Enseñar los colores a los más pequeños, de primarios a terciarios

Los niños deben ser capaces de distinguir los diferentes colores que les rodean, esto influirá en el desarrollo de varias habilidades esenciales para su crecimiento, así como para comprender mejor la realidad en la que viven. Como padres es importante saber cómo enseñar de forma efectiva los colores primarios, secundarios y terciarios, para así garantizar su reconocimiento.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Maneras de enseñar los colores:  Cuando se trata de colores, hay que enseñarles a los niños cuáles son los primeros, estos los secundarios y estos son los colores terciarios, de una forma sencilla, práctica y efectiva, de esta manera los aprenderán y reconocerán con mayor facilidad.

La mejor manera de enseñar los colores es a través de los juegos, ya que es una forma de aprendizaje que facilita la retención de conceptos mientras divierte a los niños, gracias a esto aprender los colores no resultará aburrido.

Los niños desde que nacen pueden distinguir los colores, aunque no los pueden identificar hasta los 16 a 18 meses. Es a partir de los tres años cuando están totalmente listos para aprenderlos e identificarlos con facilidad.

Llegado ese momento se pueden usar los siguientes juegos para enseñar los colores, ya que están enfocados en el aprendizaje y en la memorización por repetición.

Encontrar el color: Este es un juego sencillo y efectivo, donde se debe indicar a los niños un color, o dejar que elijan uno por su cuenta, para después pedirles que busquen un objeto con ese color. Cuando lo encuentren, habrá que animarlos para que busquen otro del mismo color, o que nombren el objeto, por ejemplo.

Es una manera práctica de que los más pequeños aprendan los colores, amplíen su vocabulario y mejoren la capacidad de relacionar los objetos con su nombre. También se puede colocar al niño ante objetos de diferentes colores, y pedirle que indique el color nombrado.

Día del color:Una actividad divertida para compartir con los niños mientras aprenden los colores, es el día del color. Los padres deben elegir un color para cada día de la semana, y relacionar la jornada con él.

Durante este día, los niños pueden vestir una prenda, usar crayones o vestir su cama con una sábana del color elegido. También se pueden preparar recetas, o bien, indicar frutas y verduras de ese mismo color.

Bloques de colores: A la hora de enseñar los colores, los bloques de construcción son un gran aliado. Pedir a los niños que realicen una construcción de un determinado color o que lo combinen en secuencias, es una forma de estimular la secuencia lógica del pensamiento. Además, los bloques de construcción permiten crear una gran variedad de estructuras, lo cual ayuda a la imaginación y a la creatividad de los niños.

Por medio de estos juegos, los padres pueden enseñar los colores primarios, secundarios y terciarios a sus hijos, de una forma divertida y práctica, con la cual pueden aprender de manera eficaz a identificarlos y distinguirlos, sin que sea un proceso aburrido y estresante para ellos.

¿Cómo aprenden según la edad?: La enseñanza de los colores puede comenzar desde temprana edad, sin embargo, hay que tener en cuenta la secuencia evolutiva para asegurar su correcto aprendizaje.

De 0 a 4 meses se debe exponer al bebé a los colores, con el objetivo de activar los receptores del color del sistema visual; y de 4 a 9 meses, enfocarse en observar los colores sin el uso de objetos.

Entre 9 a 18 meses, los niños ya pueden observar los colores que se le indican y señalarlos al azar; y de 18 a 24 meses, ya son capaces de observar y señalar los colores mencionando su nombre, aunque hay posibilidades de que los confundan en ocasiones.

Tener en cuenta su edad es esencial para enseñar de una forma estimulante y ajustada a sus capacidades, de esta manera los padres podrán asegurar un aprendizaje más óptimo, hasta que sean capaces de distinguirlos e identificarlos por su propia cuenta.

Iguazu-Jungle-

SEGUINOS

error: Contenido protegido!