Nas Mohamed, fundador del primer club de hinchas LGBTIQ+ de Qatar, arremetió contra la FIFA: “Es desilusionante”

“Te Proud Maroons” surgió como respuesta a la constante violación de Derechos Humanos en el régimen catarí y la invisibilización de parte de los organizadores del Mundial; en diálogo con LA NACION, el creador habló sobre cómo apoyar su lucha

A lo largo de las últimas semanas, el mundo entero se tiñó de expectativa y emoción de cara al inicio del tan esperado Mundial. Ese espíritu festivo se siente especialmente fuerte en las calles de Doha, la capital de Qatar y sede del evento deportivo más grande del año. Sin embargo, mientras miles de ciudadanos festejan, una gran parte de la población vive con miedo.

Mucho se habló sobre la vulneración de los derechos humanos de la comunidad LGBTIQ+ en el país del Medio Oriente, pero por el momento pocas fueron las acciones tomadas por los organismos oficiales -particularmente la FIFA- para apoyar a quienes se ven obligados a permanecer escondidos, encerrados o exiliados.

En medio del silencio y el ocultamiento de parte del Estado, una voz suena cada vez con más fuerza. El Dr Nas Mohamed, primer catarí en vivir su sexualidad de manera pública en medio de un régimen homofóbico, se atrevió a dar pelea y luchar por una causa que es tan necesaria como urgente. Así, junto a la Fundación Alwan creó The Proud Maroons, “el único grupo LGBTQ+ de aficionados al fútbol nacional que no puede tener miembros de su propia nación porque la homosexualidad es actualmente ilegal en Qatar”.

En diálogo con LA NACION, Mohamed pidió el apoyo de la comunidad en todo el mundo y apuntó contra la FIFA por no haber tomado las acciones pertinentes cuando más falta hacían.

¿Quién es Nas Mohamed, el primer catarí abiertamente homosexual y quien hoy enfrenta al Estado?

Nas Mohamed nació y creció en un país donde la libertad sexual y de género no solo son mal vistas, sino que son un crimen castigado con cárcel, persecución y torturas. Ya en su tierna adolescencia descubrió que era parte de la comunidad LGBTIQ+, pero el miedo lo llevó a reprimirlo durante años. “Yo odiaba mi vida y creía que había algo mal conmigo. Otros también pensaban que eran los únicos. En Qatar no hay militancia, sino supervivencia”, se sinceró en un escrito.

Nas Mohamed habló sobre la vulneración de los derechos de la comunidad LGBTIQ+ en Qatar
Nas Mohamed habló sobre la vulneración de los derechos de la comunidad LGBTIQ+ en Qatarinstagram @dr._nass

Pero, todo cambió con un viaje a Estados Unidos, en el que descubrió que no tenía nada de qué avergonzarse y que existía un mundo mejor para todas esas personas que deseaban expresar su identidad no solo sin terror, sino con orgullo. En 2015, pidió asilo político que le fue concedido dos años más tarde y nunca regresó a su tierra natal. No obstante, siempre llevó consigo el dolor de las miles de personas que luchaban por su supervivencia en el país que el supo llamar hogar.

Cuando se anunció que Qatar sería la sede del Mundial, entendió que el deporte sería la coartada perfecta para que el régimen islámico pudiese ocultar el horror que habita en su interior y, frente a esto, decidió que era momento de involucrarse.

Creó La Fundación Alwan, la cual busca defender los derechos de la comunidad LGBTQ+ en Qatar y el resto de la región del Golf, y fundó The Proud Maroons (nombre inspirado en el apodo de la selección catarí) como una forma de utilizar los partidos de fútbol para visibilizar dicha problemática.

Unos manifestantes se besan mientras sostienen una pelota generar conciencia sobre la situación de los derechos humanos de las personas LGBT+ en Qatar y la responsabilidad de la FIFA, frente al Museo de la FIFA en Zúrich, Suiza, el martes 8 de noviembre de 2022.
Unos manifestantes se besan mientras sostienen una pelota generar conciencia sobre la situación de los derechos humanos de las personas LGBT+ en Qatar y la responsabilidad de la FIFA, frente al Museo de la FIFA en Zúrich, Suiza, el martes 8 de noviembre de 2022.Michael Buholzer – Keystone

Asimismo, colaboró con el Human Rights Watch (HRW) para recopilar datos fehacientes de las atrocidades perpetradas por el Estado como las terapias de conversión, la prostitución, las torturas físicas, persecuciones políticas y el encarcelamiento no registrado de cientos de homosexuales, lesbianas, bisexuales, personas trans y otras identidades

—¿Dónde estás viviendo en este momento? ¿Vas a estar presente en el Mundial?

—Vivo en San Francisco donde pedí asilo político porque soy gay. Si llegara a ir a Qatar, mi vida estaría en peligro, así que no es una opción.

—Sos el primer catarí queer en compartirlo públicamente, ¿Qué te llevó a compartirlo a sabiendas de que es un contexto complejo?

—En Qatar, nuestros derechos como parte de la comunidad LGBTIQ+ están bajo amenaza por el marketing absolutamente falso de la Copa del Mundo.

La comunidad local no se siente para nada segura. Se sienten derrotados al ver como el Estado le extiende derechos a quienes son visitantes en su propio hogar mientras algunos de nosotros estamos en el exilio y los demás viven con miedo o escondidos bien profundo en el closet.

