Cómo hizo Rusia para organizar una red secreta de espías a lo largo y ancho de Ucrania

Mucho antes de que se iniciara la operación, el Kremlin estaba construyendo una red de agentes secretos para allanar el camino. Una investigación de Reuters muestra que la infiltración fue mucho más profunda de lo que se ha reconocido

Cuando los primeros vehículos blindados del ejército invasor de Rusia llegaron al corazón de la planta nuclear de Chernobyl en la tarde del 24 de febrero, se encontraron con una unidad ucraniana encargada de defender la notoria instalación.

En menos de dos horas, y sin lucha, los 169 miembros de la Guardia Nacional de Ucrania depusieron las armas. Rusia había tomado Chernobyl, un depósito de toneladas de material nuclear y un punto de partida clave en la aproximación a Kiev.

La caída de Chernobyl, lugar del peor desastre nuclear del mundo, se destaca como una anomalía en la guerra de cinco meses: una exitosa operación blitzkrieg en un conflicto marcado en otros lugares por un avance brutal y vacilante de las tropas rusas y la resistencia de Ucrania.

Ahora, una investigación de la agencia Reuters descubrió que el éxito de Rusia en Chernobyl no fue un accidente, sino parte de una operación del Kremlin de larga data para infiltrar agentes secretos en el estado ucraniano.

Cinco personas con conocimiento de los preparativos del Kremlin dijeron que los planificadores de guerra del presidente Vladimir Putin creían que, con la ayuda de estos agentes, Rusia necesitaría solo una pequeña fuerza militar y unos pocos días para obligar a la administración del presidente ucraniano Volodimir Zelensky a renunciar, huir o capitular.

A través de entrevistas con docenas de funcionarios en Rusia y Ucrania y una revisión de documentos judiciales ucranianos y declaraciones a investigadores, relacionados con una investigación sobre la conducta de las personas que trabajaron en Chernobyl, Reuters ha establecido que esta infiltración llegó mucho más profundo de lo que se ha reconocido públicamente. Los funcionarios entrevistados incluyen personas dentro de Rusia que recibieron información sobre la planificación de la invasión de Moscú e investigadores ucranianos encargados de rastrear espías.

“Además del enemigo externo, lamentablemente tenemos un enemigo interno, y este enemigo no es menos peligroso”, dijo en una entrevista el secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, Oleksiy Danilov.

En el momento de la invasión, dijo Danilov, Rusia tenía agentes en los sectores de defensa, seguridad y aplicación de la ley de Ucrania. Se negó a dar nombres, pero dijo que esos traidores debían ser “neutralizados” a toda costa.

La Oficina Estatal de Investigaciones de Ucrania está investigando si la Guardia Nacional actuó ilegalmente al entregar sus armas a un enemigo, dijo un funcionario local a Reuters. La Oficina Estatal de Investigaciones no hizo comentarios. La Guardia Nacional defendió las acciones de su unidad en la planta, señalando los riesgos de conflicto en un sitio nuclear.

Dentro de una sala de reactores en la planta nuclear de Chernobyl en marzo de 2021 (REUTERS/Gleb Garanich) Dentro de una sala de reactores en la planta nuclear de Chernobyl en marzo de 2021 (REUTERS/Gleb Garanich)
Trincheras excavadas por las fuerzas rusas en un bosque irradiado cerca de la planta nuclear de Chernobyl (REUTERS/Gleb Garanich)Trincheras excavadas por las fuerzas rusas en un bosque irradiado cerca de la planta nuclear de Chernobyl (REUTERS/Gleb Garanich)
Los sacos de arena sirven como barricada cerca del cuarto reactor de Chernobyl, escenario del peor desastre nuclear del mundo en 1986 (REUTERS/Gleb Garanich)Los sacos de arena sirven como barricada cerca del cuarto reactor de Chernobyl, escenario del peor desastre nuclear del mundo en 1986 (REUTERS/Gleb Garanich)

Documentos judiciales y testimonios, presentados aquí por primera vez, revelan el papel desempeñado por el jefe de seguridad de Chernobyl, Valentin Viter, quien está detenido y está siendo investigado por ausentarse de su cargo. Un extracto del registro estatal de investigaciones previas al juicio, visto por Reuters, muestra que Viter también es sospechoso de traición, una acusación que su abogado dice que es infundada. En declaraciones a los investigadores, Viter dijo que el día de la invasión habló por teléfono con el comandante de la unidad de la Guardia Nacional. Viter aconsejó al comandante que no pusiera en peligro a su unidad, diciéndole: “Perdone a su gente”.

