Posadas: intentaron raptar a un bebé del cochecito de su madre

La víctima describió a la FM 89.3 que dos hombres, aparentemente de etnia gitana, se desplazaban en una camioneta azul -similar a los que compran chatarras- y una Eco Sport negra. Sucedió el viernes pasado en Villa Cabello.

El pasado viernes por la mañana, dos sujetos que se movilizaban en distintos vehículos intentaron robar un bebé de nueve meses del cochecito en el que lo llevaba su madre. Los individuos, aparentemente de etnia gitana, incluso le pusieron precio a la criatura, un varón de tez rubia.

Este miércoles, la mujer víctima del episodio, de la cual se brinda el nombre ficticio de María para proteger su verdadera identidad y la de su hijo), contó en detalle lo sucedido la semana pasada sobre dos transitadas avenidas de Villa Cabello.

“El viernes 19 de agosto a las 11 de la mañana, sobre la intersección de las avenidas Eva Perón y Bla Parera, iba caminando rumbo a mi trabajo con mi bebé, un varón de nueve meses, al cual lo llevaba en su cochecito”, así comenzó María su relato del escalofriante momento vivido.

“Iba caminando cuando de repente un camión-camioneta azul, de esos que compran chatarras, baterías, etcétera, para y detrás también una Eco-Sport negra toda polarizada, sin patente. Se baja un gitano y me dice: ‘¿Cuánto, cuánto: 50 mil, cuánto?’. No está a la venta, le dije, creyendo que quería comprarme el cochecito de mi hijo”, reseñó.

Pero de repente María se vio sorprendida cuando escuchó que el gitano volvía a preguntarle: “¿Cuánto querés? ¿Cuánto por tu ‘polaco’? (en alusión a su hijo), 50 mil, sin papeles”, y se prendió del brazo de su bebé, según contó.

Ya en un estado de desesperación y asombro, “atino a salir con el cochecito rumbo a Eva Perón, ya que no había nadie en ese momento en la calle donde estaba circulando con el changuito y mi hijo”.

“Me tomó por sorpresa, me quedé helada. No reaccioné. Lo único que mi hijo tenía bien puesto el cinturón de seguridad y al tomarlo por el brazo con la intención de sacarlo del coche, el cinturón hizo que no lo pueda mover del asiento”, destacó con alivio.

Por otra parte, relató que este martes vio en las noticias que habían apresado a unos gitanos por el caso de la nena de tres años y remarcó que también habrían sido personas de esta comunidad quienes la habrían abordado, pero los del caso mencionado no era ninguno de los que se quiso llevar a su bebé.

Éstos eran “dos gitanos de tez blanca, muy parecido ambos”, describió.

Al ser consultada qué hizo después de que los gitanos desistieron de llevar a su bebé, respondió: “Salí prácticamente corriendo rumbo a Eva Perón, no miré para atrás, ni vi para donde se fueron ni nada”.   

A continuación llamó al 911 y luego se dirigió a la Comisaría Seccional Séptima a realizar la denuncia correspondiente. “Me fui a hacer la denuncia a la Séptima ese mismo viernes. Me tomaron la denuncia, pero al pedir la copia, me dijeron que pase el lunes. Fui el martes y no tenían ni la copia firmada por el Comisario de la Seccional, tengo la copia, pero sin la firma”, protestó María, quien se mostró “muy indignada con la Comisaría Séptima, porque en ese momento que estaba con todo el susto no se movieron y anoche, recién cinco días después de lo sucedido, me llamaron y se pusieron a disposición”.

“Tengan cuidado, porque no es nada lindo lo que me pasó y cuesta salir de ese susto. No sabía qué hacer, no podía hablar, me puse a llorar. Fue un susto serio, feo”, aconsejó María a los oyentes y en especial a las madres.

error: Contenido protegido!