Caso Josías: un nuevo testigo compromete a policías obereños

A 20 días de la misteriosa desaparición del adolescente de 15 años. Un vecino aseguró que un día antes de la desaparición dos policías de civil buscaban al chico. La madre amplió la denuncia

“El viernes había un Fiat Uno rojo con dos policías buscándole en el barrio y el sábado desapareció. Todo el mundo les vio con el auto, no se pueden limpiar de nada”.

En estos términos se refirió un vecino de Villa Blanquita respecto a dos supuestos policías de civil que el pasado viernes 29 de abril recorrieron el barrio en busca de Josías Ezequiel Galeano (15), cuyo paradero se desconoce desde hace 20 días.

Mediante mensajes y audios de Whatsapp el testigo se comunicó con Carolina Ramírez, madre de Josías, para contarle lo que observó apenas horas antes de la desaparición del chico, visto por última vez el 30 abril.

Según indicó, los policías se movilizaban en un Fiat Uno rojo que sería propiedad de uno de ellos, un cabo que se desempeña en la Seccional Cuarta de Oberá, la misma dependencia que en varias ocasiones detuvo al menor, tal como manifestó su progenitora desde el inicio de la investigación.

En consecuencia, en la víspera Ramírez acudió a la Fiscalía de Instrucción Dos de Oberá, a cargo de Myriam Silke, para ampliar su denuncia sobre la presunta responsabilidad policial en la desaparición de su hijo y aportar las pruebas del caso.

“Dos policías de civil en un auto particular le estaban buscando a mi hijo un día antes de que desaparezca, así que con esto está más que claro que la Policía tuvo que ver en la desaparición de mi hijo”, opinó Ramírez.

En diálogo con El Territorio, precisó que por lo que pudo averiguar “uno de los policías es rubio, robusto y trabaja en la Cuarta. Ya está radicada la denuncia, con estas nuevas pruebas presentadas, pero no sé qué espera la justicia para tomar medidas con estos policías que podrían tener algo que ver”.

“Le dijimos que no salga”

En su ampliación de denuncia de ayer, Ramírez aportó capturas de pantalla y audios de Whatsapp donde un vecino, identificado como M. C., detalló lo que presuntamente vio el viernes 29 de abril. Además, citó a otros dos jóvenes que habrían observado lo mismo.

Se aguarda que la justicia tomé declaración a estas tres personas para echar luz sobre la desaparición del menor. “Todo el mundo les vio en el barrio buscándole a Chiqui (por Josías) el viernes”, indicó M. C. en diálogo con la madre.

“El gordo ese (por el policía) era el que le estaba buscando en el barrio el viernes, con el Fiat Uno. A Kike (otro joven) le agarraron y se cagó todo porque pensó que le iban a llevar preso porque tenían el chaleco de Policía. Yo ni le pasé cabida, ni un cargo al gordo ese, si encima estaba de civil y me quería venir a apurar así. De ahí ellos se fueron derecho para tu casa, por la cancha”, precisó.

La madre preguntó si el conductor del Fiat Uno es un policía robusto y rubio, a lo que el testigo respondió que “sí, sí”. “Le dijimos a Chiqui que no salga porque la Policía le estaba buscando en el auto particular ese. Y él agarró y zafó para tu casa”, agregó.

Con relación a la fotografía donde se observa al menor frente a un patrullero con las luces encendidas estacionado en Gobernador Barreyro y Ersamie, M. C. comentó que “esa foto del patrullero es después que le pegaron en Villa Stemberg. O sea que la Policía le sacó el sábado a la noche. El viernes había un Fiat Uno rojo con dos policías buscándole en el barrio y el sábado desapareció”.

Incertidumbre y temor

Tal como publicó este matutino, ante las suspicacias que desde un primer momento generó el accionar policial en el caso de Josías Galeano, el último martes la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura (CPPT) recomendó a la fiscal del caso que analice el apartamiento de la Policía de Misiones y que la investigación quede a cargo de alguna fuerza federal, situación que aún no fue resulta.

Desde la CPPT adhirieron a las dudas que genera una fotografía policial difundida por la Unidad Regional II en el marco de la búsqueda, donde se observa al chico parado frente a una patrulla con las luces encendidas. En dicha imagen Josías aparece con un ojo morado y lleva puesta la misma campera roja que tenía al momento de su desaparición, según describió la mamá en la denuncia original.

Sobre las pruebas aportadas en la víspera, las mismas van en sintonía con el aporte de otra persona que comentó que el día de la desaparición vieron lastimado al menor.

 

 

 

Fuente: El Territorio

error: Contenido protegido!