Piquete en el medio del río entre Corrientes y Chaco: la particular protesta de un grupo de pescadores artesanales

Decenas de embarcaciones interrumpieron el tránsito fluvial en el río Paraná denunciando “persecuciones y hostigamientos” por parte del gobierno de Chaco y Prefectura Naval

Seis agrupaciones de pescadores artesanales de las provincias de Corrientes Chaco improvisaron una particular modalidad de protesta: realizaron un piquete en medio del río interrumpiendo el tránsito fluvial sobre el Paraná en rechazo a “persecuciones y hostigamientos” que denuncian por parte del gobierno chaqueño y Prefectura Naval.

En redes sociales se viralizaron las imágenes en las que se ve a pescadores con sus bombos protestando dentro de sus botes. Decenas de embarcaciones fueron parte este miércoles de la manifestación en la que con sus redes se instalaron durante tres horas en el canal de navegación del río Paraná, debajo del puente interprovincial General Belgrano que une Resistencia con Corrientes.

La manifestación, que interrumpió el tránsito de convoyes de barcazas en el río, estuvo integrada por la cooperativa de malloneros -nombre con el que se denominan los pescadores con mallas artesanales- Bañado Sur de Corrientes, así como por otras cinco agrupaciones de ambas márgenes del río.

Bañado Sur emitió un comunicado en el que señalaron que los procedimientos denunciados son llevados adelante por “la Brigada Operativa Ambiental (BOA) de la provincia del Chaco y la división de prefectura que opera en la zona costa Chaco- Corrientes”.

Una de los barcos destinados a la búsquedaUna de los barcos destinados a la búsqueda

”La medida de fuerza se organizó luego que las persecuciones se agravaran con el desalojo de zonas pesqueras y registro de trabajadores del río y de sus embarcaciones en el inicio de esta semana”, manifestó el titular de la cooperativa, Ramón Acuña.

Finalmente, la protesta culminó tras las negociaciones entre las agrupaciones y las direcciones provinciales de Chaco y Corrientes.

Según manifestó Agustín Portella, director de Recursos Naturales del gobierno correntino,  uno de los focos del conflicto era un “problema interno” entre los malloneros y el gobierno de Chaco. Tras firmar un acta, “ahora se van a poner de acuerdo y los malloneros de acá van a tener que mandar una lista con los nombres que pueden pescar en la jurisdicción chaqueña y van a pasar otra nota de quienes son los que harán lo propio en aguas correntinas, respetando siempre las leyes”, explicó el funcionario.

Las agrupaciones reportaron que serían más de 50 las familias afectadas por el conflicto. Por su parte, en el sector expresaron su enojo ya que los pescados eran secuestrados luego de trabajar durante varias horas para poder comercializarlos.

No obstante, se mantiene la veda en el lado correntino los días sábados y domingo: el resto de la semana está habilitada la pesca. En ese sentido, Portella comentó que habló con malloneros de Corrientes a quienes les propuso que en vez de cinco días, sean tres los de pesca. “Aceptaron pero siempre y cuando el Chaco haga lo mismo, pero enfrente no tomaron esa decisión y tuvimos que retroceder porque quedábamos en desigualdad”, lamentó el funcionario.

El conflicto por la veda data desde hace tiempo y depende de las negociaciones con pescadores deportivos, cabañeros y malloneros, no solo de las dos provincias argentinas sino también de sus pares de Paraguay. “Esto tiene una carga social, ya que una veda total imposibilitaría el trabajo a muchos guías y cabañeros. No es antojadizo lo que estamos haciendo, se balancean todas las variables. No es lo ideas, pero lo encaminamos con el diálogo”, había manifestado el funcionario semanas atrás.

Fuente Infobae

Array

SEGUINOS

error: Contenido protegido!