actitud del acusado: «siento que soy perseguida, recriminada en forma constante. Amenazada constantemente de ser sancionada».

Otra de las denuncias sigue esta línea y afirma que «alza la voz de manera violenta» y en más de una ocasión el hombre solía «ponerse agresivo o golpeando la ventana de la guardia de manera violenta». Ésta última va más allá de la situaciones de instrucción y asegura que «tuvo comentarios fuera de lugar hacia una aspirante condicionada de menor de edad, sin su presencia y teniendo de testigos a la dotación». Además «Habla mal de mi persona hacia otros compañeros diciendo que soy una inútil, amarillenta e inoperante» denunció.

Todas las denuncias fueron recogidas y presentadas por Carlino en abril, ante el Jefe Interino, Walter Bareiro a través de una nota, donde la denunciante expresa «el maltrato verbal, psicológico, abusivo y despidos en algunos casos, tratando de inoperantes, inútiles, gritándoles» a las aspirantes. Cabe destacar que algunas de las denunciantes y ano forman parte del Cuerpo de Bomberos.

En su descargo, desde el Cuerpo de Bomberos, afirman que las denuncias nunca fueron presentadas y esa «ausencia» fue tomada como una «falta grave» para la Institución, y primera razón para darle la baja. Por otro lado la acusan de haber hablado con la prensa sin autorización. 

Según el jefe del cuerpo activo de Bomberos voluntarios Marcelo Márquez “la jefatura no obtuvo pruebas que comprobaran la veracidad de las denuncias por lo que ordenaron el archivo de la misma.

Luego de seguir los pasos por dos años, que incluyó denuncia policial, el Juzgado de Instrucción 3 de Iguazú desestimó y archivó el expediente. “El caso al no ser de índole penal debería continuar en otro juzgado”, dijeron fuentes judiciales a LaVozDeCataratas.

Según Bomberos Voluntarios la Bombero Carlino fue quien incurrió en faltas graves como:

Nombrar que la Jefatura recibió 14 notas de acoso sexual anterior de distinto personal femenino y no se tomó las medidas. Negando haber recibido las notas a las que tuvo acceso este medio con firma de ingreso.

Brindar información a medio de prensa y nombrar a la Institución sin estar autorizada. Cualquier persona tiene la libertad de expresarse en un pais libre, sobre todo si no tiene respuestas a dos años de denuncia.

Buscar información con fines malicioso de otros casos internos del personal. Aquí en este párrafo habla de otros casos aceptando que los hubo.

Carlino fue dada de baja por estos puntos informados y el único medio que pudo recurrir para que la escuchen fueron las redes sociales. Nadie salió en su defensa, ni siquiera se abrió un sumario dentro del cuerpo para investigar el o  los casos. Una conferencia de prensa y silencio.

Condecorada: Débora Carlino con 17 años de servicio en la Institución fue condecorada  por ser una de las bomberos que salvó  la vida a un niño que cayó en una piscina, y que gracias a las técnicas de RCP practicadas, lograron revivir al menor que se encontraba sin signos vitales.

Pareciera ser que las mujeres están condenadas a ser cuestionadas en todo momento de su vida. Cada vez que cualquier mujer denuncia de manera automática todo se da vuelta y pasando de ser victimas a victimarias. ‘’Algo habrá hecho para que el novio reaccione así, vos te lo buscaste, son celos, esta exagerando’’ son algunas de las frases que estamos acostumbrados a oír para desestimar las denuncias. Seguidas de ‘’ porque no denunciaste antes, como permitiste que llegue a ese punto, te hubieras ido antes’’ en los peores casos cuando ya sucedió lo peor.

’La revictimización es la consecuencia de conductas inapropiadas por parte de los operadores de justicia y sus organismos auxiliares como también por dificultades en el balance de los derechos de la víctima y los derechos del autor del delito’’.

Claro esta que las mujeres a lo largo de la historia han ido conquistado derechos y leyes laborales que las amparan, aunque estando en vigencia las mismas no se cumplen.

En la ley 20.744 del contrato de trabajo, titulo VII-trabajo de mujeres se estipula la prohibición de trato discriminatorio ‘’ ningún tipo de discriminación en su empleo fundada en el sexo o estado civil de la misma…en las tarifas de salarios que se elabórense garantizara la plena observancia del principio de igualdad de retribución’’ entonces, si esto es así ¿Por qué, está demostrado que los hombres ganan más que las mujeres por hacer el mismo trabajo?

En este caso en particular,  ¿Cuál es el criterio para desestimar a una bombero, con 17 años de trayectoria, condecorada por salvar una vida y no a un hombre con antecedentes por violencia laboral?

Es inevitable pensar en la sanción de la ‘’Ley Micaela’’, que establece la capacitación obligatoria en género y violencia de género para todas las personas que se desempeñan en la función pública. 

Iguazu-Jungle-

SEGUINOS

Iguazu-Jungle-
error: Contenido protegido!