Puerto Libertad: Tres condenados por el abuso de dos menores en forma reiterada

Todos los acusados son hermanos. Uno de ellos es padre biológico de las víctimas, y fue quien recibió la mayor pena en un juicio abreviado acordado ante el Tribunal Penal de Eldorado: 14 años.

Tres hermanos fueron condenados con penas que van de los 10 a 14 años de prisión por el abuso sexual reiterado de dos menores, hijas biológicas de uno de ellos y sobrinas de los restantes. Una de las víctimas cursaba un embarazo de un mes, cuando fue violada por uno de sus tíos.

Fue en el marco de un juicio abreviado que se llevó a cabo en el Tribunal Penal de Eldorado, con la presencia de los imputados y de sus respectivas defensas, como así también del representante fiscal, Federico José Rodríguez. Los tres individuos admitieron la autoría y materialidad de los hechos, y aceptaron la pena a cumplir.

Los ataques sexuales ocurrieron en distintas viviendas de Puerto Libertad; también a la intemperie, en las chacras donde las víctimas realizaban recolección de frutas y en pinares de la zona.

La madre de las menores poco y nada pudo hacer, teniendo en cuenta que padecía una enfermedad y tenía que ir al médico; incluso permanecía internada mientras los acusados aprovechaban esta circunstancia para someter a las niñas.

Según el auto de elevación a juicio, todo se inició en 2013 cuando uno de los imputados abusó de su hija menor, en ese entonces de ocho años.

En Cámara Gesell, la víctima refirió que eran tales los ataques sexuales, que en algunas ocasiones se desmayó por el dolor. Los abusos fueron de manera recurrente hasta 2020, según consta en el expediente.

Cuando las agresiones parecían ser sólo bajo el techo familiar, todo se agravó, tanto para la menor como para su hermana mayor, que en ese entonces tenía 11 años.

Uno de los tíos que tuvo su custodia temporal, comenzó a abusar de ellas bajo amenazas de muerte.

Sumado a todo esto, también fueron abusadas por un segundo tío; una de ellas en el lago del camping Urugua-í, con la excusa de hacer “juegos en el agua”.

Muchos de los ataques sexuales fueron llevados a cabo cuando las menores quedaban bajo el cuidado de sus tíos; o cuando éstas debían ir a la Iglesia (eran violadas a la salida y a la intemperie).

De esta manera, el padre de las menores acordó una pena en juicio abreviado de catorce años de prisión, en tanto que uno de los tíos de las víctimas deberá cumplir un total de doce años. El tercer acusado, también tío de las menores, fue sentenciado con diez de cárcel.

 

 

Fuente: Primera Edición

Iguazu-Jungle-

SEGUINOS

error: Contenido protegido!