Ataque a Cristina Kirchner: las dudas sobre el celular reseteado del detenido y el intento para recuperar la información

La Justicia indaga sobre dónde estuvo el teléfono de Fernando André Sabag Montiel después de su detención y sobre el extraño alerta de reseteado de fábrica. Los investigadores confían en recuperar el material

La investigación por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner tomó un repentino giro este fin de semana, cuando parte de las claves del avance de la causa radicaba en descubrir qué había en el teléfono celular de Fernando André Sabag Montiel, el acusado del intento de homicidio, y se encontraron con que el aparato había sido “reseteado” de fábrica, después de varios intentos frustrados de desbloquearlo. Si eso fue consecuencia de un sistema remoto que se accionó en el teléfono o fruto de una torpeza de alguien que lo manipuló es lo que estaban tratando de explicar este domingo los peritos que fueron convocados de urgencia a tribunales.

Para intentar reconstruir lo que pasó, hay que retrotraerse al jueves a la noche, cuando una persona -que resultó ser Sabag Montiel- le apuntó con una vieja Bersa calibre 32 en la cara a la Vicepresidenta. El disparo no salió porque no había una bala en la recámara. Los militantes lo corrieron cuando quiso escapar y lo pusieron a disposición de la Policía Federal. En ese momento se le secuestró el celular Samsung Galaxy A50, que usaba y llevaba en la campera. Según se pudo reconstruir, el teléfono se habría quedado sin batería. No está claro a qué hora llegó al juzgado en sobre cerrado.

Durante la madrugada del viernes, la jueza María Eugenia Capuchetti fue recibiendo las primeras actuaciones. Con el aval del fiscal Eduardo Taiano -que por esas horas estaba suplantando a Carlos Rívolo, quien estaba en viaje desde Ushuaia en ese momento-, los expertos de la Policía Federal llegaron al tercer piso de Comodoro Py 2002 para abrir el teléfono. Fue una decisión del juzgado hacerlo con esa fuerza. También que se hiciera en Tribunales y no en las dependencias de la Policía Federal. Buscaban darle celeridad.

El acusado de intentar matar a la vicepresidenta momentos después de ser arrestado (IP noticias)El acusado de intentar matar a la vicepresidenta momentos después de ser arrestado (IP noticias)

De acuerdo a las fuentes consultadas, del teléfono se extrajeron la tarjeta SIM y la memoria externa. Y se encendió el aparato para poder acceder al contenido. Una versión señala que se puso en modo avión. Hubo idas y vueltas porque no había un equipo de Tribunales que sirviera. Tuvieron que ir a buscar otra computadora.

En ese momento, hubo varios intentos fallidos cuando se intentó usar el sistema del software de origen israelí denominado UFED, siempre en presencia de personal judicial. No se pudo acceder. Con la medida con resultado negativo, el teléfono se procedió a guardar en el mismo sobre del que había salido. Y quedó en la caja fuerte del juzgado.

De ahí, a las 7.30 del viernes, la jueza se fue con Taiano y con Rívolo -que recién aterrizaba- hasta la casa de Cristina Kirchner para ver las cámaras de seguridad que había en la zona. Volvieron a Comodoro Py. Siguieron ordenando diligencias. Al rato Capuchetti y Rívolo volvieron a la casa de Cristina Kirchner a tomarle declaración como testigo. Regresaron a Py. A las 18.30 salieron hacia la sede de Policía Federal en la calle Cavia para cumplir con la indagatoria del detenido, que se negó a declarar frente al defensor oficial, Juan Martín Hermida. Allí también rechazó dar la clave del teléfono. Volvieron entonces a tribunales.

 

 

 

Fuente: Infobae

Array

SEGUINOS

Iguazu-Jungle-
error: Contenido protegido!