En resumen, los cataríes tenemos que mantener esa parte oculta. Si tenemos suerte, podemos encontrar algún camino para conectar con otros y, en caso de tener una familia poderosa, quizás podemos viajar o tener otras oportunidades.

Pero, si no, existe el riesgo de ser rechazados por la sociedad, de perder trabajos, de no tener acceso al cuidado de la salud física y mental. Tu propia familia puede lastimarte, hasta pueden someterte a terapias de conversión. No podemos protegernos, por eso fundé La Fundación Alwan este año, para brindar visibilidad de manera urgente a lo que nos hacen, incluso después de que termine la Copa del Mundo.

—¿Cómo cambió tu vida desde ese momento?

—Este año, esto dominó mi vida por completo, pero tomé esta decisión por nosotros porque no tenemos voz. Recibí amenazas de muerte por lo que hago, pero también tuve mucho apoyo.

—¿Cuáles son los resultados que esperan ver con esta campaña?

Generar conciencia, resaltar el doble estándar que se le extiende desde el Estado a la comunidad LGBTIQ+ global, pero no a la local, y darle a la gente una forma de apoyar la causa a largo plazo. Nuestro objetivo con la campaña The Proud Maroons es darle una voz a la comunidad LGBTIQ+ catarí, darles visibilidad y orgullo. Pero esto va mucho más allá que este momento y estos partidos, es sobre el impacto a largo plazo en mi gente. La esperanza es que todo lo que estamos haciendo ayude a impulsar a la Fundación Alwan, que busca ayudar a las personas LGBTQ+ locales a través del apoyo, la defensa y la investigación, todo de lo que ellos carecen en este momento.

—¿Qué mensaje te gustaría enviarle a la comunidad LGBTIQ+ de tu país?

Las personas que los aman alrededor del mundo superan la cantidad de personas que viven en Qatar. Mantengan el perfil bajo, cuídense y sepan que estamos luchando por ustedes. The Proud Maroons está conformado por todas las personas fuera de nuestro país que están levantando su voz, mostrando su amor y llevando el mensaje de que el amor no es un crimen.

—¿Qué opinás de artistas como Dua Lipa que decidieron no ser parte como apoyo a la comunidad?

—Amo absolutamente su apoyo. Desearía que den un paso más y que sean parte de The Proud Maroons. No ser parte del problema está bien, pero también me encantaría que la gente también sea parte de la solución y que nos respalde.

¿Qué crees de deportistas como Lionel Messi o Cristinano Ronaldo no se hayan pronunciado sobre esta problemática?

—Es desilusionante. Incluso un video de 60 segundos en el que resalten las cosas en las que Qatar debería trabajar podría ser muy poderoso. En este momento, su plataforma está siendo utilizada para tapar todo lo que pasa.

—¿Qué postura tendrían que haber tomado la FIFA y los países participantes en el Mundial frente a esta situación de vulneración de derechos en Qatar?

—No tendrían que haber organizado la Copa del Mundo ahí. Y, en segundo lugar, tendrían que haberse involucrado de manera activa con todas las partes afectadas. FIFA ignoró la única voz LGBTIQ+ del país en el país que eligieron como sede del Mundial. “Déjenos simplemente jugar al fútbol” es la única respuesta que recibimos de su parte. Esto no es solamente fútbol, todo el mundo lo sabe. Es una plataforma global que, este año, está siendo utilizada como un arma.

¿Qué pueden hacer los hinchas, tanto aliados como LGBTIQ+, para apoyar la causa?

—La comunidad LGBTQ+ global y sus aliados pueden ayudar a darle visibilidad a la comunidad LGBTQ+ de Qatar siguiendo todos los partidos del Mundial y compartiendo su amor y orgullo LGBTQ+ en las redes sociales usando #proudmaroons.

La realidad en Qatar para las minorías sexuales

Qatar pertenece a la lista de 70 países en donde las relaciones con las personas del mismo género son consideradas ilegales con un posible castigo de hasta siete años de cárcel. Asimismo, diversos informes emitidos por la HRW revelaron que personas fueron detenidas por su actividad online y que, desde el Gobierno, existe una constante censura a todo tipo de contenido vinculado con la diversidad sexual e identidad de género.

A pesar de que para ser seleccionado como la sede de Mundial la monarquía islámica se había comprometido a trabajar en pos de la protección de los derechos humanos, quienes viven dentro de sus fronteras continúan viviendo con miedo. Incluso se cuestionó con vehemencia cuando el Estado emitió un comunicado en el que se informó que aceptarán con “tolerancia” a los turistas pertenecientes a la comunidad LGBTIQ+, ya que el mismo trato no fue extendido hacia los ciudadanos cataríes.

Para Nas Mohamed, el Mundial de Qatar 2022 sirve para ocultar la vulneración de los derechos de la comunidad LGBTIQ+
Para Nas Mohamed, el Mundial de Qatar 2022 sirve para ocultar la vulneración de los derechos de la comunidad LGBTIQ+Shutterstock – Shutterstock

Mientras en el mundo existan el miedo y la opresión, siempre estarán quienes se levanten para combatirlo. Sin importar cuánto intenten silenciarlos, el amor y el orgullo permanecerán hasta que puedan ser celebrados y compartidos a viva voz.

Fuente LN
error: Contenido protegido!