Soñar despierto: cuáles son las causas de que la mente divague

Investigadores de la Universidad de Oslo observar qué sucede en el cerebro cuando la mente tiene pensamientos divagantes y cómo influye en los recuerdos. Estos fueron los resultados

La concentración es una de las condiciones humanas que está en preocupante retroceso. La cantidad de estímulos disponibles suele ser la causa a la que se le atribuyen las distracciones. Es normal, de modo cotidiano, que la mente se dispare a otro sitio y pierda el hilo en una conversación, una reunión de trabajo o una cita con los docentes en la escuela. Ahora los científicos de la Universidad de Oslo han descubierto una causa por la cual la mente divaga.

“En realidad, sueñas por breves momentos miles de veces al día, a menudo durante unos segundos”, dijo la investigadora Anna Chambers del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de la universidadLa explicación detrás de lo que sucede en el cerebro cuando las personas declaran soñar despiertos salió a la luz cuando ella y su grupo de investigación observaron cuánto tiempo se retenían los recuerdos.

“Dentro del cerebro hay un área en forma de salchicha de 3 centímetros de largo llamada hipocampo. Requiere mucha información e impresiones y es importante para crear recuerdos. Sin embargo, después de una cierta cantidad de tiempo, los recuerdos aparentemente persisten” comentó Chambers.

El hipocampo envía solo mensajes débiles sobre recuerdos pasados al resto del cerebroEl hipocampo envía solo mensajes débiles sobre recuerdos pasados al resto del cerebro

Los detalles de este estudio se acaban de publicar en la revista especializada Cell Reports. La investigadora explicó que “hace 70 años, a un paciente le extirparon el hipocampo por epilepsia. Sin esta parte de su cerebro, no podría formar nuevos recuerdos. Más tarde olvidaría lo que había pasado el día anterior, pero no tenía problema en recordar lo que había pasado antes de la cirugía. Por lo tanto, los recuerdos de hace mucho tiempo se almacenaron en un lugar diferente del cerebro que el hipocampo. Cuando sueñas, ocurre lo mismo, tus recuerdos se almacenan en un lugar nuevo”, afirma.

Recuerdos no perecederos

Ante estas conclusiones los especialistas se preguntaron, entonces, ¿cómo llegan los recuerdos a las partes del cerebro que se ocupan del almacenamiento a largo plazo? Koen Vervaeke del Departamento de Medicina Molecular de la Universidad de Oslo explicó: “Durante el sueño y en un estado de lo que llamamos vigilia silenciosa, a menudo nos damos cuenta de que somos menos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor. Podemos soñar despiertos o dejar que nuestra mente divague. Cuando nos encontramos en esta situación, el hipocampo envía impulsos eléctricos que codifican diversos recuerdos. Es un poco como si diferentes códigos de barras identificaran de manera única un producto en la tienda. Esto sucede miles de veces al día sin que nos demos cuenta. Entonces, incluso cuando pensamos que no estamos haciendo nada útil, nuestros cerebros están demasiado ocupados almacenando nuevos recuerdos con el tiempo”.

Los investigadores creen que esto permite recordar dónde se creció o la escuela a la que se asistió. Como regla general, se puede soñar con el sitio en donde uno se casó, se fue de vacaciones o perdió algo importante. “Probablemente recuerdes estos lugares tan bien que podrías dibujar un mapa de las calles de la ciudad o las habitaciones del edificio en el que vives”, confirmó Chambers. El equipo realizó experimentos con ratones para observar más de cerca lo que sucede cuando la mente divaga. Usaron microscopios especiales para medir simultáneamente la actividad de las células nerviosas de múltiples áreas del cerebro.

El equipo realizó experimentos con ratones para observar más de cerca lo que sucede cuando la mente divaga (Getty)El equipo realizó experimentos con ratones para observar más de cerca lo que sucede cuando la mente divaga (Getty)

Christoffer Nerland Berge, otro de los científicos participantes del estudio, completó: “Descubrimos que durante la vigilia tranquila, el hipocampo envía solo mensajes débiles sobre recuerdos pasados al resto del cerebro. Tan débiles que estos mensajes se pierden en el desorden de información que experimenta el resto del cerebro. Este hallazgo llevó a la siguiente pregunta: ¿cómo puede el cerebro escuchar este susurro del hipocampo?”.

Según verificaron, el cerebro se vuelve más tranquilo para poder escuchar mejor lo que el hipocampo está tratando de decir. Uno o dos segundos antes de que el hipocampo susurra un recuerdo, gran parte del cerebro se queda en silencio. Es posible que esto sea para que otras partes del cerebro puedan escuchar mejor lo que el hipocampo está tratando de decir. Algunos padres piensan que tienen que entretener a sus hijos todo el tiempo, sin darles tiempo para el aburrimiento, sin embargo, “con los nuevos hallazgos, creemos que es posible que debas aburrirte, y eso es bueno para formar recuerdos”, concluyó Vervaeke.

Fuente Infobae

error: Contenido protegido!