Una fuente con conocimiento directo de los planes de invasión del Kremlin dijo a Reuters que el año pasado se desplegaron agentes rusos en Chernobyl para sobornar a los funcionarios y preparar el terreno para una toma de poder sin derramamiento de sangre. Reuters no pudo verificar de forma independiente los detalles de esta afirmación. Sin embargo, la Oficina Estatal de Investigación de Ucrania ha dicho que está investigando a un ex alto funcionario de inteligencia, Andriy Naumov, bajo sospecha de traición por pasar secretos de seguridad de Chernobyl a un estado extranjero. Un abogado de Naumov se negó a comentar.

A nivel nacional, fuentes con conocimiento de los planes del Kremlin dijeron que Moscú contaba con activar agentes durmientes dentro del aparato de seguridad ucraniano. Las fuentes confirmaron los informes de inteligencia occidentales de que el Kremlin estaba alineando a Oleg Tsaryov, un hotelero, para liderar un gobierno títere en Kiev. Y un ex fiscal general ucraniano reveló a Reuters en junio que el político ucraniano Viktor Medvedchuk, amigo de Putin, tenía un teléfono encriptado proporcionado por Rusia para poder comunicarse con el Kremlin.

Tsaryov dijo que el relato de Reuters sobre cómo se desarrolló la operación de Moscú en general “tiene muy poco que ver con la realidad”. No abordó su relación con el Kremlin. Un abogado de Medvedchuk se negó a comentar. Medvedchuk está en una cárcel ucraniana en espera de juicio por cargos de traición anteriores a la invasión rusa.

Viktor Medvedchuk fotografiado con el presidente ruso Vladimir Putin en San Petersburgo, Rusia, en julio de 2019 (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin vía REUTERS)Viktor Medvedchuk fotografiado con el presidente ruso Vladimir Putin en San Petersburgo, Rusia, en julio de 2019 (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin vía REUTERS)

Aunque Rusia capturó Chernobyl, su plan para tomar el poder en Kiev fracasó. En muchos casos, los agentes durmientes que Moscú había instalado no hicieron su trabajo, según múltiples fuentes en Rusia y Ucrania. El secretario del Consejo de Seguridad de Ucrania, Danilov, dijo que los agentes y sus supervisores creían que Ucrania era débil, lo cual era “una idea totalmente errónea”.

Las personas con las que contaba el Kremlin como sus representantes en Ucrania exageraron su influencia en los años previos a la invasión, dijeron cuatro de las fuentes con conocimiento de los preparativos del Kremlin. El Kremlin se basó en su planificación en “payasos: saben un poco, pero siempre dicen lo que los líderes quieren escuchar porque de lo contrario no les pagarán”, dijo uno de los cuatro, una persona cercana al liderazgo separatista respaldado por Moscú en el este de Ucrania.

Putin ahora se encuentra en una guerra prolongada y a gran escala, luchando por cada centímetro de territorio a un costo enorme.

Pero la infiltración de la inteligencia rusa tuvo éxito de una manera: ha sembrado la desconfianza dentro de Ucrania y ha puesto al descubierto las deficiencias del Servicio de Seguridad de Ucrania, o SBU, de casi 30.000 miembros, que comparte una historia complicada con Rusia, y ahora tiene la tarea de cazar traidores y colaboradores.

