El camino de la diversidad en la ciencia llevó a Carolyn Bertozzi a ganar un Premio Nobel en 2022

Es la primera mujer lesbiana en ganar el Nobel de Química. Vive con su esposa y sus tres hijos en Sillicon Valley, Estados Unidos. Qué piensa y qué hace esta científica por la inclusión de todas las personas en las ciencias

Mucho se habla ahora sobre dar lugar al aporte de la diversidad humana, pero el camino recorrido por la científica Carolyn Bertozzi para alcanzar el Premio Nobel de Química 2022 está apoyado en las políticas que promueven la inclusión de personas de diferentes procedencia, edad, identidad de género, orientación sexual, etnia, y área de especialización que se empezaron a construir hace más de 25 años.

La doctora Bertozzi es la primera mujer lesbiana en ganar un Nobel de Química, según la Asociación Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular. Vive con su esposa y tres hijos en el Silicon Valley, Estados Unidos, y es profesora e investigadora en la Universidad de Stanford.

Bertozzi se crió en un hogar con padres académicos. Su papá fue profesor de física en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Nadie le dijo que tenía que ser científica. Pero sí su padre le inculcó a ella y a sus dos hermanas que “ningún maestro debía infectarlas con la idea de que no pudieran hacer algo”, según había contado la investigadora durante una conferencia en 2018. Todo sueño puede ser concretado.

Bertozzi fue profesora en la Universidad de California en Berkeley, donde se fue a vivir porque encontró una comunidad que incluía a la diversidad de personas/ College of ChemistryBertozzi fue profesora en la Universidad de California en Berkeley, donde se fue a vivir porque encontró una comunidad que incluía a la diversidad de personas/ College of Chemistry

Después de graduarse en la Universidad de Harvard en 1988, Bertozzi se doctoró en química en la Universidad de California en Berkeley en 1993. Ocupó puestos posdoctorales y docentes en otros lugares, y luego volvió a unirse a la facultad de química y al Laboratorio de Berkeley en 1996.

Con su equipo, Bertozzi logró crear un nuevo tipo de química. Trabaja con las llamadas “reacciones bioortogonales” que posibilitarán que existan tratamientos más específicos contra el cáncer, entre otras muchas aplicaciones. Ha participado en la fundación de 7 empresas biotecnológicas, que están desarrollando nuevos acercamientos para pacientes con cáncer, enfermedades inflamatorias y autoinmunes. Con una estudiante de doctorado que nació Burundi, Bertozzi desarrolló un test para tuberculosis que es rápido y de bajo costo, una gran opción para las poblaciones de países de bajos y medianos ingresos.

Tras recibir la noticia de que es ganadora del Nobel, compartido con los científicos Morten Meldal y Barry Sharpless, Bertozzi brindó un discurso público días atrás y subrayó el impacto que la cultura de la diversidad tuvo en su carrera. “Si se mira la composición inicial de mi laboratorio en Berkeley, el núcleo de personas que hicieron el trabajo que fue reconocido con el premio Nobel era mucho más diverso que lo que se veía en ese momento en los laboratorios de química en promedio”.

Para Bertozzi, la cultura de la diversidad que se construyó en su laboratorio favoreció el desarrollo de una nueva química que ahora fue reconocida con el Nobel/
 TT News Agency/Christine Olsson via REUTERS   Para Bertozzi, la cultura de la diversidad que se construyó en su laboratorio favoreció el desarrollo de una nueva química que ahora fue reconocida con el Nobel/ TT News Agency/Christine Olsson via REUTERS

En su laboratorio más del 50% del plantel eran mujeres en un momento en el que la representación femenina no superaba el 30% en otros espacios de la misma facultad. También incluía a personas de diferentes países y que se identificaban como minorías subrepresentadas. “Creo que la diversidad de personas creó un ambiente en el que sentimos que no teníamos que jugar como científicos. Podíamos hacer cosas como química orgánica en animales vivientes. ¿Por qué no?”, dijo para explicar por qué no siguieron reglas que ya consideraban viejas y se propusieron desafiar ideas.

“Fui muy afortunada en poder desempeñar un papel de apoyo y permitir que ese grupo diverso encontrara su voz y se diera cuenta de su curiosidad e hiciera algo que 25 años después algunas personas encontraron impactante. Tengo una gran deuda de gratitud”, afirmó. Desde su juventud, Bertozzi ha sido también una activista por la inclusión de las personas con identidades de género y orientación sexual diferentes.

