Un policía se tiroteó con ladrones de 17, 16 y 14 años que intentaron robarle cuando estaba con su pareja

Ocurrió a la vera de la autopista Riccheri, a la altura de la localidad de Monte Grande. El agente, que resultó herido de gravedad, se recupera en el hospital Churruca. La Justicia juvenil entregó al sospechoso más chico a sus padres

Una pareja de policías de la Ciudad que estaba tomando mates al costado de la autopista Riccheri, a la altura del kilómetro 42 y mano a Capital, fue sorprendida por tres sospechosos que quisieron robarle. En ese momento, se produjo un enfrentamiento armado y uno de los oficiales resultó gravemente herido. Los ladrones fueron atrapados cuando uno de ellos ingresó a un hospital con un balazo en la cara: tienen 17, 16 y 14 años. El menor fue entregado a sus padres.

Fuentes del caso informaron  que el ataque ocurrió el martes al atardecer a la altura de la localidad de Monte Grande, del partido de Esteban Echeverría, cuando los agentes de la policía de la Ciudad estaban tomando mates junto a su lado a la vera de la autopista Riccheri.

Fue en ese entonces que aparecieron los tres delincuentes para robarles. El policía de 26 años dio la voz de alto, extrajo su arma reglamentaria y se enfrentó a los tiros con los sospechosos. Por ese tiroteo, el oficial resultó herido. Mientras su pareja llamaba al 911, los ladrones escaparon.

El policía herido se desempeña en la Comisaría 5A porteña y tiene 26 años. Tras el ataque, fue llevado por su pareja, también oficial de la fuerza de la Ciudad de 32 años, y un agente de la Bonaerense hasta el hospital Santamarina de Monte Grande, donde fue ingresado al shock room y, de inmediato, fue intervenido quirúrgicamente por una herida de bala en el abdomen.

Luego de salir del quirófano, el policía herido fue trasladado en helicóptero al Hospital Churruca de la Ciudad de Buenos Aires “en estado crítico y muy inestable”. Este miércoles, fuentes de la investigación destacaron la evolución del agente porteño: “El estado de salud del paciente es ‘estable’, ya que presentó una mejoría favorable”. Así, se indicó que, “de continuar la mejoría, se programará el traslado a sala común” este viernes.

Lo cierto es que, en paralelo a que el policía se debatía entre la vida y la muerte en el quirófano del hospital Santamarina, a la guardia de ese mismo centro de salud ingresaba un adolescente de 17 años “con una herida de arma de fuego con orificio de entrada y salida en pómulo izquierdo y un roce de bala en antebrazo izquierdo”.

Las fuentes consultadas indicaron que, como estaba fuera de peligro, fue dado de alta. Sin embargo, en las inmediaciones del hospital se logró atrapar a otros dos adolescentes, de 16 y 14 años. Así se procedió al arresto de los tres sospechosos por el ataque al policía.

La causa quedó en manos de la UFI de Responsabilidad Penal Juvenil N°7, a cargo de la fiscal Andrea Fabiana Rodríguez Bagnara y el Juzgado de Garantías del Joven N°6, desde donde se dispuso la detención de los sospechosos de 16 y 17 años por el delito de tentativa de robo en poblado y en banda doblemente agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real tentativa de homicidio criminis causa.

Lo cierto es que la Justicia tomó diferente temperamento para con el menor de 14 años: tras identificarlo fue entregado a sus padres.

Fuente Infobae

error: Contenido protegido!