Un hombre sospechoso de ser un colaborador ruso es detenido por el servicio de seguridad de Ucrania, el SBU, durante una serie de redadas en la ciudad oriental de Kharkiv el 12 de mayo (REUTERS/Ricardo Moraes)Un hombre sospechoso de ser un colaborador ruso es detenido por el servicio de seguridad de Ucrania, el SBU, durante una serie de redadas en la ciudad oriental de Kharkiv el 12 de mayo (REUTERS/Ricardo Moraes)
El servicio de seguridad de Ucrania, el SBU, allana la casa de un presunto colaborador ruso (REUTERS/Ricardo Moraes)El servicio de seguridad de Ucrania, el SBU, allana la casa de un presunto colaborador ruso (REUTERS/Ricardo Moraes)
Un miembro de la SBU examina la actividad en las redes sociales de un presunto colaborador (REUTERS/Ricardo Moraes)Un miembro de la SBU examina la actividad en las redes sociales de un presunto colaborador (REUTERS/Ricardo Moraes)

Esta agitación interna ucraniana estalló a la vista parcialmente el 17 de julio. En un video dirigido a la nación, el presidente Zelensky suspendió al jefe de la SBU, Ivan Bakanov, a quien conoce desde hace años, citando la gran cantidad de personal de la SBU sospechoso de traición. Fuentes policiales ucranianas dijeron a Reuters que algunos miembros del personal de SBU contaron en una conversación con ellos que no pudieron comunicarse con Bakanov durante varios días después de la invasión de Rusia, lo que aumentó la sensación de caos en Kiev. Bakanov no respondió a las solicitudes de comentarios de Reuters.

Zelensky también dijo que se han abierto 651 casos de presunta traición y colaboración contra personas involucradas en la aplicación de la ley y en la oficina del fiscal. Más de 60 funcionarios de la SBU y de la oficina del fiscal general están trabajando contra Ucrania en las zonas ocupadas por Rusia, agregó Zelensky.

Cuando se les pidió que comentaran sobre los hallazgos de Reuters, la administración presidencial ucraniana, la SBU y la oficina del fiscal general no respondieron. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo: “Todas estas preguntas no tienen ninguna relación con nosotros, por lo tanto, no hay nada que comentar aquí”. La agencia de inteligencia rusa, el FSB y el Ministerio de Defensa no respondieron a las preguntas de Reuters.

Lazos con la KGB

El aparato de espionaje de Moscú se ha entrelazado con Chernobyl durante décadas. Después del desastre de 1986, cuando un reactor explotó y esparció nubes radiactivas por toda Europa, la KGB soviética intervino. Más de 1000 miembros de la KGB participaron en la limpieza, según un memorando interno desclasificado a un ministro del gobierno ucraniano, fechado en 1991. El entonces jefe de la KGB, Viktor Chebrikov, ordenó a sus oficiales que reclutaran agentes entre el personal de la planta e instruyó que un oficial de la KGB debería ocupar el puesto de subjefe de la planta a cargo de la seguridad, según otro memorando, una comunicación interna de la KGB de 1986.

Incluso después de que Ucrania se independizó en 1991, los jefes de espionaje de Moscú siguieron siendo poderosos allí. El primer jefe del servicio de inteligencia nacional de Ucrania fue Nikolai Golushko, quien comenzó su carrera en la Rusia soviética. Antes de su nombramiento, dirigió el brazo ucraniano de la KGB soviética. Golushko mantuvo a la mayoría de los oficiales de la era soviética en sus trabajos, escribió en una memoria de 2012.

Después de cuatro meses como jefe de espionaje de Ucrania, Golushko regresó a Moscú para reincorporarse a la sede de la KGB, y en 1993 se convirtió en jefe del recién creado Servicio Federal de Contrainteligencia de Rusia, precursor del actual FSB.

En Moscú, Golushko recibió una visita del subjefe del Servicio de Seguridad del Estado de Ucrania, escribió Golushko en las memorias. Recordó cómo Oleg Pugach, el funcionario ucraniano, pidió la ayuda de Golushko para encontrar tela para hacer los uniformes de los oficiales de inteligencia de Ucrania. Golushko también escribió que Kiev, a falta de sus propios recursos y experiencia, firmó acuerdos en virtud de los cuales la SBU acordó compartir información de inteligencia con Moscú. A cambio, Moscú proporcionó suministros, tecnología y ayuda experta en las investigaciones. Reuters se acercó a Golushko para hacer comentarios. Un colega de un grupo de veteranos de inteligencia dijo a Reuters que Golushko, ahora de 85 años, estaba enfermo y no podía responder preguntas. Reuters no pudo comunicarse con Pugach y no pudo confirmar de forma independiente la versión de Golushko.

