Santa Fé: Condenaron a un médico a 17 años de cárcel por abusar de sus pacientes y al día siguiente se mató en un choque

Al flebólogo Pablo Antonio Gazze (44) la Justicia lo halló culpable en seis de los siete casos que llegaron a juicio. Este jueves la fiscalía iba a solicitar su prisión preventiva. Su auto se estrelló contra un árbol

La investigación judicial contra el médico flebólogo Pablo Antonio Gazze (44) había iniciado a mediados de 2020: un grupo de pacientes mujeres lo denunciaron por abusar sexualmente de ellas mientras las atendía en su consultorio de la ciudad santafesina de Reconquista. La causa llegó a juicio y el martes pasado el imputado fue condenado a 17 años de prisión. Además, fue inhabilitado de por vida para ejercer la medicina, en cualquiera de sus especialidades.

Pese a la condena impuesta por los jueces Norma Senn, Gonzalo Basualdo y Martín Gauna Chapero, Gazze se retiró de los tribunales por sus medios y continuó en libertad al no tener sentencia firme. Recién podría haber ido preso este jueves, ya que se iba a realizar la audiencia de medidas cautelares en las que el fiscal Juan Sebastián Marichal, en representación del Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe, iba a pedir su prisión preventiva. Pero el médico murió en las últimas horas al chocar su vehículo a toda velocidad contra un árbol.

El siniestro vial ocurrió alrededor de las 19 del miércoles. Gazze conducía a gran velocidad su automóvil Honda Civic por la ruta provincial N°31, a la altura del paraje El Carmen, cuando en una curva embistió un añoso quebracho. El médico condenado perdió la vida en el acto debido a las gravísimas heridas que sufrió. Tras ello, se iniciaron investigaciones y el fiscal Aldo Gerosa dispuso la entrega del cuerpo a sus familiares sin la realización de una autopsia. Los restos se velaron en la ciudad de Avellaneda, donde residía junto a su esposa y sus dos hijos.

El auto que conducía Gazze tras el accidenteEl auto que conducía Gazze tras el accidente

Raúl Elías, el abogado defensor del flebólogo, contó en diálogo con Aire de Santa Fe cómo fueron las últimas horas del médico. “Ayer estuve tres horas reunido con Pablo y su mujer, entre las 15 y las 18, para preparar la estrategia para la audiencia de prisión preventiva. Lo percibí distinto, estaba más pensativo e hizo catarsis”.

Según la reconstrucción que hizo el letrado, luego “le dijo a su esposa que se iba a hablar con sus hermanas”. Y afirmó: “Ella lo quiso acompañar, pero él insistió en que quería ir solo”. Las familiares, al advertir su ausencia, trataron de comunicarse con él, pero nadie respondía a su teléfono.

Gazze llegó al juicio en libertad, pero antes había estado detenido durante siete meses en distintos periodos. En una de esas ocasiones, lo llevaron a la cárcel porque había llamado por teléfono al marido de una de las denunciantes, algo que la Justicia entendió como un claro acto de intimidación. El abogado dijo que su representado “sufrió mucho” mientras estuvo bajo arresto. “Lo pudo asimilar en ese momento, pero no sabía si podía volver a soportar eso”, dijo este jueves.

El lugar donde ocurrieron los abusosEl lugar donde ocurrieron los abusos

Fueron siete las mujeres que denunciaron a Gazze, aunque una de ellas finalmente decidió no participar del juicio. Los abusos sexuales ocurrieron entre mayo de 2014 y diciembre de 2019 en un consultorio de Reconquista en el que el condenado trabajaba, ubicado sobre la avenida Patricio Diez al 700.

El fiscal Marichal expuso que “los magistrados entendieron que hay pruebas suficientes de que Gazze vulneró la integridad sexual de seis mujeres con las que se había comprometido a realizarles un tratamiento médico vinculado a problemas de várices”. En tal sentido, afirmó que “abusó de las víctimas luego de aplicarles inyecciones en las piernas, en el marco de sesiones de escleroterapia”.

El juicio comenzó el 17 de octubre pasado. Marichal había pedido 29 años de condena y los querellantes que representaron a las víctimas, 33. Gazze fue finalmente hallado culpable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una víctima, y de abuso sexual gravemente ultrajante hacia las otras cinco. En relación al primer caso, el tribunal desestimó el agravante del daño grave a la salud que había sido solicitada por la fiscalía.

Organizaciones como Mumalá Reconquista celebraron el fallo: “El juicio que sienta precedentes frente a los poderes hegemónicos. Sus víctimas iniciaron este proceso hace más de dos años y pese a todo tipo de amenazas y extorsiones recibidas, avanzaron para hacer Justicia por los abusos sexuales padecidos y ejercidos por el médico condenado, cuando fueron sus pacientes”, expresaron en redes sociales.

Diferentes organizaciones acompañaron a las víctimas durante el juicio (Mumalá Reconquista/Flor Cainero)Diferentes organizaciones acompañaron a las víctimas durante el juicio (Mumalá Reconquista/Flor Cainero)

Luego del veredicto, Gazze le concedió una entrevista al medio Reconquista Hoy. “Acá estoy firme, soy inocente. El que me conoce sabe quién soy y, el que no, que haga el perjuicio que quiera. Vine a tocar intereses políticos, económicos importantes. Vine a molestar, a hacer medicina, a querer cambiar, a tener sueños, a tener ganas de hacer y no de tener, y lo voy a demostrar”, había dicho el martes.

Cuestionó el trabajo de Marichal y habló de una causa construida a “puro relato” y con “cero pruebas”. “Es tremendo lo que han hecho con mi vida, yo no me merecía esto. Vine a Reconquista y me rompí el alma para tratar de dar el bienestar a la gente, tratar de lograr hacer el bien y no me merecía esto. A mí no me hicieron el daño, se lo hicieron a mis dos hijos, a mi mujer y al resto de mi hermosa familia”, señaló.

Fuente Infobae

error: Contenido protegido!