Amor ciego y almas gemelas: un estudio científico compara a las relaciones afectivas con contratos de alquiler

El enamoramiento es una emoción positiva en gran medida, pero también tiene lados dolorosos y angustiantes. Cuáles son las teorías que respaldan las creencias del amor predestinado.

El amor puede sentirse como una emoción que nos repercute en el estómago y apaga la voz de la razón. En la práctica, desde que comenzó la humanidad, la gente comenzó a entender esta emoción engañosa que, según muchos investigadores, tiene mucho más sentido de lo que pensamos.

“El enamoramiento es un estado que suele anteceder al amor, un período en el que intervienen factores psicológicos y bioquímicos. Estudios realizados demuestran cambios en el funcionamiento cerebral, con respecto a los neurotransmisores; pero claro que esto no es para alarmarse, dado que implica una maravillosa sensación”, define Daniel Alejandro Fernández (M.N. 41.671) psicólogo con orientación psicoanalítica.

El amor es una emoción común y familiar que numerosas personas experimentan en todo el mundo. Cruza culturas e idiomas, conecta a personas que podrían no haberse conocido y es una poderosa inspiración para el arte.

El amor y la necesidad evolutiva: Al igual que otras características humanas, el amor se desarrolló a partir de una necesidad evolutiva. Benjamin KaveladzeI es un estudiante del doctorado en Psicología de la Universidad de California, que investigó en profundidad el mecanismo evolutivo detrás del amor e hizo una analogía poco romántica con la firma de un contrato de alquiler.

Dice que cuando se firma un contrato de alquiler, el inquilino siempre puede encontrar un departamento mejor y el propietario puede hallar inquilinos que pagarán más, pero el proceso es tan molesto, costoso y tedioso para ambas partes que prefieren un compromiso a largo plazo, dentro de un acuerdo que no es perfecto, pero satisfactorio.

El contrato firmado proporciona la garantía necesaria que evitará que las tentaciones y otras sugerencias destruyan este útil arreglo. El amor, explica, no es más que un “arreglo útil” desde un punto de vista evolutivo.

Un estudio publicado en la revista Nature muestra que las personas evolucionaron para preferir las relaciones monógamas durante un período de tiempo suficiente para tener hijos. Esta es una ventaja evolutiva que contribuyó a la supervivencia y prosperidad de la raza humana, aunque comprometerse con una pareja no es fácil, ya que podría haber mejores opciones.

El amor es como firmar un contrato de alquiler, según una nueva investigación sobre su fin evolutivo. (Foto: Adobe Stock)
El amor es como firmar un contrato de alquiler, según una nueva investigación sobre su fin evolutivo. (Foto: Adobe Stock)

Sin embargo, la búsqueda de una pareja ideal también es una tarea difícil y compleja tanto en la era moderna como hace decenas de miles de años.

Para resolver el problema del compromiso y transmitir con éxito los genes humanos a las generaciones futuras, la evolución puede haber creado el amor como un “acuerdo de locación biológico”. Es una emoción que resuelve la dificultad de comprometerse y también proporciona una recompensa especialmente valiosa a cambio.

El enamoramiento no solo se da por la reproducción sexual y la continuación del linaje: Todo el mundo sabe que si no hubiera amor en el mundo, las parejas probablemente no se tolerarían tanto. Sin embargo, hay científicos que creen que el amor no evolucionó solo para apoyar la reproducción sexual y la continuación del linaje.

Los científicos que estudian la evolución de la atracción entre parejas del mismo sexo han descubierto que las relaciones románticas pueden proporcionar claras ventajas de supervivencia, incluso sin producir descendencia. A lo largo de la historia humana, aquellos que experimentaron el amor y lo siguieron disfrutaron de mayores posibilitaron la supervivencia, ya sea que tuvieran hijos o no.

Buscar una pareja ideal requiere muchos recursos y es un desafío. (Foto: Adobe Stock)
Buscar una pareja ideal requiere muchos recursos y es un desafío. (Foto: Adobe Stock)

Cuando estamos enamorados, esto afecta en gran medida la forma en que percibimos a los que nos rodean. Un estudio encontró que cuando las personas están enamoradas, perciben a otras personas como menos atractivas de lo que realmente son. Este es otro aspecto evolutivo del enamoramiento que ayudó a evitar que las parejas buscaran calidez y amor en otros lugares.

Sin embargo, el amor también produce otras emociones que deben evitarse, como los celos, la obsesión y el rencor. Se dice que solo las personas que realmente amamos pueden hacernos daño y volvernos locos, pero los estudios afirman que todas estas emociones complejas también conllevan beneficios porque ayudaron a nuestros antepasados a mantenerse leales y proteger su relación de amenazas externas. Así que estamos aquí hoy porque nuestros antepasados eran celosos, obsesivos y posesivos.

Una conexión improbable que se vuelve plausible por su sola presencia: Si sientes que el amor te ciega y te hace tomar decisiones menos sabias, es posible que te sorprenda descubrir que se recomienda continuar de esta manera.

Los estudios demuestran que las personas que aman y ven la magia en ella tienen más probabilidades de disfrutar de relaciones largas y beneficiosas. KaveladzeI dice que aunque una creencia mágica en el amor y el destino es casi seguramente falsa en términos de datos objetivos, ayuda a establecer un compromiso a largo plazo para una buena pareja y, por lo tanto, se considera una tendencia racional y sabia.

La ventaja del amor a veces viene a expensas de nuestra felicidad personal, o incluso de una percepción saludable de la realidad. Muchas personas que se enamoran sienten que tienen dificultades para pensar con claridad, que ven las cosas de manera diferente y, a veces, también experimentan más sufrimiento que placer. Esto es cierto en la separación, que los psicólogos dicen que se siente como lidiar con la muerte y el duelo.

Cuando el amor produce emociones y desafíos difíciles, recuerda que detrás del consejo cliché de “seguir a tu corazón”, hay una clara lógica evolutiva que permite a la humanidad prosperar y crecer durante tantos años.

El hecho de que el amor sea “ciego” es exactamente lo que hace que la gente siga buscándolo, incluso después de innumerables decepciones.

Los fracasos y las rupturas duelen. Solo aquellos que realmente creen en esta “magia” podrán mantener la motivación para actuar y encontrar una relación que pueda hacer que sus vidas sean más saludables, más equilibradas y más felices a lo largo de la vida.

SEGUINOS

Iguazu-Jungle-
error: Contenido protegido!