Oleksiy Danilov, secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, en la foto a principios de este mes (REUTERS/Valentyn Ogirenko)Oleksiy Danilov, secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, en la foto a principios de este mes (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

Los oficiales de inteligencia que trabajaban en Chernobyl se convirtieron oficialmente en parte del aparato de seguridad de Ucrania en 1991, pero continuaron recibiendo órdenes de Moscú, dijo la persona con conocimiento directo del plan de invasión. “En efecto, estos eran empleados del FSB”, dijo la persona. La SBU no respondió a las preguntas sobre Chernobyl o los vínculos históricos con la inteligencia rusa.

La planta nuclear de Chernobyl es una gran instalación. Una estructura de acero gigante encierra el Reactor No. 4, la zona cero del desastre de 1986. La planta se encuentra a solo 10 kilómetros en el punto más cercano a la frontera con Bielorrusia, en un bosque denso y altamente irradiado. Los planificadores de guerra de Rusia consideraron que el control de Chernobyl era estratégicamente importante porque se encontraba en la ruta más corta para su avance sobre Kiev, según analistas militares occidentales.

La fuente con conocimiento directo del plan de invasión dijo que en noviembre de 2021 Rusia comenzó a enviar agentes de inteligencia encubiertos a Ucrania, encargados de establecer contactos con los funcionarios responsables de asegurar la planta de energía de Chernobyl. El objetivo de los agentes era asegurarse de que no hubiera resistencia armada una vez que llegaran las tropas rusas. La fuente dijo que Chernobyl también servía como punto de entrega de documentos desde la sede de la SBU. A cambio del pago, los funcionarios ucranianos entregaron a los espías rusos información sobre la preparación militar de Ucrania.

Reuters no pudo verificar de forma independiente los detalles del relato de la fuente, y ni la Oficina Estatal de Investigación de Ucrania ni la SBU respondieron a las preguntas de la agencia de noticias. Pero una revisión del testimonio ucraniano y los documentos judiciales y una entrevista con un funcionario local muestran que Kiev está realizando al menos tres investigaciones sobre la conducta de las personas que trabajaron en Chernobyl. Las investigaciones identificaron al menos a dos personas sospechosas de proporcionar información a los agentes rusos o de ayudarlos a apoderarse de la planta, según estos documentos.

VALENTIN VÍTER – JEFE DE SEGURIDAD DE CHERNOBYL

Valentin VíterValentin Víter

Viter está detenido en Ucrania bajo sospecha de ausentarse de su puesto. Un extracto del registro de la corte, visto por Reuters, muestra que los agentes de la ley han comenzado una segunda investigación sobre Viter, por sospecha de traición. Su abogado rechaza las acusaciones.

Uno de los hombres sospechosos por los fiscales e investigadores ucranianos de ayudar a las fuerzas rusas es Valentin Viter, un coronel de 47 años de la SBU. En el momento de la invasión rusa, Viter era el subdirector general de la planta responsable de su protección física.

En mayo del año pasado, Viter supervisó un ejercicio de entrenamiento de rutina que pretendía simular un ataque de saboteadores armados. Participaron miembros armados de la unidad de la Guardia Nacional que protege Chernobyl y ensayaron repeler a los atacantes por la fuerza. Viter dijo que el ejercicio fue un éxito, según una entrevista en video publicada poco después en el sitio web de la planta. También dijo que esperaba que el equipo de seguridad de Chernobyl “no necesitara aplicar el conocimiento y las habilidades que adquirimos en una situación de la vida real”.

Viter fue adscrito de la SBU para trabajar en Chernobyl como jefe de seguridad a mediados de 2019, según una declaración que dio a los investigadores. En una declaración adicional, dijo que el 18 de febrero de este año, seis días antes de la invasión rusa, se fue de baja por un problema respiratorio.

Para entonces, Rusia estaba reforzando sus tropas en Bielorrusia en preparación para una invasión, dijeron funcionarios estadounidenses en ese momento. Las imágenes satelitales tomadas por la empresa estadounidense de imágenes satelitales Maxar el 15 de febrero mostraron un puente de pontones militar en construcción sobre el río Pripyat en Bielorrusia, al norte de la planta de energía. La policía de Ucrania y la SBU estaban en alerta máxima en respuesta a la amenaza rusa, y el jefe de la policía nacional dijo en un comunicado en ese momento que se reforzó la seguridad en la planta de Chernobyl.

