San Vicente: Acribillaron la casa de la Jefa de la Comisaría y lo vinculan con el contrabando de soja: “Nada nos va a intimidar”, expresó la mujer

Durante la madrugada de este martes, balearon la vivienda de la Jefa de la Comisaría Segunda de San Vicente que comparte con su esposo y su hijo de 4 años e incendiaron su automóvil. Se cree que el ataque habría sido efectuado por contrabandistas de soja.

Una lluvia de balas recayó sobre la vivienda de la oficial María Eugenia Miranda, Jefa de la Comisaría Segunda de San Vicente, quien es reconocida por su constante lucha contra el contrabando de granos de maíz y soja.

Según datos oficiales, en menos de un mes, la Comisaría a cargo de la mujer secuestró un total de 312 toneladas de soja. En cambio, la dependencia policial en San José, considerada una “zona caliente”, entre el 31 de marzo y el 2 de junio, solamente secuestró 171 toneladas.

La Comisaría de Colonia Aurora, el 9 de junio incautó 30 toneladas y la de Aristóbulo del Valle, el 1 de septiembre secuestró 60 toneladas.

Es decir, que de un total de 573 toneladas de granos de soja incautados por la Policía de Misiones, distribuidas en las distintas jurisdicciones mencionadas, 312 pertenecen solo a la Comisaría Segunda de San Vicente a cargo de Miranda.

La víctima relató que el ataque a tiros se dio alrededor de las 2:00 horas de este martes, momentos en los cuales se encontraba descansando con su esposo, quien también es uniformado, y su hijo de 4 años.

Justamente ayer lunes, su Comisaría secuestró un camión repleto de granos de soja que intentaban trasponer el puesto fijo del ex km 48 de la Ruta Provincial 13. “Estaba de franco y aproximadamente a las 2 de la mañana, estábamos con mi esposo y mi hijo durmiendo, cuando nos despertamos con las fuertes y seguidas detonaciones de arma de fuego”.

La ráfaga de disparos impactó en el muro y las rejas de la vivienda ubicada en el barrio Los Lapachos, como así también en su automóvil que luego sería incinerado. “Nos disparan, nos están tiroteando», le gritó la mujer a su esposo. “Él se levanta y busca mi arma porque el tenia la suya dentro del auto”.

Automáticamente, la oficial se lanzó sobre la cama donde se encontraba su pequeño hijo y, cuando cesan los disparos, visualiza una luz extraña de color naranja que provenía del garaje. “Se estaba prendiendo fuego el auto. Él salió y efectuó un disparo intimidatorio hacia arriba y ya no había más nadie”.

Comentó que el automóvil también recibió disparos pero los mismos no llegaron a acceder al interior del domicilio. “De manera directa nunca fui amenazada, pero si escuchamos comentarios y recibimos oídas, porque nosotros tenemos ordenes de combatir un flagelo, estamos trabajando en eso”, explicó.

El transporte ilegal de granos pisa fuerte en la provincia de Misiones y María Eugenia Miranda es reconocida por su labor en cuanto al combate del mismo. “Estamos trabajando en conjunto con la gente de Rentas del puesto de centinela en Apóstoles y controlando estos camiones de granos”.

Actualmente, la Comisaría de San Vicente, controla el puesto del ex km 48 de la Ruta Provincial 13, frente al Cementerio, paso directo hacía la localidad de El Soberbio que limita con la zona de frontera. “Todo pasa por mi jurisdicción, el tránsito de estos camiones de granos abarca nuestro puesto, que tenemos limite con Aurora y con El Soberbio”.

El año pasado, Miranda había denunciado al Juez Gerardo Casco por un episodio irregular, en el cual el Magistrado intentó liberar un camión con soja. En ese sentido comentó, “Lo denuncie porque fui víctima en ese procedimiento, estuvimos demorados en ese tiempo”.

Según la Oficial Auxiliar, el ataque a tiros estaría fuertemente relacionado con el contrabando de granos de soja y maíz. “Hace una semana comenzamos a trabajar en este puesto fijo del 48, a los dos o tres días hemos recibido gran cantidad de tentativas de cohecho, de manera indirecta”.

Hizo referencia a que constantemente reciben mensajes en los cuales se los invita a dialogar en privado, pero sin lugar a dudas, buscan tratar de llegar a un acuerdo para que los uniformados les abran el paso a los camiones de carga. “Nos dicen que el pago es semanal, mensual, o incluso diario”.

 

Camión con soja, persecución y venganza

Miranda recordó un procedimiento en el cual días atrás, estuvo involucrada la Comisaría a su cargo. “Un camión de granos atropelló el control de cargas y se dio a la fuga. La patrulla le siguió al camión para tratar de sacar el dominio pero una camioneta se metió adelante y les cerró el paso”, contó.

El vehículo de gran porte también buscó sacar al móvil policial hacía la banquina, pero aún así lograron reconocer el dominio del camión, dejándolo que siga su curso.

“Nosotros no sabemos a quién pertenece el camión, pero al rato de que pasé eso y me informan sobre ello, volvieron al lugar a trabajar. Se difunden unos audios de un señor de tonada cordobesa que dice `le cagaron a tiros el camión, vamos a acribillarle la casita´”, narró.

Esa “casita” era nada más ni nada menos que su propia vivienda del barrio Los Lapachos, es decir que los delincuentes cumplieron con su prometido. “Esta gente denuncia en el Juzgado de Instrucción a cargo de Gerardo Casco y viene personal de Gendarmería Nacional e incautan el arma de dos de mi personal”.

En cuanto a ello, toda la cúpula de la Comisaría de San Vicente sostiene que esa secuencia fue armada para sacarlos del medio. “Nos secuestraron el arma y casualidad eran 9 milímetros. Los disparos que hay supuestamente en el camión es de ese calibre y son las mismas con las que me balearon la casa”.

Cabe señalar, que las armas de fuego calibre 9 milímetros son utilizadas solamente por la fuerza policial y obviamente, por la mafia.

Fue contundente y dijo “Yo no tengo miedo, le dije a mi personal de que no podemos bajar los brazos, tenemos ordenes de combatir el flagelo y nada nos va a intimidar. Estamos haciendo bien nuestro trabajo y no nos ensuciamos por nada y por nadie. Confío en la gente que tengo trabajando conmigo”.

En cuanto al secuestro de los camiones cargados de granos, mencionó que algunos se lo toman bien y otros todo lo contrario. “Dicen que es una fuente de trabajo que le dan a la gente pero no lo considero así. Yo ganó $150.000 y los camiones valen millones”, cerró.

Fuente Mol

SEGUINOS

error: Contenido protegido!