Japón: Tiene 12 años, se enteró por televisión de que existían personas trans y publicó un libro para que se conozca mejor el tema

Ui es japonesa y no encontró material para chicos que le contara lo que quería saber. Entonces entrevistó a personalidades LGTBQ+ y así nació “Para que todo el mundo sonría”. Dice que antes “hubiera pensado y dicho que eran raros”, pero ahora los conoce.

Ui, una niña japonesa de 12 años, descubrió que existían las personas transgénero mientras veía un programa en la televisión pública. Quiso saber más pero como no encontró ningún libro para niños sobre el tema, decidió poner manos a la obra y publicar uno ella misma. Así nació Para que todo el mundo sonría, el libro que estuvo listo en septiembre en su país.

Ui cuenta cómo fue todo: “Cuando tenía 8 o 9 años, estaba viendo un programa donde explicaban que hay personas que sienten una diferencia entre su cuerpo y su género. Les pregunté a mis padres si eso era verdad y me dijeron que sí y esto despertó mi interés sobre dónde estaban estas personas”.

No la tuvo fácil. En un país donde la educación sobre las personas LGTBQ+ es casi inexistente, la joven escritora comenzó a entrevistar a personas transgénero, así como a otros activistas y miembros destacados del colectivo como Robert Cambell, investigador estadounidense sobre literatura japonesa que se identifica como gay, o Audrey Tang, persona no binaria que ocupa la cartera de Asuntos Digitales de Taiwán.

Un momento en el desfile del Orgullo Arcoíris de Tokio (REUTERS/Thomas Peter)Un momento en el desfile del Orgullo Arcoíris de Tokio (REUTERS/Thomas Peter)

Para que todo el mundo sonría tiene 53 páginas y combina entrevistas con dichas personalidades, que tienen un perfil público, con otras que hizo con “personas de a pie” sobre cómo es su día a día en Japón.

¿Qué le dijeron?

“Audrey me enseñó que cuando hablamos del arco iris, en Japón decimos que hay siete colores, pero en el resto del mundo se habla de ocho. Descubrí también que no hay diferencia entre hombres y mujeres y que las personas transgénero se dan cuenta cuando son niños”, destaca Ui entre las enseñanzas que sacó de esta experiencia.

La reacción de sus compañeros y profesores fue muy positiva, explica la joven, quien también considera que el libro puede ayudar a evitar conflictos en las aulas. “Si no se sabe que alguien es LGTBQ+, a veces se producen momentos en los que se puede hacer daño a los demás”, señala.

“Antes de aprender sobre estas personas, hubiera pensado y dicho que eran raros. Gracias a las entrevistas que hice, ya he dejado de pensar así y llegué a la conclusión de que somos todos seres humanos y no hace falta categorizar a las personas”, afirma Ui.

La joven decidió incluir también dibujos en su libro ya que, según explica, está dirigido a otros niños de su edad o más jóvenes, con el objetivo de ayudar a solventar la falta de literatura infantil sobre el tema en el archipiélago y a que estos puedan encontrar referentes sobre su propia identidad.

Sin apoyo legal

El colectivo LGTBQ+ japonés sufrió en mayo de 2021 un duro revés, cuando el parlamento votó en contra de un proyecto de ley antidiscriminación y un político afirmó que la comunidad “está en contra de la especie”.

Además, la ley transgénero japonesa contraviene los derechos humanos pues obliga a las personas que legalmente desean cambiarse de género a esterilizarse y a no estar casadas, y también deja en un vacío legal a los padres y madres que se cambian de sexo con respecto a la relación legal con sus hijos.

Japón es, además, el único miembro del G7 que no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La bandera de la diversidad sexual en el barrio tokiota de Shinjuku (EFE/Ainara Cacho/Archivo) La bandera de la diversidad sexual en el barrio tokiota de Shinjuku (EFE/Ainara Cacho/Archivo)

Aunque existen ordenanzas municipales en varias ciudades que lo reconocen y que solventan a nivel local algunos de los problemas que enfrentan estas personas (como el derecho a cobra una pensión por viudez), el matrimonio homosexual no es legal en el país a nivel nacional.

Ui, que nació en mayo de 2010, no sabe aún si se decantará por la literatura como profesión o si publicará más libros sobre las personas LGTBQ+, ya que también le interesan la actuación y otros temas como la paz y las diferentes batallas y guerras en las que ha participado Japón.

Japón ha participado en muchas guerras y causado muchas víctimas, por lo que estoy pensando en cómo se podrían abolir”, concluye la niña, quien reconoce estar algo avergonzada porque tuvo que faltar al colegio para esta entrevista.

Fuente Infobae

Array

SEGUINOS

error: Contenido protegido!