En la mañana de la invasión rusa, el 24 de febrero, Viter dijo, en un comunicado a los investigadores, que estaba en su casa en Kiev. Telefoneó al jefe de la unidad de la Guardia Nacional de Chernobyl, que se encontraba en su puesto. Para entonces, la gente de la planta sabía que una columna de vehículos blindados rusos se dirigía hacia ellos.

Viter, según su testimonio a los investigadores ucranianos, le dijo al comandante, en ruso: “Perdone a su gente”. Viter no tenía autoridad oficial sobre la Guardia Nacional y Reuters no pudo determinar si el comandante estaba prestando atención a las palabras de Viter cuando la unidad se rindió después de las discusiones con los invasores rusos. Un comunicado de la Guardia Nacional identificó al comandante de la unidad como Yuriy Pindak.

Cuando los soldados rusos finalmente se retiraron de Chernobyl después de una ocupación de 36 días, se llevaron a Pindak y a la mayor parte de su unidad como cautivos. Ucrania dice que los guardias están detenidos en Rusia o Bielorrusia. Los funcionarios rusos no comentaron sobre el paradero de la unidad.

La Oficina Estatal de Investigación de Ucrania está investigando si la Guardia Nacional violó la ley al deponer las armas, dijo Yuriy Fomichev, alcalde de la ciudad de Slavutych, donde vive la mayoría de los trabajadores de Chernobyl. Fomichev dijo que no sabía que alguien hubiera sido acusado. La Oficina Estatal de Investigaciones no respondió a las preguntas de Reuters sobre el asunto.

La Guardia Nacional se negó a comentar sobre las acciones de los comandantes individuales y los miembros de la unidad encargada de proteger Chernobyl. “Combatir en el territorio de las instalaciones nucleares está prohibido por la Convención de Ginebra”, dijo, y agregó que esta fue “una de las razones” por las que no hubo intensos combates en el sitio. Remitió las preguntas sobre cualquier investigación a la Oficina.

El artículo 56 de un protocolo adicional a los Convenios de Ginebra establece que las centrales nucleares y otras instalaciones peligrosas no deben ser atacadas.

Viter fue arrestado en el oeste de Ucrania y ahora se encuentra en prisión preventiva allí bajo sospecha de ausentarse de su puesto. Un extracto del registro del tribunal, al que tuvo acceso Reuters, muestra que los agentes encargados de hacer cumplir la ley iniciaron una segunda investigación sobre Viter por sospecha de traición al “ayudar deliberadamente a las unidades militares del país agresor, la Federación Rusa, a llevar a cabo actividades subversivas contra Ucrania”. Todavía tienen que descubrir evidencia que lo vincule a los servicios especiales rusos.

Viter dijo en declaraciones judiciales que huyó de Kiev por la seguridad de su familia dos días después de que se incautó Chernobyl, pero trató de mantenerse en contacto con sus colegas en la planta.

Su abogado, Oleksandr Kovalenko, dijo que Viter tenía una razón legítima para estar fuera del trabajo y no sabía que debía quedarse en Chernobyl. El abogado dijo que cualquier acusación de traición era infundada y que Viter no había recibido una carta de sospecha, un paso que generalmente precede a los cargos. Según el abogado, Viter dijo “Perdone a su gente” para recordarle al comandante de la Guardia Nacional que mucha gente dependía de él. Viter no discutió la rendición, dijo Kovalenko. Agregó que los investigadores no le habían preguntado a Viter sobre ningún intercambio de documentos en Chernobyl.

Efectivo y esmeraldas

La medida en que Rusia se infiltró en Chernobyl ha centrado la atención de las autoridades ucranianas en la SBU, la agencia para la que trabajaba Viter, dijeron las fuentes. En particular, los fiscales militares del caso de Viter están interesados en su conexión con un ex funcionario ucraniano llamado Andriy Naumov, según fuentes con conocimiento de la investigación y una transcripción del interrogatorio de Viter vista por Reuters.

