Huyendo de los trámites migratorios en Iguazú, turistas ingresan a Brasil por San Pedro

El problema parece no tener fin, y las filas que se forman diariamente superan las tres horas de espera y en muchos casos ocaciona que el turista tanto nacional como internacional desista de visitar la ciudad. 

Iguazú (LaVozDeCataratas) El destino Iguazú ha sido por excelencia un destino de triple frontera. El turista espera conocer la ciudad pero no se quiere ir sin haber recorrido Paraguay y Brasil. Al igual que visitantes de países limítrofes, atraídos por la gastronomía, la belleza natural y el tipo de cambio, ingresan diariamente a la ciudad. Para ello, debe realizar el trámite de Migraciones, sobre el cual llueven las críticas y quejas diariamente.

La situación se repite cada temporada alta y a pesar de las promesas de diferentes funcionarios públicos, nunca se encuentra una solución concreta que resulte en un trámite rápido y a la vez seguro. Actualmente el control migratorio cuenta con cinco carriles habilitados con cuatro casillas de control cada una. Sin embargo, el personal asignado no es suficiente y solo se brinda atención en pocas de ellas.

«Para ir, las casillas de taxi son dos siempre y cuando colapsa abre una más que es la de particulares. Cada carril tiene 4 casillas, si hubiera una persona en cada casilla habilitada sería un placer. Pero no hay gente parece, tienen casillas, tienen todo preparado pero no hay quien atienda» manifestó un trabajador del volante a LaVozDeCataratas.

Añadió que la situación se complejiza en horarios picos: «Después de la 17:00 que vienen todos los brasileños a Iguazu de Tour, colapsa y es un embole, yo tengo una combi y ir después de las 17:00 de Brasil a Argentina es medio horrible, atiende uno o dos personas a 10 a 20 choferes o guías, cuando cada uno mínimo lleva 15 pasajeros».

Para saltarse las colas, los turistas argentinos utilizan, desde ayer un “atajo”: el puente internacional sobre el río Peperi-Guaçu, que ahora tiene un puesto de la Policía Federal para el registro de migraciones.

La vía conecta el municipio de San Pedro, con Paraíso, en el oeste de Santa Catarina. Hasta diciembre, el sitio era utilizado únicamente para el paso de vecinos, en la modalidad de tráfico fronterizo vecinal (TVF). Con la instalación de los mostradores de Policía Federal, también se hizo posible el paso de turistas, que eligen evitar demorarse demasiado en Iguazú o Bernardo de Irigoyen, rumbo a las playas de Brasil.

LaVozDeCataratas se acercó este marte al paso migratorio y constató que para realizar el trámite a transeúntes y personas que viajan en colectivo, solo había una sola persona trabajando.

Una herramienta que agilizaría el trámite es el  Self Checkin, pero solo se utilizó un par de días, y desde la entidad alegaron que se cerró, «porque la gente no lo sabe usar».

El problema parece no tener fin, y las filas que se forman diariamente superan las tres horas de espera y en muchos casos ocasiona que el turista internacional desista de visitar la ciudad.

error: Contenido protegido!