Itaipú Binacional celebra hoy 38 años en generación de energía con mirada de futuro

Este jueves (5), la usina hidroeléctrica de Itaipú completa 38 años de operación. Desde el 5 de mayo de 1984, cuando entró en producción la primera unidad generadora, la planta binacional ha generado más de 2.850 millones de megavatios-hora (MWh), energía suficiente para abastecer a Brasil durante cinco años o a Paraguay durante 164 años.

Iguazú (LaVozDeCataratas) A pesar de que la producción se vio afectada por la sequía en los últimos tres años, Itaipú sigue siendo fundamental para la seguridad energética de ambos países. En 2021, cuando la producción anual alcanzó los 66 millones de MWh, representó aproximadamente el 8% del suministro eléctrico al mercado brasileño y el 86% del consumo paraguayo.

Si por un lado está baja afluencia afectó la generación de energía, por otro lado, su impacto fue minimizado por la mejora continua de los procesos de operación y mantenimiento de la planta, lo que permitió optimizar la producción para aprovechar al máximo el agua disponible. Este año, la productividad promedio es de 1,1076 MWavg/m³/s, la más alta registrada en este período en la historia de la planta.

Además, en un contexto en el que el mundo está discutiendo cómo promover la transición energética (la sustitución de fuentes de energía contaminantes por limpias), Itaipú contribuye a que tanto Brasil como Paraguay estén entre los países con la matriz eléctrica más sostenible del mundo. . .

En el caso brasileño, la hidroelectricidad es la principal fuente y en 2021 representó el 63% de la generación eléctrica. Y la energía de Itaipú participó con el 13% de la fuente hidroeléctrica del país. De esta forma, la usina brasileño-paraguaya contribuye directamente al Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (Energía asequible y limpia), especialmente al objetivo 7.2, en el que el compromiso de Brasil es mantener una alta participación de energía renovable en la matriz nacional.

Para el director general brasileño de Itaipú, Anatalicio Risden Junior, Itaipú es una referencia desde muchos puntos de vista, pero principalmente porque es un proyecto exitoso de asociación entre dos países, con reflejos positivos para la calidad de vida y la prosperidad de sus poblaciones. “Y para seguir produciendo energía eléctrica en cantidad y calidad para atender las demandas de Brasil y Paraguay, Itaipú acaba de iniciar la actualización tecnológica de la usina”, destacó el director.

Lanzada el 29 de abril, en la Produção da Produção, con la presencia de directores y directoras, la actualización recibirá inversiones de US$ 649 millones en los próximos 14 años. El proyecto, el más complejo y costoso desde que se construyó la central, prevé la sustitución de los sistemas de control y protección de las 20 unidades generadoras, la subestación aislada con gas, los servicios auxiliares de la central, el aliviadero y compuertas de presa, de todas las centrales y cableado de control de estos dispositivos, además del sistema de medición y facturación de la planta. No se reemplazarán equipos electromecánicos como turbinas y generadores, que tienen una mayor vida útil.

Este cuidado con los equipos es otro factor presente desde el inicio de la operación de la planta y que se refleja en la producción de energía de calidad. Para ello, los activos deben tener alta confiabilidad y disponibilidad. La gestión de activos comenzó a principios de la década de 1980, cuando se implementó el Sistema de Operación y Mantenimiento (SOM). Esa plataforma reúne datos, funciones y procesos de operación y mantenimiento que permiten a Itaipú producir con alto desempeño y eficiencia.

Además, el sistema está en constante evolución, fruto de la proactividad de los equipos binacionales y la cultura de mejora continua. Uno de los indicadores de éxito son las tasas de disponibilidad de las unidades generadoras (superiores al 97% en 2021) e indisponibilidades forzadas, es decir, cuando existen paradas no planificadas (inferiores al 0,22% en los últimos 8 años), que demuestran la madurez y solidez de la gestión de operación y mantenimiento de Itaipú.

Seguridad: El cuidado con la planta también se refleja en las acciones de seguridad de la presa. En total, hay más de 3.000 instrumentos de medición y 5.000 drenajes que permiten la verificación inmediata del comportamiento de las estructuras. Este año, los técnicos de la empresa están realizando la Revisión Periódica de Seguridad de Presas, con el objetivo de mantener actualizados los controles internos.

En noviembre se llevará a cabo la 23ª reunión del Consejo Internacional de Consultores Civiles, que se realiza cada cuatro años y tiene como objetivo verificar el desempeño de las estructuras civiles a través de la evaluación que realiza un consejo internacional de consultores con amplia experiencia en diseño, ejecución y monitoreo de presas. Además de la durabilidad de las estructuras y la producción de energía a largo plazo, son acciones que garantizan la seguridad de las comunidades aledañas, especialmente aguas abajo de la barra.

error: Contenido protegido!