¿Seguirá bajando el oro en noviembre por octavo mes consecutivo?

El precio del oro registró en octubre el séptimo mes consecutivo cayendo. A pesar de estar en valores realmente altos, desde el pico de más de 2.000 dólares alcanzados en marzo del 2022, el valor de la onza ha ido disminuyendo cada cierre de mes hasta situarse alrededor de los 1.650 dólares a finales de octubre. Si bien durante la primera mitad de noviembre el valor se ha recuperado, desde el día 15 ha entrado de nuevo en la senda de bajada.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Un viejo conocido para los inversores ha entrado en un bache, ¿coyuntural?

Los altos precios obtenidos en los últimos años han llevado a muchos inversores a confiar en la compra de oro como un activo fuerte en el que mantener el valor de sus inversiones, una forma tradicional de invertir en él. Aunque también existen otras formas de invertir en el mundo de los metales (mediante operaciones apalancadas con CFDs) a través de plataformas como easymarkets.com. Sin embargo, el apalancamiento juega como un factor de riesgo por lo que no se recomienda a inversores inexpertos o que desconozcan el funcionamiento de este tipo de operativa.

No obstante, a pesar de que el oro se encuentra en valores altos, cabe recordar que no deja de ser un elemento sujeto a las variaciones del mercado y que está igualmente impactado por cualquier evento externo, como conflictos geopolíticos, fluctuaciones en el valor de las divisas o subidas de tipos de interés, precisamente todo lo que nos encontramos en el escenario actual. Este año se está enfrentando a una situación complicada que resta atractivo a la inversión y que, como consecuencia, arrastra hacia abajo el precio en la curva: la inflación.

La inflación y la fortaleza del dólar como principales enemigos:  Los distintos bancos centrales, y en especial la Reserva Federal, están aplicando una política de subida general de tipos como medida para frenar la inflación. Esta se encuentra desbocada en la zona Euro y en niveles muy altos en la práctica totalidad de las principales economías.

Con la idea de hacer más caro el acceso a financiación y así enfriar la economía estadounidense, la Reserva Federal viene aplicando subidas significativas de tipos de interés durante el año 2022. Desde mayo del 2022 ha aplicado cuatro subidas de 75 puntos básicos cada una, hasta alcanzar en noviembre del 2022 la cifra del 3,75%.

Los tipos de interés altos por norma general restan atractivo a la inversión en oro, que no genera intereses, haciendo que los inversores dirijan sus miradas hacia otras opciones como las acciones o los bonos del tesoro, que pueden ser puntualmente más rentables.

Adicionalmente, el fortalecimiento del dólar frente al resto de divisas hace que, para los inversores que operan en moneda distinta del dólar, el oro sea más “caro” todavía, con lo que por este lado también se está desincentivando la inversión.

Estos factores están desincentivando la inversión en oro y es posible que la situación se mantenga durante este mes, a no ser que se reciban noticias diferentes a las que se están recibiendo.

Algunos analistas ponen el foco en el 2023:  A pesar de que todos estos factores influyen negativamente en el precio del metal precioso, muchos analistas siguen viendo al oro como un valor interesante de cara al final de año y al próximo.

Una desaceleración en el ritmo de subidas de tipos de interés (se espera que la Fed aplique una subida de 50 puntos básicos en Diciembre, frente a los 75 utilizados en las últimas cuatro reuniones) sería una buena noticia para los inversores en oro. Los productos que generan intereses perderían rentabilidad frente al metal precioso y se podría producir un flujo de inversionistas saliente desde los bonos y acciones al mundo de los metales.

Si a esto se le suma que en el año 2023 se espera un dólar menos fuerte, mejorando el acceso a los inversores que operen en monedas distintas del dólar, podría ser posible que el oro recupere la confianza del mercado y se posicione de nuevo como un activo interesante, todo esto de acuerdo a las palabras de Chris Weston, responsable de investigación de Pepperstone.

Adicionalmente a todo esto, aunque no afecta al oro directamente, para algunos expertos como Michael Burry (que predijo la crisis financiera de 2008) los recientes escándalos que han ocurrido con compañías de criptomonedas, como el más reciente con FTX, pueden hacer que el mercado de los metales se revalorice, buscando huir de la incertidumbre y de la falta de regulación de mercados de criptos percibidos como poco maduros.

 Aunque será necesario esperar a ver cómo cierra el oro realmente el mes de noviembre para saber si continúa o no la tendencia de bajada, como es habitual, distintos expertos ofrecen distintas opiniones sobre su cotización futura. Será necesario analizar los distintos indicadores para detectar tendencias que permitan maximizar las inversiones.

 

 

 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!