“Ahí vengo, ma”: desesperada búsqueda en Moreno de una mujer que lleva desaparecida casi una semana

Susana Cáceres tiene 42 años y cuatro hijos. Fue vista por última vez el martes pasado. La familia pide mayor apoyo policial para encontrarla y sospecha de un grupo de hombres relacionados con su pareja, que se dedicaría a vender drogas en el barrio

Una mujer de 42 años, madre de cuatro hijos, desapareció hace seis días de su hogar en el partido bonaerense de Moreno luego de decirle a su mamá que volvería pronto. Los niños (la menor es una beba de 18 meses) quedaron al cuidado de su abuela. Testigos la habrían visto con dos hombres y su familia teme que le hayan hecho daño.

Todo comenzó el pasado martes 8 de noviembre a las 16. Susana Cáceres salió de su casa, ubicada en la localidad de Villa Trujui, y le dejó el bebé a su madre. “Ahí vengo, má”, le habría dicho minutos antes de irse a pagar una deuda con un dinero de unos electrodomésticos (una heladera y una cocina), que había vendido la semana anterior. Esa fue la última vez que se la vio.

Desde el círculo de Susana sostienen que la mujer jamás se había pasado tanto tiempo lejos de sus hijos. Además, apuntan contra dos hombres, que ella no conocería, con los que se la vio el miércoles a la madrugada, de acuerdo a lo que informó su prima, Adriana, al sitio Primer Plano On Line.

“Supuestamente el miércoles a las 2 de la madrugada la vieron en el barrio con el hermano de un novio que ella tiene y otro hombre más. En principio nos dijeron que estaba en una camioneta Duster oscura”, contó Adriana a ese medio.

La familia sospecha del novio pero, tras allanarse su domicilio, el hombre se mudó, lo cual origina muchas dudas a quienes buscan desesperadamente a Susana. El mismo miércoles comenzaron a hacer una búsqueda en las redes sociales y se dio otro hecho que le llamó la atención de los Cáceres.

Sus allegados la buscan desesperadamente Sus allegados la buscan desesperadamente

El supuesto novio de Susana apareció en su casa con una moto que era de ella y que le habían robado el lunes pasado, antes de la desaparición de la mujer. Cuando el hombre la estacionó en la vereda del domicilio, justo llegaba al lugar la prima y una amiga de Susana. Rápidamente le preguntaron qué hacía él con el rodado. El hombre no supo qué contestar, luego negó ser el novio de Susana y se fue.

“Nos dijo que rescató la moto, que la encontró justo cuando se la estaban por llevar”, dijo Adriana este lunes a TN. Los vecinos del barrio le dijeron a la joven que el hombre y sus amigos no son “buena junta” y los relacionan con la venta de drogas.

Con esos antecedentes, la familia quiso ampliar la denuncia, pero según aseguraron ante los medios, la policía se lo negó. “En el barrio nos dicen los vecinos que es gente pesada y que hay algo atrás de la desaparición de Susana y que por eso la policía no tomó cartas en el asunto como corresponde. No activaron el protocolo de búsqueda de manera inmediata, como corresponde cuando una persona está desaparecida”, lamentó Adriana.

Por otra parte, informó que la policía allanó en la semana la vivienda del novio de Susana. “Ha habido allanamientos en la casa del novio. Pero después ellos se mudaron, y si no eran culpables para qué se van a mudar. Queremos que aparezca alguien a darnos información certera. No tenemos nada de la fiscalía, de nadie”, expresó.

Hoy a las 17 la familia y las amistades de Susana comenzaron a manifestarse en el Cruce Castelar, Ruta 23 y boulevard Caveri, para reclamar mayor apoyo policial en la búsqueda.

El martes pasado, al momento de ser vista por última vez por su familia, Susana vestía un short de jean color azul y zapatillas negras. Su familia no recuerda qué prenda llevaba en la parte superior. Susana tiene tez morocha, ojos verdes, mide 1,50 metros de estatura y tiene cabello rubio y largo hasta los hombros. En sus brazos y en una pierna tiene tatuajes.

Fuente Infobae

error: Contenido protegido!