ANDRIY NAÚMOV – EX ALTO FUNCIONARIO DE INTELIGENCIA

Adriy NaumovAdriy Naumov

Naumov desapareció antes de la invasión rusa. Apareció en Serbia en junio en un automóvil repleto de dinero en efectivo y esmeraldas, según un comunicado de la policía. La Oficina Estatal de Investigaciones de Ucrania dijo que está realizando una investigación previa al juicio sobre Naumov por traición al estado. El abogado de Naumov se negó a comentar.

Anteriormente, un funcionario de la oficina del fiscal de Ucrania, en 2018, Naumov había sido nombrado director de COTIZ, una empresa estatal responsable de la gestión de la zona de exclusión radiactiva alrededor de Chernobyl. Una parte importante del papel de COTIZ era promover el “turismo extremo” en la zona de exclusión, pero la empresa también tenía un papel en mantener el sitio seguro, según su sitio web.

Después de su paso por Chernobyl, Naumov fue nombrado jefe del departamento de seguridad interna de la SBU, una división que investiga a otros oficiales sospechosos de actividad delictiva. El año pasado, la agencia dijo que frustró un intento de asesinato de Naumov por parte de otros oficiales de la SBU. Más tarde, Naumov fue despedido como jefe de departamento, según el medio de comunicación ucraniano Ukrainska Pravda y una fuente policial.

Naumov desapareció poco antes de la invasión, dijo una persona de las fuerzas del orden. Finalmente apareció en Serbia en junio. Un comunicado de la policía serbia emitido el 8 de junio dijo que la policía y los agentes anticorrupción habían arrestado a un ciudadano ucraniano identificado con las iniciales “AN” en la frontera con Macedonia del Norte. Había estado tratando de cruzar a Macedonia del Norte desde Serbia. Una búsqueda del BMW en el que era pasajero descubrió USD 124.924 y 607.990 euros en efectivo, más dos esmeraldas, según el comunicado. Dijo que el individuo y el conductor anónimo del BMW, que también fue detenido, eran sospechosos de intentar lavar el dinero en efectivo y las esmeraldas, que la policía cree que se originaron en actividades delictivas. Volodimir Tolkach, embajador de Ucrania en Serbia, confirmó públicamente que el hombre arrestado era Naumov.

La Oficina Estatal de Investigaciones confirmó un informe de los medios locales de que está realizando una investigación previa al juicio sobre Naumov por traición al estado. Dijo que estaba investigando si Naumov recopiló información sobre la configuración de seguridad en Chernobyl mientras trabajaba en la planta y luego en la SBU y la pasó a un estado extranjero. La declaración no dijo qué motivos tenía para sospechar que transmitió secretos o si tenía evidencia específica que lo vinculara con Rusia.

El 31 de marzo, el presidente Zelensky emitió un decreto que despojaba a Naumov de su rango de general de brigada. El mismo día, el presidente ucraniano anunció en un emotivo discurso que Naumov y otro general de la SBU eran “traidores” que violaron su juramento de lealtad a Ucrania. Zelensky no hizo referencia a Chernobyl.

Naumov permanece detenido en Serbia y no pudo ser contactado para hacer comentarios. Su abogado en Serbia, Viktor Gostiljac, se negó a comentar. La SBU no respondió a las preguntas sobre Naumov.

Decapitación

Para los planificadores de guerra de Rusia, apoderarse de Chernobyl fue solo un trampolín hacia el objetivo principal: tomar el control del gobierno nacional ucraniano en Kiev. Allí, también, el Kremlin esperaba que los agentes encubiertos en posiciones de poder desempeñaran un papel crucial, según cuatro fuentes con conocimiento del plan.

Yuriy Lutsenko, quien se desempeñó como fiscal general de Ucrania desde 2016 hasta 2019, reveló a Reuters que en el momento en que dejó el cargo, “cientos” de empleados del Ministerio de Defensa estaban bajo vigilancia, aprobados por su oficina, porque eran sospechosos de tener vínculos con Rusia. Lutsenko dijo que creía que había un número similar de presuntos espías en otros ministerios.

Los planificadores de guerra de Rusia también contaban con otros aliados para ayudar en la toma del poder, dijeron cinco fuentes.

