¿Todos condenados a perpetua?: la estrategia de defensa de los rugbiers y qué puede pasar el día del veredicto

Hasta ahora, ninguno de los ocho acusados tomó un camino distinto al resto o expresó remordimiento. Qué opinan penalistas y expertos en Derecho

Las cinco primeras audiencias por el crimen de Fernando Báez Sosa dejaron varias certezas y algunas dudas cruciales. En la primera columna, quedó comprobado que a la víctima la golpearon a traición entre más de cuatro sospechosos, una serie salvaje patadas y “puntinazos” en la cabeza hasta matarlo. Algunos se encargaron de evitar que lo socorran, golpeando a los amigos de Fernando. Hicieron su supuesta parte en garantizar su muerte. Hasta ahora, ninguno de los acusados mostró remordimiento por el hecho.

Pero del otro lado, aparecen preguntas relacionadas a la estrategia de defensa de los acusados que, a esta altura, sorprenden con fuerza. La defensa es encabezada por el doctor Hugo Tomei, asistido por Emilia Pertossi, familiar de tres de los imputados. ¿Todos van a permanecer bajo el mismo abogado? ¿Alguno de los acusados se cortará solo y mostrará una estrategia distinta? ¿O serán todos finalmente condenados a prisión perpetua?

Si no hacen algo distinto, coinciden una decena de fuentes jurídicas consultadas para esta nota, el aparente camino es la prisión perpetua para todos.

Tal como se pudo escuchar en los lineamientos de la fiscalía, encabezada por Juan Manuel D’Avila, la acusación es la de homicidio agravado por concurso premeditado de dos o mas personas y por alevosía. Esa calificación cabe para los ocho y prevé una reclusión perpetua. La primera semana del debate solo se vivieron reveses para los imputados, no hubo ni un testigo que les abriera una luz de esperanza.

Te puede interesar: La historia desconocida del allanamiento que terminó con los rugbiers presos y donde se encontró la sangre de Báez Sosa

Los acusados en la sala (Telam)Los acusados en la sala (Telam)

De los testimonios que pasaron por Dolores, sobre todo de los testigos presenciales, surge que nombran cinco rugbiers como los que golpearon efectivamente a Fernando. Al resto, los ubican haciendo la “muralla humana” para que nadie pueda socorrerlo o golpeando a algún amigo de la víctima. Acá es donde surgen los interrogantes referidos a la defensa. ¿Los que hasta ahora no fueron señalados como atacantes directos a Fernando mantendrán la defensa en bloque?

Una alta fuente judicial no lo comprende: “Es una cosa insólita lo de esta defensa. No es lógico que ninguno levante la mano y pida hablar. Al menos para intentar despegarse. Con eso podrían aspirar, al menos, a recibir una pena de 10 o 15 años que no es lo mismo que una perpetua. Pero no. Están todos callados con el mismo abogado y la misma estrategia. Parecería ser como que prefieren hundirse todos juntos”.

Los rugbiers declararon una sólo vez, pero sin referirse directamente a lo que había pasado. Tal como relató Infobae, en febrero de 2020, un mes después del crimen, utilizaron su oportunidad de defenderse para criticar a la fiscal y a los medios. “A nosotros nos condenó la sociedad antes que cualquier juez o fiscal. Nos condenaron los medios diciendo todo lo que supuestamente había pasado. Ellos tenían los videos y nosotros nos enteramos por nuestras familias el día de visitas, ya privados de nuestra libertad. Nos enteramos todo lo que había pasado ese día porque nunca nos lo habían explicado”, dijo Máximo Thomsen, el principal acusado, en esa oportunidad.

Mientras tanto, diversos penalistas de prestigio coinciden en que, salvo que existe algún tipo de carta oculta en la manga del abogado defensor, la situación para los ocho podría ser muy grave.

Emilia Pertossi, abogada y familiar de los acusados (Ezequiel Acuña)Emilia Pertossi, abogada y familiar de los acusados (Ezequiel Acuña)

“No se entiende la estrategia en bloque. Es imposible, por ejemplo, que yo tenga a mi hijo defendido por una persona que no los deja declarar. ¿Cuál es la explicación para que el abogado no los deje hablar?. Realmente no se entiende”, explica el doctor Cristian Poletti.

En un sentido similar habla el abogado Luis Sasso, con experiencia en este tipo de litigios: “La circunstancia de que tengan todos la misma estrategia y el mismo abogado no deja de ser un mensaje. ‘Acá estamos todos juntos y salimos de esta todos juntos o no’, parece decir. A mi siempre me llamó la atención que tengan un solo letrado. Esto para afuera muestra una especie de solidez en cuanto a la estrategia, pero, al mismo tiempo, como están acusados todos del homicidio con un acuerdo previo tácito, de alguna manera lo estarían confirmando”.

Leandro Dias, asistente científico en Universidad de Wurzburgo y profesor invitado de Universidad Torcuato Di Tella, uno de los juristas jóvenes más interesantes de la actualidad, realiza un análisis riguroso. “A nivel sustantivo, y asumiendo que hay pruebas suficientes para una condena, esto obliga a distribuir adecuadamente la responsabilidad de las personas acusadas según las reglas de participación criminal. Los principales responsables serían aquellos que hubiesen intervenido en la ejecución del hecho de un modo esencial a partir de un acuerdo (expreso o tácito; no es necesario un plan previo detallado) sobre cómo proceder y con conocimiento y voluntad de realizar el delito. Es decir, con “dolo”, al menos eventual. La cuestión de si es posible determinar exactamente cuál de los coautores realizó el golpe “letal” contra la víctima no es decisivo, siempre y cuando pueda acreditarse que al menos uno de los coautores realizó ese golpe”. Con respecto a los participantes secundarios, “no toda ayuda brindada para cometer el delito tiene la misma entidad y el artículo del Código Penal permite distinguir entre los distintos grados de responsabilidad por el delito y aplicar una pena proporcional”.

Hay fallos recientes que podría entrar en juego. Uno relevante es el que involucra a Martín Espiasse, el hampón condenado a prisión perpetua por el homicidio de dos policías ocurrido durante el robo al Ministerio de Economía de Rawson. El Tribunal Superior de Justicia de Chubut ratificó su pena semanas atrás. Espiasse no jaló el gatillo de la ametralladora, pero fue el presunto cerebro del robo que llevó a los asesinatos de estos policías.

Claudia Castro, presidenta del TOC N°1 de Dolores (Ezequiel Acuña)Claudia Castro, presidenta del TOC N°1 de Dolores (Ezequiel Acuña)

Fuentes vinculadas a la defensa de los rugbiers aseguraron a este medio que, por el momento, la estrategia se mantendrá como hasta ahora. Eso quiere decir que no cambiarán de abogado ni se diferenciarán en cuanto a las defensas de uno y otro. Seguirán todos juntos, en bloque.

Mientras tanto, los rugbiers todavía se aferran a la cuestión de las nulidades. El abogado Hugo Tomei, en la primera jornada, planteo una serie de cuestiones referidas a supuestos errores durante la investigación con el propósito de hacer caer el juicio. Se las rechazaron como ya había sucedido antes. Sin embargo, el letrado se reservo el recurso de Casación par apelar. A eso hay que sumarle un habeas corpus que la defensa tiene presentado hace dos años en el Corte Suprema de Justicia. En caso de que no prospere, aseguran que recurrirán a organismos internacionales de derechos humanos.

 

 

 

 

 

Fuente: Infobae

Iguazu-Jungle-

SEGUINOS

error: Contenido protegido!