Una decisión de AFIP podría impactar en el precio de los teléfonos celulares.

Una resolución del organismo establece que los smartphones importados y aquellos que se ensamblan en el país ya no necesitarán estampilla aduanera, algo que generaba un costo extra.

Los teléfonos celulares (smartphones) importados y aquellos que se ensamblan en el país ya no requerirán de una estampilla aduanera y desde ahora se  comenzará a utilizar  un código denominado “identidad internacional de equipo móvil”, IMEI por sus siglas en inglés, para su control.

La medida que permite optimizar recursos a las firmas del sector fue instrumentada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) mediante la Resolución General 5166/2022 publicada hoy en el Boletín Oficial.

Este código o IMEI tiene 15 dígitos pregrabados por el fabricante que se usa para identificar a cada celular en todo el mundo. Este número permite individualizar la marca y el modelo de acuerdo a lo definido por la Asociación GSM, que se encarga de nuclear las operadoras móviles.

El código se ubicará debajo de la batería, ya sea impreso en el equipo o en el estuche original.

Hasta el momento los teléfonos celulares debían tener una estampilla aduanera que implicaba un costo adicional para los importadores de estos productos y sus componentes. Pero ahora podrán optar por utilizar el IMEI en lugar de la estampilla fiscal.

Este reemplazo permitirá a la aduana obtener información en tiempo real de los aparatos y sus documentaciones asociadas, optimizar los análisis de riesgo y controles colectivos, para así resguardar la tenencia legal de los productos importados y conocer su trazabilidad.

Fuente: Primera Edición

SEGUINOS

error: Contenido protegido!