VIKTOR MEDVEDCHUK – LÍDER DE LA PLATAFORMA DE OPOSICIÓN DE UCRANIA – PARTIDO POR LA VIDA

Viktor MedvedchukViktor Medvedchuk

Medvedchuk fue acusado de traición al estado el 11 de mayo de 2021. Los investigadores de la SBU alegaron en ese momento que pasó detalles secretos sobre las unidades militares ucranianas a los funcionarios rusos. Medvedchuk niega los cargos.

Uno de los leales más visibles fue Viktor Medvedchuk, líder del partido Plataforma de Oposición – Por la Vida de Ucrania. Putin es padrino de uno de los hijos de Medvedchuk. Desde 2014, Medvedchuk se ha opuesto abiertamente a las protestas populares que pedían vínculos más estrechos con la Unión Europea.

El político ucraniano prorruso Viktor Medvedchuk es retratado después de su detención por las fuerzas de seguridad (Servicio de prensa del Servicio de Seguridad del Estado de Ucrania/Folleto vía REUTERS)El político ucraniano prorruso Viktor Medvedchuk es retratado después de su detención por las fuerzas de seguridad (Servicio de prensa del Servicio de Seguridad del Estado de Ucrania/Folleto vía REUTERS)

Medvedchuk fue acusado de traición al estado el 11 de mayo de 2021. Los investigadores de la SBU alegaron en ese momento que Medvedchuk pasó detalles secretos sobre las unidades militares ucranianas a los funcionarios rusos y tenía la intención de reclutar agentes ucranianos e influir de forma encubierta en la política ucraniana. El día antes de la invasión, salió de su casa en Kiev y planeaba abandonar el país, en violación de los términos de su fianza, según la SBU.

Medvedchuk fue detenido el 12 de abril, anunció Zelensky ese día. Zelensky inmediatamente publicó fotos de él esposado, con uniforme militar ucraniano y luciendo desaliñado. Medvedchuk ha estado detenido desde entonces.

Medvedchuk ha negado los cargos de traición, diciendo que fueron falsificados y parte de un complot político en su contra. El portavoz del Kremlin, Peskov, dijo a los periodistas el 13 de abril que Medvedchuk no tenía comunicación de canal secundario con los líderes rusos.

Lutsenko, el ex fiscal general de Ucrania, dijo a Reuters que antes de la invasión rusa, Medvedchuk usó un teléfono encriptado que le entregó el Kremlin, un equipo reservado solo para los funcionarios rusos más importantes y los líderes separatistas prorrusos. Lutsenko dijo que los investigadores ucranianos lograron piratear el sistema telefónico encriptado, sin revelar lo que encontraron.

La abogada de Medvedchuk, Tetyana Zhukovska, se negó a comentar hasta que un tribunal dicte una decisión en el caso. La oficina del fiscal ucraniano no hizo comentarios.

OLEG ZAREV – HOTELERO

Oleg ZarevOleg Zarev

Temprano el 24 de febrero, Tsaryov anunció en las redes sociales que había cruzado al territorio controlado por Kiev. “Kiev estará libre de fascistas”. Tres fuentes familiarizadas con los planes de Rusia dijeron que los planificadores del Kremlin eligieron a Tsaryov para encabezar un gobierno títere interino. Tsaryov dice que el relato de Reuters sobre la operación en general “tiene muy poco que ver con la realidad”.

Otra figura clave, según tres fuentes familiarizadas con los planes rusos, fue Oleg Tsaryov, un ex miembro del parlamento de Ucrania de 52 años y mandíbula cuadrada. Fue elegido por los planificadores de la invasión del Kremlin para liderar el nuevo gobierno interino que planeaban instalar, dijeron estas fuentes. Sus comentarios son la primera confirmación dentro de Rusia de las evaluaciones de inteligencia de EEUU, informadas por el Financial Times a principios de este año, de que Moscú estaba considerando poner a Tsaryov en un papel de liderazgo en un gobierno títere en Kiev.