“En la universidad, alrededor de los 18 años, fui consciente de que era gay. En aquella época, había mucha homofobia, ya que era justo cuando la crisis del sida estaba en pleno apogeo. Salí del armario en un momento en el que la gente se movilizaba para intentar conseguir un cambio político. Pero también era un momento en el que salir del armario podía impedirte conseguir un trabajo”, contó a la revista especializada Chemical & Engineering News. Por esa situación, eligió a la Universidad en Berkeley

Con una estudiante de doctorado, Mireille Kamariza, nacida en Burundi, África, la doctora Bertozzi desarrolló un test de bajo costo para tuberculosis Con una estudiante de doctorado, Mireille Kamariza, nacida en Burundi, África, la doctora Bertozzi desarrolló un test de bajo costo para tuberculosis

“Sé por mis amigos que trabajan en otros lugares que había (y sigue habiendo) muchos estigmas para los gays en Estados Unidos. Al menos ahora tenemos derechos civiles y legales que nos dan una especie de igualdad ante la ley, pero la homofobia informal sigue existiendo. Yo he sido relativamente privilegiada y he estado protegido de ella, pero si salimos de Estados Unidos, si salimos de Canadá, hay lugares en los que se sigue castigando por ser gay, incluso a veces con la muerte. Nunca debemos perder de vista que la ciencia es internacional”, expresó.

Su compromiso por el respeto a la diversidad atraviesa toda su vida. “En el Laboratorio Bertozzi estamos comprometidos con la investigación básica y el desarrollo de nuevas tecnologías al servicio de la humanidad. Nuestros esfuerzos están respaldados por un entorno de trabajo diverso e inclusivo. Acogemos a investigadores de todas las razas, etnias, orientaciones sexuales, identidades de género y capacidades. Fomentamos un espacio abierto en el que podemos aprender los unos de los otros, y actuar para comprometernos con las desigualdades del sistema en la ciencia y desafiarlas”, dice la declaración en la página web de su laboratorio.

La investigadora Bertozzi (sentada) con parte de su equipo de colaboradores/Roy Kaltschmidt, Berkeley Lab Public Affairs
La investigadora Bertozzi (sentada) con parte de su equipo de colaboradores/Roy Kaltschmidt, Berkeley Lab Public Affairs

Bertozzi ha sido mentora de más de 270 estudiantes de doctorado y postdoctorado. También fue mentora de investigadores universitarios, entre los que se encuentran 52 mujeres y estudiantes subrepresentados que completaron sus doctorados en su grupo o pasaron a completar sus doctorados en otras universidades de prestigio. Dentro de Stanford, creó dos programas para estudiantes de doctorados y postdoctorados que tienen en cuenta a las minorías.

No todo es ciencia para la investigadora. En sus tiempos libres, toca el piano, y formó parte de una banda de rock cuando era joven. con Tom Morello, el guitarrista de la banda estadounidense de rock Rage Against The Machine. El músico la felicitó por el Nobel a Bertozzi en la red social Twitter. La banda se llamaba “Bored of Education” (Aburridos de la educación) y ella estaba a cargo de los teclados. Bertozzi también usa Twitter para destacar a sus colegas de todo el mundo y sus papers importantes. En julio pasado había reconocido al científico argentino Gabriel Rabinovich.

La doctora Bertozzi  reclama por la igualdad para las personas con diferentes orientaciones sexuales /Andrew BrodheadLa doctora Bertozzi reclama por la igualdad para las personas con diferentes orientaciones sexuales /Andrew Brodhead

En la actualidad, a veces se propone que hay que alentar la diversidad porque mejora la productividad de las instituciones y las empresas. Pero Bertozzi salió a aclarar que la inclusión de las personas es simplemente un acto de justicia: “Estoy de acuerdo con esto: la diversidad en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas debe ser un reflejo de la justicia, no un medio para obtener mejores resultados. Del mismo modo, como persona gay nunca quise ser “tolerada. Quiero igualdad”.

“El premio Nobel 2022 para Carolyne Bertozzi ha sido una forma de visibilizar a integrantes de un colectivo de personas que no están presentes en la estadísticas binarias. Esa situación de ocultamiento genera mucha angustia en esa población que se suma a la enorme energía que deben usar para no ser dicriminadas. Es necesaria la construcción de una ciencia más inclusiva”, comentó a Infobae la doctora Silvia Kochen, investigadora del Conicet en la Argentina, jefa del área de Neurociencias del Hospital El Cruce y cofundadora de la Red Argentina de Género, Ciencia y Tecnología (RAGCYT).

Fuente Infobae

Pan de la abuela

SEGUINOS

error: Contenido protegido!