Paletas con sabores de la Mata Atlántica llevan a una pequeña empresa paranaense a la final del Premio Nacional de Innovación

Se dieron a conocer los finalistas del Premio Nacional de Innovación (PNI), considerado el máximo galardón sobre el tema en el país, cuyo principal objetivo es incentivar y reconocer a las personas, los ecosistemas y las empresas e instituciones que promueven la innovación en todo el país. Brasil.

Foz do Iguaçu (crisloosecompartilha) 

De la lista, solo una empresa de Paraná fue clasificada, y es de Foz do Iguaçu. Oficina do Sorvete es finalista en la categoría de pequeñas empresas, en la categoría de «innovación sostenible».

Sostenibilidad – Según la propietaria de la empresa, Maria Cristina Ventura Muggiati, desde la fundación de la empresa, la sostenibilidad, la innovación y la preservación de la naturaleza siempre guiaron las acciones de la empresa, pero fue en 2019 que logró poner todo eso en un solo proyecto.

Cristina dice que la empresa ha planificado una línea de productos “Kilómetro Cero”, una de las recomendaciones del protocolo de Kioto, y ha difundido este concepto a otros negocios, que utiliza insumos locales en la fabricación, producidos cerca de quienes van a consumir el producto, trayendo importantes beneficios al planeta y estimulando la economía local, a través de la generación de empleo e ingresos.

Desde allí, al observar las especies de árboles nativos de la Mata Atlántica de la región de Iguazú, algunos de ellos en peligro de extinción, tuvo una percepción y decidió probar nuevos sabores a partir de los frutos de algunos de estos árboles. Coincidió que en ese momento surgió una demanda de productos con esas características, provenientes de una empresa local, también comprometida con la preservación de la naturaleza, Parque das Aves.

Paletas de frutas nativas – En ese contexto, después de varias pruebas, surgió la línea Sabores de Iguaçu, que tiene un catálogo de 12 paletas hechas con frutas nativas presentes en la región del Parque Nacional Iguaçu, como jabuticaba, mora con leche condensada, jaca , butiá con leche condensada, açaí de juçara con plátano, guabiroba, piñones, yerba mate, mermelada de plátano, MBeju con guayaba, uvaia y pitanga con leche condensada.

Alianzas – Además de los sabores, otro diferencial de la línea es que para la creación de recetas, Cristina estableció alianzas con productores locales para incentivar la siembra de mudas nativas a través del sistema agroforestal, a través de la creación de demanda. Sostenible, económicamente viable y socialmente correcto, el proyecto tiene como principal objetivo incentivar y dar a conocer el sistema agroforestal que recupera la tierra plantando diferentes especies al mismo tiempo.

“Es un trabajo para concienciar y animar a los agricultores a volver a plantar estos árboles y dejar vivir a los que crecen espontáneamente. Y nos dimos cuenta que podemos hacer un aporte adicional y, ahora, nos quedamos con las semillas de las bayas que procesamos para germinarlas y distribuir las plántulas a los productores agroforestales rurales”, explica.

De esta forma, se puede intentar revertir el proceso de extinción de aquellos árboles nativos y la extinción en cadena de ejemplares de fauna y flora, que se produce posteriormente.

Las acciones de innovación y sostenibilidad, sin embargo, no quedaron ahí. La empresaria quería que los helados fueran mucho más que un alimento y sirvieran, de alguna manera, como elementos para una experiencia completa. En ese sentido, además de frutas autóctonas, la línea cuenta con paletas que cuentan una historia.

“El MBeju, por ejemplo, es un alimento típico y simbólico de Paraguay, y el sabor de Yerba Mate promueve la técnica gastronómica del “cocido Quemado”, una bebida muy tradicional en Paraguay y Argentina. También lanzamos un Código QR y el cliente puede sumergirse en el bosque y en las historias”, dice y sugiere que para completar la experiencia, basta con sentir el sabor a través de la paleta.

La línea Sabores do Iguaçu respeta la temporada de cada fruta para la producción de helados y adopta prácticas de comercio justo. El objetivo es buscar la certificación para ayudar a aumentar el valor del agricultor, para que esté bien remunerado.

El consultor del Sebrae Paraná, Emerson Durso, acompañando el proceso en la empresa, destaca que la innovación de la empresaria se incorpora de varias formas y, por eso, ser finalista del Premio Nacional de Innovación es un incentivo aún mayor para que siga esforzándose en esta zona. .

“Cristina entiende que un negocio necesita ser sinérgico en todas las áreas. El objetivo no es sólo económico e involucra al medio ambiente ya las personas. Ella tiene una mirada muy enfocada en eso. Todo lo que ella se compromete a hacer, siempre hay un extra. Realmente se merece esta nominación y esperamos poder celebrar pronto el primer lugar”, aclama Emerson.

Oficina do Sorvete es la única empresa paranaense clasificada como finalista del Premio Nacional de Innovación. La nominación es en la modalidad Pequeña Empresa, categoría Innovación y Sustentabilidad. La empresa de Foz do Iguaçu también ganó un aviso de innovación de Sesi/Senai y fue finalista del Premio Finep a la Innovación.

Históricamente, fue una de las primeras en Paraná en ganar el Sello Alimentario de Paraná, en 2015 (y mantiene el Sello hasta el día de hoy, siempre con puntajes altos); forma parte de la vertical de alimentos, participó en Tech by Sebrae y Programa Brasil Mais, ciclos 2017 y 2018.

El PNI es realizado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI) y por el Sebrae con el apoyo de varios socios. el resultado

error: Contenido protegido!