Tsaryov ha estado bajo sanciones de Ucrania y Estados Unidos desde 2014, cuando, después de que colapsara un intento de ganar las elecciones como presidente de Ucrania, encabezó un organismo llamado “Novorossiya”, o Nueva Rusia. El grupo impulsó la idea de convertir el sureste de Ucrania en un estado prorruso separado. A principios de este año, estaba en Crimea, anexionada por Rusia, donde posee dos hoteles.

En la madrugada del 24 de febrero, al comienzo de la invasión, Tsaryov dijo a sus más de 200.000 seguidores de Telegram que había cruzado al territorio controlado por Kiev. “Estoy en Ucrania. Kiev estará libre de fascistas”.

Pero Zelensky no capituló. Cualquier expectativa en Moscú de que huiría de Kiev o negociaría un acuerdo que cedería a las demandas de Rusia pronto se evaporó. En las semanas siguientes, las fuerzas ucranianas detuvieron el avance de las tropas rusas sobre Kiev.

Tsaryov nunca llegó a la capital. El 10 de junio, publicó un anuncio para sus seguidores de Telegram sobre su hotel junto al mar en Crimea, donde una estadía de una noche cuesta 1.500 rublos (28 dólares) por persona por noche. Tsaryov ahora pasa su tiempo en Crimea con visitas a Moscú, según sus publicaciones en las redes sociales.

Paranoia y desconfianza

Sin embargo, la campaña de infiltración de Rusia despertó sospechas y desconfianza en algunos niveles del estado ucraniano, lo que obstaculizó su capacidad de gobernar, especialmente en los primeros días posteriores a la invasión.

Un grave incidente que alimentó las tensiones en los corredores de poder de Kiev estuvo relacionado con la muerte a principios de marzo de Denys Kirieiev, un ex ejecutivo bancario, dijeron varias fuentes. Fue miembro de la delegación ucraniana que participó en conversaciones de corta duración con negociadores rusos en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, a partir del 28 de febrero. Una fotografía mostraba a Kirieiev sentado junto a funcionarios ucranianos en la mesa de negociaciones.

Un asesor de la administración de Zelensky dijo, en una entrevista en línea, que los oficiales de la SBU le dispararon a Kirieiev mientras intentaban arrestarlo como espía ruso.

Pero la Agencia de Inteligencia Militar de Ucrania dijo que Kirieiev era su empleado y oficial de inteligencia, y que murió como un héroe mientras realizaba una misión especial no especificada para defender a Ucrania. Una fuente cercana al ejército ucraniano dijo a Reuters que Kirieiev era de hecho un espía que trabajaba para Ucrania. Tenía acceso a los niveles más altos del liderazgo ruso, dijo esta fuente, y estaba brindando información valiosa sobre los planes de invasión y otros asuntos a sus encargados en Kiev.

IVAN BAKANOV – EX JEFE DEL SERVICIO DE SEGURIDAD DE UCRANIA

Ivan BakanovIvan Bakanov

El 17 de julio, en un video dirigido a la nación, el presidente Zelensky suspendió a Bakanov, a quien conoce desde hace años, citando la gran cantidad de personal de SBU sospechoso de traición. Bakanov no respondió a las preguntas de Reuters.

En medio del caos a principios de la guerra, Bakanov, entonces jefe de la SBU, abandonó Kiev durante al menos tres días después de la invasión rusa, según tres personas de la policía ucraniana. Dos de estas personas dijeron que algunos miembros del personal de SBU contaron que no pudieron comunicarse con Bakanov durante varios días después de la invasión de Rusia. Al suspender a Bakanov el 17 de julio, Zelensky citó un artículo en el estatuto de las Fuerzas Armadas de Ucrania, según el cual los militares pueden ser relevados de sus funciones por conducta impropia que provoque bajas o una amenaza de bajas.

Bakanov y la SBU no respondieron a las preguntas de Reuters.

Zelensky, en su discurso, enfatizó el costo de la infiltración rusa en su asediado país al hablar de los numerosos funcionarios que han sido acusados de traicionar a Ucrania.

“Tal conjunto de crímenes contra los cimientos de la seguridad nacional del estado… plantea preguntas muy serias a los líderes relevantes”, dijo Zelensky.

“Cada una de estas preguntas recibirá una respuesta adecuada”.

Fuente Infobae

error: Contenido protegido!