Por qué la próxima pandemia podría provenir del derretimiento de los glaciares

Un nuevo estudio científico advierte de nuevos virus y bacterias que podrían despertar debido al calentamiento global y el retroceso de los hielos

A medida que la Tierra se calienta y los hielos se derriten existe un potencial peligro para la salud humana. ¿Qué pasaría si de repente nos exponemos a bacterias y virus mortales que han estado “dormidos” durante miles de años, o que nunca antes hemos conocido?

Los expertos vaticinan que la próxima pandemia podría provenir no de murciélagos o pájaros, sino de materia hallada en el derretimiento del hielo que puede ser potencialmente dañina para la salud humana. Según un nuevo estudio científico, el análisis genético de los sedimentos del suelo y del lago del lago Hazen, el lago de agua dulce del Ártico alto más grande del mundo, sugiere que el riesgo de propagación viral, donde un virus infecta a un nuevo huésped por primera vez, puede ser mayor cerca del derretimiento de los glaciares.

Los hallazgos implican que a medida que aumentan las temperaturas globales debido al cambio climático, es más probable que los virus y las bacterias encerrados en los glaciares y el permafrost puedan despertar e infectar la vida silvestre local, particularmente porque su rango también se acerca a los polos.

Las nuevas bacterias y virus pueden generar graves enfermedades (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images).Las nuevas bacterias y virus pueden generar graves enfermedades (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images).

En agosto de 2016, en un remoto rincón de la tundra siberiana llamada Península de Yamal, en el Círculo Polar Ártico, un niño de 12 años murió y al menos veinte personas fueron hospitalizadas después de haber sido infectadas por ántrax. La teoría es que hace más de 75 años murió un reno infectado con la bacteria y su carcasa congelada quedó atrapada bajo una capa de permafrost. Allí permaneció hasta una ola de calor en el verano de 2016, cuando se descongelóEsto liberó el ántrax infeccioso en el agua y el suelo cercanos, y luego en la cadena de suministro de alimentos. Más de 2000 renos se infectaron, lo que condujo a un reducido número de casos en humanos. Antes de esto, el último brote en la región había sido en 1941.

Para comprender mejor el riesgo que representan los virus congelados, el doctor Stéphane Aris-Brosou y sus colegas de la Universidad de Ottawa en Canadá recolectaron muestras de suelo y sedimentos del lago Hazen, cerca de donde fluían pequeñas, medianas y grandes cantidades de agua de deshielo de los glaciares locales. A continuación, secuenciaron el ARN y el ADN en estas muestras para identificar firmas que coincidieran estrechamente con las de virus conocidos, así como posibles huéspedes animales, vegetales o fúngicos, y ejecutaron un algoritmo que evaluó la posibilidad de que estos virus infectaran grupos de organismos no relacionados.

La investigación, publicada en Proceedings of the Royal Society B , sugirió que el riesgo de que los virus se propaguen a nuevos huéspedes era mayor en lugares cercanos a donde fluyeron grandes cantidades de agua de deshielo glacial, una situación que se vuelve más probable a medida que el clima se calienta. El equipo no cuantificó cuántos de los virus que identificaron eran previamente desconocidos, algo que planean hacer en los próximos meses, ni evaluaron si estos virus eran capaces de desencadenar una infección.

Un grupo de científicos chilenos descubrió en la Antártida una veintena de especies desconocidas de bacterias híper resistentes a los antibióticos, que pueden traspasar su poder de resistencia a otros microorganismos y generar con ello un riesgo para la salud global.Un grupo de científicos chilenos descubrió en la Antártida una veintena de especies desconocidas de bacterias híper resistentes a los antibióticos, que pueden traspasar su poder de resistencia a otros microorganismos y generar con ello un riesgo para la salud global.

Sin embargo, otra investigación reciente ha sugerido que virus desconocidos pueden merodear, y lo hacen, en el hielo de los glaciares. Por ejemplo, el año pasado, investigadores de la Universidad Estatal de Ohio en los EEUU anunciaron que habían encontrado material genético de 33 virus, 28 de ellos nuevos, en muestras de hielo tomadas de la meseta tibetana en China. Según su ubicación, se estimó que los virus tenían aproximadamente 15.000 años.

La temperatura en el Círculo Polar Ártico está aumentando aproximadamente tres veces más rápido que en el resto del mundo. A medida que el hielo y el permafrost se derriten, pueden liberarse otros agentes infecciosos. “El permafrost es un muy buen conservante de microbios y virus, porque es frío, no contiene oxígeno y es oscuro”, explica el biólogo evolutivo Jean-Michel Claverie de la Universidad de Aix-Marseille, en Francia.

Los científicos han descubierto fragmentos de ARN (ácido ribonucleico) del virus de la gripe española de 1918 en cadáveres enterrados en fosas comunes en la tundra de Alaska. La viruela y la peste bubónica también están probablemente enterradas en Siberia.

Cómo avanza el deshielo en la AntártidaCómo avanza el deshielo en la Antártida

En 2014, científicos del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, en Aix-Marseille lograron revivir un virus gigante que aislaron del permafrost siberiano, volviéndolo infeccioso nuevamente por primera vez en 30,000 años. El autor del estudio, Jean-Michel Claverie, afirmó que exponer tales capas de hielo podría ser “una receta para el desastre”.

Aun así, el equipo de Aris-Brosou advirtió que predecir un alto riesgo de contagio no era lo mismo que predecir contagios o pandemias reales. “Mientras los virus y sus ‘vectores puente’ no estén presentes simultáneamente en el medio ambiente, la probabilidad de eventos dramáticos probablemente siga siendo baja”, escribieron.

Por otro lado, se predice que el cambio climático alterará la gama de especies existentes, lo que podría poner en contacto a nuevos huéspedes con virus o bacterias antiguos. “Lo único que podemos llevar a casa con confianza es que a medida que aumentan las temperaturas, aumenta el riesgo de contagio en este entorno en particular”, dijo Aris-Brosou. “¿Esto conducirá a pandemias? Absolutamente no lo sabemos”.

El glaciar Upsala, en la Patagonia Argentina, en una foto del año 1928 y 2004, con el evidente retroseso de sus hielosEl glaciar Upsala, en la Patagonia Argentina, en una foto del año 1928 y 2004, con el evidente retroceso de sus hielos

Tampoco está claro si el potencial de cambio de huésped identificado en el lago Hazen es único dentro de los sedimentos del lago. “Por lo que sabemos, podría ser lo mismo que la probabilidad de cambio de huésped que plantean los virus del lodo en su estanque local”, dijo Arwyn Edwards, director del Centro Interdisciplinario de Microbiología Ambiental de la Universidad de Aberystwyth.

Sin embargo, “necesitamos urgentemente explorar los mundos microbianos en todo nuestro planeta para comprender estos riesgos en contexto”, dijo. “Dos cosas están muy claras ahora. En primer lugar, que el Ártico se está calentando rápidamente y que los principales riesgos para la humanidad provienen de su influencia en nuestro clima. En segundo lugar, que las enfermedades de otros lugares están llegando a las comunidades y ecosistemas vulnerables del Ártico”.

Fuente Infobae

error: Contenido protegido!